8/12/2017

Los Judeo-cristianos de los siglos tempranos del cristianismo según una nueva fuente: Las versiones hebreas de los Evangelios

BS"D


[Las versiones hebreas de los Evangelios]

Las versiones hebreas de estos Evangelios, expresión que probablemente se refiere a los cuatro Evangelios canónicos, o a algunos de ellos, son, como parece, también mencionadas. Estas versiones parecen haber sido todavía existentes, aunque quizás hayan sido raros. El hecho de que los cristianos en este contexto se refieran a los judeo-cristianos) ya no los recitan, o, según otra interpretación del texto, los recitan sólo clandestinamente, temiendo la propaganda de los líderes cristianos que denuncian el uso del idioma hebreo --- es profundamente deplorado. Esta preocupación con la lengua hebrea soporta las declaraciones de Epifanio mencionadas anteriormente sobre los nazarenos, pero también tiene otro significado. Parece indicar que las personas que estaban así preocupadas se consideraban descendientes lineales de una comunidad en la que el hebreo era el idioma escrito (y tal vez también, al menos en parte, el hablado). En otras palabras, estos cristianos judíos no eran tales judaizantes que surgieron a lo largo de la historia del cristianismo -y todavía surgen entre las poblaciones cristianas gentiles-, sino que conservaron una tradición aparentemente ininterrumpida que daba testimonio de su descendencia de los primitivos (totalmente judíos) de la Comunidad cristiana de Jerusalén.

El orgullo de origen judío es aún más evidente si se considera el segundo punto al que aludí anteriormente.

La escritura, como ciertamente lo hicieron, en un momento en que el cristianismo, el cristianismo "romanizado", al que se opusieron amargamente, triunfaba en gran parte de lo que solía llamarse la tierra habitable; Sólo las personas en el mundo para hacerlo --- que, en consecuencia, como pensaban, del abandono por los cristianos de la lengua hebrea y la adopción de otras lenguas, se renunció a la oportunidad de convertir al cristianismo a los incrédulos entre los judíos; Siendo intercambiado por la perspectiva (que fue probada) de llevar a cabo la conversión de muchas otras naciones. En su opinión, esta era una política deliberada por parte de los líderes cristianos, que no querían que sus doctrinas fueran demolidas por los eruditos judíos basados en las escrituras que eran numerosas entre los judíos. De hecho, sin embargo, la pérdida que el cristianismo sufrió a causa de su fracaso en convertir a los judíos superaba, según pensaban, la ganancia debida a la conversión de personas ignorantes de las divinas escrituras y mandamientos, como los romanos, los persas y los sirios. Esta posición se opone exactamente no sólo a la práctica de Pablo de Tarso, sino también a la doctrina teológica expuesta por él en la Epístola a los Romanos: la conversión de los gentiles y la negativa de los judíos constituyen para él un nuevo esquema de redención en el que la salvación final y el restablecimiento de Israel es relegado al dominio de la escatología.

Para decirlo de una manera más sencilla: los autores judíos cristianos del texto que acaba de ser traducido aún no habían llegado a escribir, varios siglos después de la historia, se reconciliaron con la tendencia histórica que había llevado a la división y a un profundo antagonismo entre el cristianismo y el judaísmo, mientras que esta separación fue recibida, por regla general, tanto por las iglesias cristianas dominantes como por los judíos; Más adelante nos referiremos a una obra judía en la que este sentimiento está claramente indicado.

Es evidente que estos arrepentimientos históricos y este orgullo religioso y nacional judío no tienen nada que ver con 'Abd al-Jabbar. Aparte de ciertos términos islámicos como "Pueblo del Libro", que puede haber sido introducido por 'Abd al-Jabbar mismo o por los traductores de la presumiblemente del idioma arameo original, el texto que acaba de ser citado parece ser de puramente de origen judeo-cristiano; Como ya se ha dicho, parece relacionarse con algunas de las tradiciones de la secta. Estas tradiciones llevan en parte la historia del cristianismo en el primer siglo (y tal vez en la primera mitad del siglo II) y no - en lo que respecta al texto en cuestión[1] - parecen derivarse de una tradición que da el punto de vista de las Iglesias dominantes. En otras palabras, hay una posibilidad justa de que este texto -que puede haber sido escrito en el siglo V o después (véase más adelante) --- representa una tradición independiente, por lo demás bastante desconocida, sobre algunos acontecimientos que ocurrieron en la primera comunidad cristiana; Esta tradición, por muy distorsionada que pueda haber estado en el transcurso de la transmisión, podría concebiblemente remontarse en parte al primer período del cristianismo.

La historia que relata la fuga de la comunidad cristiana original de Judea tiene una contrapartida evidente en la partida de esa comunidad de Jerusalén a Pella contabilizada en Eusebio (Eusebius, Historia Ecclesiastica, iii, 5, 4.) y en Epifanio[2] Algunos eruditos modernos tienden a pensar que tal éxodo no había tenido lugar, una de las razones dadas es que, según la Historia de Eusebio, fue ocasionada por un oráculo, y según Epifanio (la única otra fuente conocida hasta ahora ), Por una orden de Yeshu: esta motivación no encontró credibilidad.[3]

La historia contada en nuestro texto lleva rastros de bordados teológicos; El motivo del Evangelio original, que no debe ser manchado por el contacto con los goim (no-judíos), recuerda ciertas nociones encontradas en las Pseudo-Clementinas.[4] También es sospechosa en otro recuento: está claramente influenciada en cierta medida por la tendencia constante de los judeo-cristianos imputar a los cristianos que habían vendido a "los romanos" la responsabilidad de todo lo que, desde su punto de vista, salió mal en la historia del cristianismo. Lo esencial de la historia que queda, si se tiene en cuenta todo esto, puede resumirse así: la convivencia inquieta, caracterizada por la hostilidad mutua, de los judeo-cristianos y los judíos en Judea no pudo sobrevivir a un llamamiento de ayuda contra la judios hecha a los romanos por algunos de los cristianos, la comunidad se dividen aparentemente en dos grupos.

Esta apelación fue un boomerang, y la comunidad judeo-cristianos, o parte de ella, tuvo que abandonar Judea. Cabe señalar que un llamamiento cristiano a los romanos en Judea y su resultado se registran en Hechos xxii-xxvi; Fue hecho por Pablo. Es, además, un punto interesante que Eusebio parece decir o insinuar[5] que este llamamiento fue la causa indirecta de la acción que resultó en el asesinato cometido por los judíos, de Santiago (“Ya’acov ben Yosef Pandira”), el hermano de Yeshu, que era el jefe de los cristianos de la Comunidad de Jerusalén.[6] La hipótesis puede, por lo menos, considerarse que los intentos de algunos miembros de la comunidad cristiana en cuestión de obtener la ayuda de los romanos o llegar a un entendimiento con ellos, en general, empeorar la posición de esta comunidad y, finalmente, ser insostenible, haciendo necesario el éxodo. Nuestro texto parece indicar que, como resultado, las comunidades judeo-cristianas se formaron en el distrito de Mosul y en la Jazira (o en Arabia). Los puntos siguientes se destacan en el pasaje concerniente a los Evangelios. Como ya se señaló anteriormente, el Evangelio original fue considerado escrito en hebreo. Los judeo-cristianos aparentemente también tenían Evangelios canónicos escritos en hebreo, pero en el momento de la redacción del texto su recitación en este idioma ya no era habitual. Los textos canónicos y los otros Evangelios, que fueron escritos después de la pérdida del Evangelio original, fueron, según nuestro texto, compuestos con la idea de dar cuenta del nacimiento y la vida de Yeshu; Fueron modelados en esto sobre las narraciones concernientes a la vida de los profetas encontrados en el Tana”j (Biblia Hebrea o Antiguo Testamento). Parece presuponer que el Evangelio original no se ajustó a este género literario; En otras palabras, no contenía un relato del nacimiento y la vida de Yeshu.

En vista de que estos textos judeo-cristianos representan una tradición independiente, esta es una conclusión importante, ya que puede dar una respuesta a un problema de interpretación muy debatido. Papias citado por Eusebio dice: Mateo compiló los dichos en hebreo, y todos los tradujeron lo mejor que pudo: ματαιος μεν ουν εβραιδι διαλεκτο τα λογια διεταζ ατο ηρμνευτα δεαυτα, ος ην δυματος  εκαστος.[7]

El problema al que se ha hecho referencia se refiere al significado del término λογια. Algunos estudiosos creen que, en este contexto, pueden significar textos inspirados de todo tipo, narrativas y dichos, mientras que otros sostienen que sólo significa "refranes".[8] El hecho de que los textos judeo-cristianos, que obviamente no derivan en modo alguno de Papias, implican que el "verdadero" evangelio hebreo no contenía un relato del nacimiento y la vida de Yeshu, parece pesar las escalas decisivamente en favor de la segunda opinión; En consecuencia, el término logia, tal como lo utiliza Papias, tiene un sentido restringido; Significa "refranes" y nada más.

Se dice que el Evangelio de Juan y Mateo fueron los primeros Evangelios canónicos. Fueron seguidos por Marcos y Lucas (en este orden). Esto contradice la tradición eclesiástica que considera a Juan como escrito después de los otros tres Evangelios.

El antedato de Juan y Mateo puede, por supuesto, haber sido originariamente debido al hecho de que estos dos Evangelios (y no los otros) llevan los nombres de dos apóstoles, y se cree que fueron compuestos por ellos. Pero nuestro texto deja claro que no sanciona este punto de vista, aunque tal vez no se oponga explícitamente a él; En otros lugares de estos textos se deja claro que los Evangelios no contienen ninguna evidencia de primera mano acerca de Yeshu. Es probable que el hecho de que Mateo y Juan estén juntos en nuestro texto como los primeros Evangelios canónicos puede ser debido a la circunstancia de que en un período temprano en algunas comunidades cristianas tengan un canon del Nuevo Testamento parece haber sido aceptado en el que Juan siguió inmediatamente a Mateo. Como lo ha demostrado P. Corssen,[9] esto está claramente indicado en el prólogo latino de Juan, que antecede a Jerónimo.

Como ya se mencionó, los Evangelios canónicos parecen haber sido utilizados por los judeo-cristianos, y el autor no desaprueba esta práctica, o sólo en la medida en que las versiones no hebreas eran preferidas a las hebreas. Sin embargo, también se detiene en las graves deficiencias de estos Evangelios. En su opinión, contenían falsas declaraciones y contradicciones, pero también una pequeña información verdadera sobre la vida y las enseñanzas de Yeshu.[10] Esta actitud ambivalente es quizás característica de los judeo-cristianos, muchos de los cuales pueden haber pertenecido ostensiblemente a una Iglesia cristiana reconocida.

Otro pasaje, que se da en un texto no histórico, contiene una declaración aún más despectiva sobre los Evangelios:

أعلم ... أن هذه الطوائف النصارى هي أكثر الناس جاهلا في العالم فيما يتعلق يسوع وتاريخه ووالدته، وأن الجميع من بين مؤلفي هذه الأناجيل علمت كل ما كتبه لفترة طويلة فقط (الظاهر (يسوع) بعد يسوع وبعد وفاة رفاقه (أهاب) من (الناس) الذين يفتقرون إلى المعرفة وكانوا على علم (مان لا ياريفو وا-لا يوهاكسيلو).
לדעת ... כי אלה כתות נוצריות הם האנשים הבורים ביותר בעולם לגבי ישו, התוֹלְדוֹת שלו ושל אמו, כי כולם בין מחברי ספרי האוון-גליון למד מה שהוא כתב רק זמן רב אחרי ישו ואחרי את מותו של חבריו מ(אנשים), אשר חסרים ידע היו לא הודיע.
(95a) ‘Sabed... que estas sectas cristianas[11] son las personas más ignorantes del mundo con respecto a Yeshu, su historia[12] y la de su madre y que todos entre los autores de estos Evangelios aprendieron lo que él escribió solamente (al-dahr al-=awil) después de Yeshu y después de la muerte de sus compañeros (axhab) de (personas) que carecían de conocimiento y estaban mal informados (man la ya'rifu wa-1a yuhaxxilu).
El segundo texto histórico, una corta viene antes de la primera (a la que, por su importancia le di lugar de honor) con respecto al período de que se trata; También le precede en la obra de Abd al-Jabbar. Se sigue de cerca a la cita modificada de Mateo 5: 17-19, citado anteriormente en el Folio 70a:

70a) "Él (Yeshu) y sus compañeros se comportaron constantemente de esta manera,[13] hasta que dejó este mundo.[14] Dijo a sus compañeros: “Haced como me has visto hacer, instruid a la gente de acuerdo con las instrucciones que os he dado, y sé para ellos lo que he sido para ti”.[15] Sus compañeros se comportaron constantemente de esta manera y de acuerdo con esto. Y también lo hicieron los que vinieron después de la primera generación de sus compañeros, y también los que vinieron después de la segunda generación. Entonces comenzaron a hacer cambios y alteraciones, introducir herejias (bida’) en la religión, buscar el dominio (ri`asa), hacer amigos con las personas (entregándose) a sus pasiones (sexuales),[16] tratar de esquivar a los judíos y satisfacer[17] la cólera (que) ellos (sentían) contra estos últimos, aunque (al hacerlo) tuvieran que abandonar la religión (judía). Esto se desprende claramente de los Evangelios que están con ellos ya los que se refieren y de su libro, conocido como el Libro de Praxeis (Hechos).[18] Un grupo (qawm) de cristianos (al-nashara) salió de Jerusalén (Bayt al-Maqdis) y vino a Antioquía y a otras ciudades de Siria (al-Sham).
Ellos exhortaron al pueblo (a obedecer) la ley (al-sunna) de la Toráh, a prohibir ofrecer sacrificios a los que no tienen las calificaciones necesarias, (a observar la práctica de) la circuncisión, a observar el shabat, a prohibir el cerdo y otras cosas (prohibidas) por la Toráh. Estas cosas fueron consideradas como pesadas por los gentiles[19] y se dieron poca cuenta (de las exhortaciones).[20]
Entonces, los cristianos de Jerusalén (نازارينس من بيت المقدس-נוצרי ירושלים) se reunieron para tomar consejo sobre las estratagemas que se debían emplear con respecto a los gentiles con el fin de hacer responder a estos y que obedezcan. Ellos eran de la opinión de que era necesario mezclarse con los gentiles, hacerles concesiones (rukhs), descender [la Torah] a (ellos nivel de) sus creencias erróneas, comer (una porción) de los sacrificios que ofrecen,[21]  adoptar sus costumbres y para aprobar su camino (de la vida).  Y compusieron un libro sobre esto.'[22]

Los sucesos relacionados en esta cita parecen corresponder más o menos a los mencionados en Hechos 11:17-22 (o 21, véase también 15: 1-29). Sin embargo, la actitud de los Hechos canónicos hacia la conversión de los gentiles en Antioquía, a la que dan la bienvenida, es diametralmente opuesta a la de la cita que deplora el abandono de las exigencias de la Torah de Mosheh con vistas a esta conversión a un judaísmo laxo.
Es posible que esta cita perteneciera a los Hechos Judeo-Cristianos Cristianas de los Apóstoles[23] - la Praxeis de nuestro texto. Sin embargo, en lo que se refiere a este texto en particular, los Praxeis en cuestión parecen derivarse de los Hechos canónicos. A diferencia de nuestro primer texto histórico, no pertenecen a una tradición independiente.

Los otros dos textos históricos no serán traducidos en su totalidad en este documento. Al igual que el pasaje que acabamos de comentar, algunas porciones de la primera parte de la biografía de Pablo, que se encuentra en nuestros textos (73a, si), derivan claramente de los Hechos.






[1] Como se explicará más adelante, algunos textos de la secta parecen ser distorsiones y algunas parodias de los Hechos de los Apóstoles.
[2] Panarion, 29, 7; 30, 2; De Ponderibus, 15. Cf. SCHOEPS, op. Cit. (Arriba, nº 31), página 265. Strecker cree que la historia encontrada en Epiphanius es dependiente, en lo que a los puntos esenciales se refiere, sobre Eusebio, pero sostiene que existe una alusión al éxodo a Pella en las Pseudo-Clementinas; Véase G. STRECKER, Das Judenchristentum in den Pseudokiementinen, Berlín 1958, pp.229 f.
[3] Otras razones para la incredulidad en la historia del éxodo a Pella son dadas por STRECKER, ibid., Pág.
[4] Cf. Schoeps, op. Cit. (Véase más arriba, n. 31), pp.120 f.
[5] Historia Ecclesiastica, ii, 23, 4:
"cuando Pablo apeló al César y fue enviado a Roma por Festo, los judíos quedaron decepcionados de la esperanza en la que habían ideado su complot contra él y volvieron su atención a Santiago el hermano del Señor, Habían sido elegidos por los apóstoles al trono episcopal en Jerusalén. Este es el crimen que cometieron contra él "(traducido por G. A. WILLIAMSON). Puede ser un punto significativo que nuestros textos no manifiesten ningún aprecio por Ya’acov “HaTzadik” o Santiago el Justo, mencionado sólo en citas de los Evangelios, una de las cuales es de un Evangelio desconocido (véase más adelante).
[6] Ya’acov ben Yosef Pandira o Santiago, que está muy presente en las Pseudo-Clementinas, y es considerado en varias otras fuentes como el talón de los judeo-cristianos, no se menciona en nuestros textos como un líder religioso.
[7] Eusebio, Historia Eclesiástica, iii, 39, 16. La traducción de Williamson se ha utilizado en una forma modificada.
[8] La contribución más reciente a este debate ha sido realizada por R. GRYSON en: «A Propos du témoignage de Papias sur Matthieu-Le Sens du mot logia ches les pères du second siècle», Analecta Lovaniensia, Ser. IV, Fasc. 27 (1965). Gryson, que da una historia de la discusión, muestra que los autores cristianos del siglo II usaron la palabra logia en el sentido de escritos inspirados en general, pero admite que esta evidencia no es concluyente con respecto al punto en cuestión, es decir, el significado que Papias le dio la palabra logia.
[9] Véase P. CORSSEN, Monarchianische Prologe zu den vier. Evangelien-Ein Beitrag zur Geschichte des Kanons (Texto y Untersuchungen zur Geschichte der altchristlichen Literatur, xv), Leipzig 1896, pp.7, 17 if .; Cf. P.113, la cita de EUSEBIUS, Historia Ecciesiastica, m, 24, 5, 6.
[10] Hay una curiosa analogía, que probablemente no se debe enteramente al azar, entre la actitud adoptada por los judeo-cristianos por una parte, y por Marcion, que por lo que respecta a la doctrina fue su antagonista más amargo por otra. Marción no creía que los discípulos inmediatos de Yeshu hubieran escrito nada. En otras palabras, negó que el Evangelio de Mateo y el de Juan estuvieran escritos por los apóstoles que llevan estos nombres. Además, según él, todos los cuatro Evangelios fueron falsificados por los judaístas. Véase A. VON HARNACK, Marcion-Das Evangelium vom fremden Gott (Texto y Untersuchungen zur Geschichte der altchristlichen Literatur, XLV), Leipzig 1924, pp. 40-41.
[11] Los ortodoxos, los jacobitas y los nestorianos.
[12] Bi'l-masij wa-akhbarihi. Akhbar: Puede significar "información" (concerniente a Cristo).
[13] Es decir, ellos observaron los mandamientos de la Torah de Mosheh.
[14] Ila an kharaja min aI-dunya-إلى أن خارجة من أدني literalmente: 'Salió de este mundo'. (Trad. Heb. יצא מהעולם הזה)
[15] Cf. Mateo xxviii: 19-20. Pero la cita en el texto --- si de hecho corresponde a los versos --- se ha amplificado.
[16] Ahwa '; La palabra también puede significar 'deseos errantes y caprichos'.
[17] Literalmente: shifah (curación).
[18] Kitab 'fraskas.
[19] Al-umam; Literalmente: "el pueblo".
[20] הם קראו לעם לציית להלכה של התורה, לאסור קרבנות למי שאין לו הכישורים הדרושים (לקיים) ברית מילה, לקיים שבת, לאסור חזיר ודברים אחרים (אסור) על ידי התורה. דברים אלה נחשבו כבדים על ידי הגויים והם לקחו מעט תשומת לב (של הטפות). ودعوا الشعب إلى طاعة السنة من التوراة، وحظر تقديم التضحيات لأولئك الذين ليس لديهم المؤهلات اللازمة (ممارسة دقيقة أهليها) (لممارسة) الختان، للاحتفال السبت، لحظر لحم الخنزير وغيرها من الأشياء (ممنوع) من التوراة. واعتبرت هذه الأمور مرهقة من قبل الأمم وأخذوا إشعارا ضئيلا (من الإرشاد).
[21] O: '(animales) que sacrificaron'. Cf. También Hechos xv: 15-21.
[22] Dos citas de las Epístolas de Pablo siguen, una de las cuales se cita arriba.
[23] Sobre los Hechos de los Ebionitas de los Apóstoles mencionados por Epifanio, véase SCHOEPS, op. Cit. (Arriba, n ° 31), págs. 381-456. Los detalles biográficos relativos a Pablo, que como Epifanio oyó fueron dados en estos Hechos, no están de acuerdo con los mencionados en nuestros textos, pero los dos relatos son igualmente despectivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para nosotros!