8/12/2017

Los Judeo-cristianos de los siglos tempranos del cristianismo según una nueva fuente: La cisma de los judeo-cristianos de Jerusalem: el fracaso de los discípulos de Yeshu.

BS"D


[La cisma de los judeo-cristianos de Jerusalem: el fracaso de los discípulos de Yeshu]

Estos textos históricos dan, desde el punto de vista del judío-cristiano, un esbozo de los acontecimientos y tendencias que provocaron:

1.     la fuga de la comunidad cristiana original de Jerusalén (o de Palestina) y
2.     el abandono y la traición de lo que es considerado como el verdadero cristianismo y su sustitución por las nociones griegas y otras formas.

Es la relación de un fracaso histórico; La victoria recae en los agentes de la corrupción.[1] Si bien algunas de las posiciones doctrinales expuestas en los textos polémicos judeo-cristianos que hemos estudiado se mencionaron en diversas fuentes, la interpretación de la historia propuesta en los textos que ahora atraerán nuestra atención fue virtualmente desconocida.[2]

Los textos históricos pueden dividirse en las siguientes secciones:
1. Un texto que contenga (a) una relación de las fortunas de la primera comunidad cristiana de Jerusalén desde la muerte de Yeshu hasta la fuga de sus miembros con una breve referencia a sus tribulaciones en el exilio y (b) un relato del origen de los cuatro Evangelios canónicos y los exitosos esfuerzos hechos para poner fin al uso de los Evangelios Hebreos originales.

2. Un breve pasaje en el que se exponen las razones de la decadencia del cristianismo y se da una versión de los primeros intentos cristianos de convertir a los gentiles en Antioquía, que probablemente se basa en el relato de los Hechos de los Apóstoles.

3. Una biografía hostil de Pablo de Tarso, en parte también basada en los Hechos.

4. La segunda parte de la sección 3 se une o se confunde de una manera curiosa con el comienzo de la sección 4, que da información de Helena, la madre del emperador Constantino, de este emperador mismo, del Concilio de Nicea y también se refiere a los sucesores de Constantino. Esta sección también contiene un pasaje sobre Mani.

La primera sección está aquí traducida en su totalidad:

(71a) Después de él [Yeshu],[3] sus discípulos (ajhab) estaban con los judíos y los hijos de Israel en las sinagogas de este último y observaron las oraciones y las fiestas de (los judíos) en el mismo lugar que este último.
(Sin embargo) hubo un desacuerdo entre ellos y los judíos con respecto a Yeshu.
Los romanos (a1-Rum)[4] reinaron sobre ellos. Los cristianos (acostumbrados a) quejarse a los romanos acerca de los judíos, les mostró su propia debilidad y apeló a su compasión. Y los romanos se compadecían[5] de ellos. Esto (usado) para suceder frecuentemente. Y los romanos dijeron a los cristianos: «Entre nosotros y los judíos hay un pacto que nos obliga a no cambiar sus leyes religiosas (adyan), pero si abandonáis sus leyes y os separáis de ellas, orando como nosotros (mientras nos enfrentamos) al Oriente, comiendo (las cosas) que comemos, y considerando como permisible lo que consideramos como tal, debemos ayudarte y hacerte poderoso,[6] y los judíos no encontrarían camino alguno (para hacerte daño). Al contrario, serían más poderosos [7]que ellos.
Los cristianos respondieron:[8] "Haremos esto". (Y los romanos) dijeron:
Vayan, traigan a sus compañeros y traigan su libro (kitab). "(Los cristianos) fueron a sus compañeros, les informaron de lo que había sucedido entre ellos y los romanos y les dijeron:" Traigan el Evangelio (al-Injil), y levántate para que vayamos a ellos. "Pero estos (compañeros) les dijeron: "Has hecho mal. No se nos permite (dejar) que los Romanos contaminen el Evangelio.

(71b) Al dar una respuesta favorable a los romanos, en consecuencia se han alejado de la religión. Por lo tanto, ya no se nos permite asociarnos con ustedes; Por el contrario, estamos obligados a declarar que no hay nada en común entre nosotros y vosotros ", y que les impidieron (tomar posesión) el Evangelio o acceder a él. Dos grupos de los que se mencionaron en primer lugar regresaron con los romanos y les dijeron: "Ayúdenos contra nuestros compañeros antes de ayudarnos contra los judíos, y quítenlos de nuestro Libro ( Y los romanos escribieron acerca de ellos a sus gobernadores en los distritos de Mosul y en el Jazirat al-'Arab.[9] En consecuencia, se hizo una búsqueda de ellos, Algunos (qawm) fueron capturados y quemados, otros (qawm) fueron asesinados.
En cuanto a aquellos que habían dado una respuesta favorable a los romanos, se reunieron y tomaron consejo sobre cómo reemplazar el Evangelio, ya que se les había perdido. (Así) la opinión de que un Evangelio debe ser compuesto (yunshi'u) se estableció entre ellos. Ellos dijeron: "La Toráh consiste sólo en narraciones acerca de los nacimientos de los profetas y de las historias de sus vidas, vamos a construir un evangelio según este patrón".
Cada uno de nosotros va a recordar lo que recuerda de las palabras (ajfar) del Evangelio y de (las cosas) sobre las cuales los cristianos hablaron entre sí (al hablar) de Yeshu”. En consecuencia, algunas personas (qawm[10]) escribió un Evangelio, después de que otros (qawm) escribieron (otro) Evangelio. (De esta manera) se escribió cierto número de Evangelios (Sin embargo) una gran parte de lo que estaba (contenido) en el original de entre estos (hombres), uno tras otro, que conocían muchas cosas que estaban contenidas en el verdadero Evangelio (al-injil al-xahih.), Pero con el fin de establecer su dominio (ri'asa), se abstuvieron de comunicarlos, y en todo esto no se hizo mención de la cruz ni del crucifijo.[11] Según ellos había ochenta Evangelios, pero su número disminuyó constantemente y se redujo hasta que sólo cuatro Evangelios, que se deben a cuatro individuos (nafar), cada uno de ellos compuesto en su tiempo por un Evangelio. Otro vino después de él, vio que (el Evangelio compuesto por su predecesor) era imperfecto,[12] y compuso otro que según él era más correcto (axahh), más cercano a la corrección (al-xihha) que el Evangelio de los demás.
Entonces no hay entre ellos un Evangelio (escrito) en el lenguaje de Yeshu, que fue dicho por él y sus compañeros (axhab), es decir, el hebreo (al-'ibraniyya) el lenguaje, que es el de Abraham (Ibrahim), el amigo (khalil) de Di-s y de los otros profetas, (la lengua) que fue hablado por ellos y en la cual los Libros de Di-s les fueron revelados[13] y a los otros Hijos de Israel, y en los cuales Di-s se dirigió a ellos.
(Por)[14] lo tanto han abandonado (taraka) (este idioma). Los sabios (aI-'ulama') les dijeron: "Comunidad de cristianos, renuncien a la lengua hebrea, que es la lengua de Yeshu y los profetas (que estaban) delante de él, la paz sea con ellos,

(72a) y (adoptaron)[15] otras lenguas”. Así, no hay ningún cristiano que (al observar) una obligación religiosa recita estos Evangelios en la lengua hebrea: no lo hace en (usarlo) como una estratagema, para evitar la vergüenza (pública).[16] Por lo tanto, la gente[17] les dijo:[18] El abandono (del lenguaje: al-`-ud-l'anha) ocurrió porque sus primeros maestros (axhabukum al-aw-walun) apuntaban al engaño en sus escritos (maqalat) usando tales estratagemas como que citan de autoridades falsas[19] en las mentiras que ellos compusieron, y ocultaron estas estratagemas. Lo hicieron porque buscaban obtener la dominación (ri'asa). Porque en aquel tiempo los hebreos (al-ibraniyya) eran gente del Libro y hombres de conocimiento.[20] En consecuencia, estos individuos (nafar) alteraron (ghayyara) el lenguaje o más bien lo abandonaron por completo, para que los hombres de conocimiento no captaran rápidamente su enseñanza[21] y sus objetivos. (Porque si lo hubieran hecho estos individuos) habrían sido deshonrados antes de haber podido consolidar su enseñanza y sus (objetivos[22]) no habrían sido cumplidos. En consecuencia, renunciaron (al idioma hebreo y tomaron) muchas otras lenguas que no habían sido dichas por Yeshu y sus compañeros. (Los que hablan estas lenguas) no son personas del Libro y no tienen conocimiento acerca de los libros y mandamientos de Di-s. Tales fueron los romanos (al-Run), los sirios, los persas, los armenios y otros extranjeros.[23] Esto se hizo por medio del engaño y la astucia de este pequeño grupo de personas que (quería) el ocultar su infamia y para alcanzar la meta de sus deseos en su aspiración por el dominio (que iba a ser ganó) a través de (la instrumentalidad de) la religión. Si esto no fuera así, habrían usado el lenguaje de Abraham, de sus hijos y de Yeshu, a través del cual se había construido el edificio y a quien los libros habían sido revelados.[24] Al establecer una prueba para los Hijos de Israel y los incrédulos entre los judíos (al-yahud-اليهود) habría sido mejor que se les hiciera una llamada en su propia lengua (lisan) y una discusión comprometida con ellos en su lenguaje (lugha), que no habrían podido rechazar. Sepa esto; Es un gran principio.

Sabed que Di-s tenga piedad de vosotros, que estas tres sectas[25] no creen que Di-s reveló a Yeshu de una manera u otra un Evangelio o un libro. Más bien, según ellos, Yeshu creó a los profetas, les reveló los libros y les envió ángeles. Sin embargo, tienen con ellos Evangelios compuestos por cuatro individuos, cada uno de los cuales escribió un Evangelio. Después de (uno de ellos) vino (otro[26]) que no estaba satisfecho con (su predecesor [que escribió otro]) Evangelio y sostuvo que su propio Evangelio era mejor. (Estos Evangelios) están de acuerdo en ciertos lugares y no están de acuerdo

(72b) en otros; En algunos de ellos (hay pasajes) que no se encuentran en el otro. Hay relatos sobre personas -hombres y mujeres- entre los judíos, los romanos y otras (naciones, que) dijeron esto (u aquello) y lo hicieron. Hay muchas absurdidades, (muchas) cosas falsas, estúpidas, muchas mentiras obvias y contradicciones manifiestas. Fue esto lo que la gente ha estudiado a fondo y ha sabido diferenciar. Sin embargo, una persona que lo lee se da cuenta de esto[27] si lo examina cuidadosamente. Algo -pero poco- de los dichos, de los preceptos de Yeshu y de la información[28] sobre él también se encuentra allí.
En cuanto a los cuatro Evangelios: uno de ellos fue compuesto por Juan (Yujanna) y otro por Mateo. Luego, después de estos dos, vino Marcos (M.r.q.s.) que no estaba satisfecho con sus dos Evangelios. Luego, después de éstos vino Lucas (Luqa), que no estaba satisfecho con estos Evangelios y compuso (todavía) otro. Cada uno de ellos era de la opinión (wa-kana `inda kull wahid min ha`ula') que el hombre[29] que había compuesto un Evangelio antes de él, había dado una cuenta correcta de (ciertas) cosas y había distorsionado (akhalla) otros; Y que otro (Evangelio) sería más merecedor de reconocimiento y más correcto. Porque si su predecesor[30] hubiera tenido éxito en dar una explicación correcta, no habría sido necesario que compusiera otro, diferente de la de su predecesor.
Ninguno de estos cuatro Evangelios es un comentario sobre otro (Evangelio); (No es un caso de) alguien que viene después (alguien más) que comenta sobre el libro de su predecesor, dando primero un relato de lo que éste había dicho, y luego (proponiendo) un comentario. Sepa esto: (el que compuso un Evangelio) hizo esto, porque otro hombre había quedado corto de éxito (qaxxara) (en su tarea).
Estas sectas (cristianas) son de la opinión de que estos cuatro (Evangelistas) eran compañeros y discípulos de Yeshu. Pero no saben, o no tienen información (sobre el tema), quiénes eran. En este (punto) pueden (simplemente) hacer una reclamación. Porque Lucas menciona en su Evangelio que nunca había visto a Yeshu.
Dirigiéndose al hombre por el que compuso su Evangelio, él es el último de los cuatro evangelistas, dice: "Yo conocía tu deseo del bien, del conocimiento y de la instrucción (al-adab), y yo compuse este Evangelio porque lo sabía y porque estaba cerca de aquellos que habían servido y visto la Palabra (al-kalima)."[31] Así, él dice claramente en primer lugar que no vio la Palabra - ellos entienden que por esta palabra es Yeshu; Entonces él afirma haber visto gente) que había visto a Yeshu. Pero de haberlo visto es una (mera) afirmación (de su parte). Si hubiera sido alguien merecedor de confianza, no tendría - en vista del (tipo de) información (que estaba a su disposición) - compuesto nada en absoluto. A pesar de esto, menciona que su Evangelio es preferible a los[32] otros.

(73a) Si los cristianos consideraran estas cosas, sabrían que los Evangelios que están con ellos no les son de utilidad, y que el conocimiento que sus amos y los autores (de los Evangelios) no se encuentra en ellos, y que en este punto las cosas son como hemos dicho --- es un bien conocido (hecho) que se refiere aquí (es decir, el hecho de que han abandonado la religión de Yeshu y volviéndose hacia) las doctrinas religiosas[33] de los romanos, premiando y procurando obtener en prisa las ganancias que podrían derivarse de su dominación y sus riquezas.

La primera parte de este texto parece delinear la historia temprana de la comunidad judeo-cristiana, cuyos escritos fueron adaptados por Abd al-Jabbar para ser precisos, su historia como fue recordada en la tradición de la secta.
A primera vista, dos puntos interconectados en esta tradición parecen ser particularmente reveladores con respecto al origen de esta comunidad; Uno de ellos es la suprema importancia que se le atribuye a la lengua hebrea, en la que Di-s habló a Abraham, a los otros profetas y como presuntamente a Yeshu. El Evangelio original, que parece que ya no existía en el momento de la redacción del texto (aunque la historia narrada en este último habría sido consistente con haber sido llevada a las tierras del exilio por los miembros de la comunidad que abandonó Judea), evidentemente se considera que ha sido escrito en hebreo.[34]





[1] En una interpolación obvia (69b), 'Abd al-Jabbar traza un paralelo entre la decadencia del cristianismo descrita en estos textos y la decadencia del Islam.
[2] Aunque, como ya se ha mencionado, Epifanio se refiere a la hostilidad de los ebionitas hacia Pablo, que también se expresa en las Pseudo-Clementinas.
[3] Es decir, después de la muerte de Yeshu. Este pasaje sigue a una interpolación de 'Abd al-Jabbar, que aplica la noción de la corrupción gradual de la religión, encontrada por él en los textos judeo-cristianos que él usa, al Islam, que estaba en su opinión en un estado lamentable, como lo fue por herejías.
[4] Como ya se ha dicho, este término puede designar tanto a los romanos como a los griegos y a los  bizantinos.
[5] Es decir, la de los cristianos.
[6] 'Azzaznakum, o:' debe honrarle '.
[7] A`azzu, o: 'más honrado'.
[8] Literalmente: 'dijo'.
[9] En el contexto este término geográfico podría designar excepcionalmente la región de Jazira en Siria nororiental, más bien que la península Arábiga.
[10] Qawm puede significar "un grupo de personas".
[11] Una lectura ligeramente diferente de una palabra alteraría el sentido de la siguiente manera: "ninguna mención del crucifijo o de la crucifixión-أي ذكر صلب أو صلب". El texto permite también la interpretación: "no se menciona la crucifixión o la crucifixión". La declaración puede referirse al hecho (notado, por ejemplo, por M. SULZEERGER, "La Symbole de la croix et les monogrammes de Jésus chez les premiers chrétiens", Byzantion, ii [1922], p.341) que ninguna religiosa o simbólica la significación se une a la cruz en los Evangelios. Los judeo-cristianos se oponían al culto de la cruz (véase más abajo).
[12] Muqassir; la palabra significa 'Insuficiente', 'incompleto', 'defectuoso'.
[13] Literalmente: 'descendió sobre ellos' (nazalat `ala ha'ula'i).
[14] Al parecer los cristianos en general, en lugar de los autores de los Evangelios.
[15] Una palabra puede faltar en el manuscrito.
[16] Esta última oración dice en el texto árabe: hatta ma min natzrani yatlu hadhihi al-anajil fi fard min furudihi bi-lughati'l-'ibrani hilatan wa-makidatan flraran min al-fadiha. Desde el punto de vista sintáctico, la inserción de illa antes de hilatan mejoraría la construcción de la oración, que en ese caso podría hacerse de la siguiente manera:
"No hay ningún cristiano que (al observar) una obligación religiosa recita a estos Evangelios en la lengua hebrea, a menos que sea (usando alguna) con astucia estratagema con el fin de evitar la vergüenza (público).'
[17] Al parecer, los portavoces de los judeo-cristianos.
[18] Evidentemente, a los cristianos en general está destinado este discurso.
[19] «Citas de las autoridades falsificadas» es en este contexto una posible traducción de la palabra: tadlis, que también puede significar «estafa».
[20] Ahl al-'ilm;
[21] Madhhab; La palabra puede aplicarse tanto a la doctrina teológica como a los ritos religiosos.
[22] Esta palabra se ha añadido, ya que al parecer una palabra falta en el manuscrito.
[23] A'ajim; El término se aplica a menudo a la gente que no habla el árabe.
[24] Literalmente: "a quien los libros habían descendido-الذي تنحدر منه الكتب". (Trad. heb. שעליהם ירדו הספרי)
[25] Los jacobitas, los nestorianos y los ortodoxos.
[26] Una palabra puede estar en el manuscrito.
[27] Presumiblemente se entienden las diversas deficiencias de los Evangelios mencionados anteriormente.
[28] Akhbar (en el plural); La palabra también puede aplicarse a la historia o historia de Yeshu.
[29] Sahib; Una palabra que significa, entre otras cosas, «acompañante».
[30] Sahib; Ver arriba, n. 69.
[31] Esta cita difiere en cierta medida de Lucas 1: 1-4.
[32] En el singular en árabe.
[33] Madhahib; La palabra también se aplica a los ritos religiosos.
[34] Es decir, no en árabe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para nosotros!