6/28/2020

Salmo 22:2 ¿Profecía del Salmo 22 en Yeshu?

BS"D


Sobre las últimas palabras que los diversos evangelistas atribuyen al Yesh”u fracasado y agonizante existen cuatro declaraciones que pasan por tales:

Mateo Hebreo 113:46
(Mateo Griego 27:46)
Marcos 15:34
Lucas 23:46
Juan 19:30
יש''ו צעק בקול גדול אומר בלשון הקודש אלי אלי למה עזבתני.
Elí, Eli, ¿lamah azabtáni?        אלי אלי למהעזבתני
Di-s mío, Di-s mío, ¿por qué me has abandonado?

***
ελωϊ ελωϊ λεμα ϲαβαχθανει του τ εϲτιν θε μου θε  μου · ϊνατι με εγ
κατελιπεϲ
ובַתשַׁע שָׁעִין קעָא יֵשׁוּ בּקָלָא רָמָא וֵאמַר אִיל אִיל למָנָא שׁבַקתָּני דּאִיתֵיה אַלָהי אַלָהי למָנָא שׁבַקתָּני
Y a la hora nona, Yeshu gritó con una voz fuerte: 'Il, Il, ¿lmana shabactani?, lo que es interpretado:’ ‘Di-s mío, Dí-s mío, ¿Por qué me has abandonado?
וַקעָא יֵשׁוּ בּקָלָא רָמָא וֵאמַר אָבי בּאִידַיכּ סָאֵם אנָא רוּחי הָדֵא אֵמַר וַשׁלֵם
‘Y Yesh”u clamó con gran voz: “Padre, en tus manos entrego mi espíritu”(Abi bidak saem, aná ruji) Y dicho esto, expiró.
כַּד דֵּין שׁקַל הַו חַלָא יֵשׁוּ אֵמַר הָא משַׁלַם וַארכֵּן רִשֵׁה וַאשׁלֵם רוּחֵה
‘Cuando Yeshu hubo tomado el vinagre, dijo: ‘Consumado es’ (Ha m’shalam varken risheh) Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.

Las versiones lucana y juaniana de las últimas palabras de Yesh”u no tienen base sólida de veracidad histórica; los autores de Lucas y Juan no podían aceptar la idea de que Yesh”u pudiese haber entregado su alma con palabras que cupiese interpretar como un grito de desesperación y desamparo. 
El hecho mismo de que se pueda dar tal interpretación a las palabras «Di-s mío, Di-s mío, por qué me has desamparado», lo han alegado varios estudiosos como prueba de la historicidad de tal exclamación. El argumento no resulta convincente. El Evangelio de Marcos contiene una referencia de las últimas palabras de Yesh”u que es ya mezcla de dos versiones distintas de la tradición. 
Incluso, en la versión judeo-cristiana, conservada en el Tathbit 2:172 y 430-431, explica que a Yeshu lo colgaron en un árbol (خشبة-עץ) en un lugar que había ‘melones y verduras’ (similar a los relatos contenidos en varias versiones del Toldot Yeshu), así como también se menciona que fue colgado en un bosque y al final fue derrumbado y enterrado, lo interesante de los dos relatos de esta fuente, es que Yeshu no cito algún pasuk del libro de Tehilim para “cumplir” algo, fue un grito de desesperación tal como se puede leer:
وما زال يصيح وهو مطلوب على خشبة : « يا إلي دي ، يا إلهي لم تركي » ، إلى أن مات . وتروا به وتوه .
“Luego lo tomaron, lo colgaron y lo perforaron con lanzas. Continuamente gritaba hasta su muerte, cuando fue colgado en el bosque: “Di-s mío, ¿Por qué me has abandonado? Di-s mío, ¿Por qué me has abandonado?” Luego lo derribaron y lo enterraron.”
-Tathbit 2:172.
ثم ضربوه في آخر النهار بالشوط ، وجاؤوا به إلى منطحة ونقلة ، وضوه وطعوه بالتراح لينو يشرعة . وما ال يصيح بأعلى صوته ، وهو مطلوب على خشبة : « يا إلهي " خذلتني ؟ يا إلي ما تركي ؟ ، إلى أن مات بهد
“Luego, hacia el final del día, lo azotaron y lo llevaron a un campo de melones y vegetales. Lo colgaron y lo atravesaron con lanzas para que muriera rápidamente. Mientras lo colgaban, gritaba continuamente con la voz más alta: “Di-s mío, ¿por qué me has abandonado? (ya’ ‘Ilahi, khadhaltani?) Di-s mío, ¿por qué me has abandonado? (ya’ Ilaya ma tr’kry)” hasta que murió.”
-Tathbit 2:430-431. Cf. Reynolds, G, Samir, S. (2010). Abd al-Jabbar, Critique of Christian Origins. USA: Brigham Young University Press. p. 75.
Es por ello que según el Evangelio de Marcos 15:37, Yesh”u murió con un gran grito inarticulado (ο δε ιϲ αφειϲ φωνη μεγαλην εξεπνευ ϲεν· Codex Sinaiticus, Folio 227b); Marcos 15:34 sustituye el grito inarticulado por una supuesta cita del Tehilim / Salmo 22:2 el cual supuestamente está en arameo: “אִיל אִיל למָנָא שׁבַקתָּני” (‘ελωϊ ελωϊ λεμα ϲαβακτα νει·’ Codex Sinaiticus, Folio 227b) pero en el arameo no dice tales palabras, el arameo de tal época se lee de la siguiente forma tal pasuk:
אֵלִי אֵלִי מְטוּל מַה שְׁבַקְתַּנִי רָחִיק מִן פּוּרְקָנִי מִלֵי אַכְלְיוּתִי
(Elí, Elí metul mah shebaktani rajik min purkaní mile ajl’uti)
Aquellos entre quienes se formó la tradición en que se basa Marcos 15:34, consideraron adecuado que las últimas palabras de Yesh”u tuvieran una referencia “profética”. Incluso, pareciera que el Evangelio Hebreo de Mateo (113:46) en su intento de arreglar las últimas palabras del fracasado Yeshu las arregla en la versión “profética” relacionada con el Tehilim 22:2 y sea por ello que se encuentre de la siguiente manera:
Texto de la Biblioteca Medicea Laurenziana, Plutei_02.17, Carta 161r

יש''ו צעק בקול גדול אומר בלשון הקודש
אלי אלי למה עזבתני.
Sin embargo, es interesante que el mismo Evangelio Hebreo de Mateo (Shem-Tov) excluya por completo la alusión del cumplimiento de la supuesta profecía, por ello entre las diferentes copias de este códice aparezca omitido el versículo 36 (“para que se cumpliese lo dicho por el profeta: Partieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes.”) de tal capítulo. 
Texto de la Biblioteca Medicea Laurenziana, Plutei_02.17, Carta 161r
Incluso, en el Codex Sinaiticus א (Folio 216b) ni siquiera agrega la creencia profética de la vinculación del Salmo 22 en esta parte de la historia, en el verso 36 únicamente se lee:
ρον και καθημενοι ετηρουν αυτον εκει
“y sentados lo observaron allí.”
Nuestra investigación nos lleva a encontrar el hallazgo que fue tal adición fue hecha por Tertuliano (c. 160-c. 220) tal como aparece en su obra Adversus Judaeos (‘Una respuesta a los judíos’) 10:1321-1322, tal como se puede leer:
“...y, "Me pusieron en la hiel de bebida, y en mi sed me apagaban con vinagre"; "Sobre mi vestimenta echaron..."; así como se predijeron los otros (ultrajes) que ibas a cometer con Él, todo lo cual Él, sufriendo en realidad y completamente, no sufrió por ninguna acción malvada propia, sino "para que las Escrituras de la boca de los profetas pudieran cumplirse."
-Schaff, P. (1885). Adversus Judaeos de Tertuliano. 28/06/2010, de Christian Classics Ethereal Library. Sitio web: https://ccel.org/ccel/schaff/anf03.iv.ix.x.html#fna_iv.ix.x-p9.2
El Segundo Evangelista se encontró, al parecer, con dos tradiciones, y reprodujo ambas en los versículos 34 y 37. Es la segunda de las dos la que corresponde, evidentemente, a la tradición primaria. Si bien a los autores de Lucas y Juan pudo influir la idea de que no debía representarse a Yesh”u muriendo con palabras desesperadas en los labios, tal actitud psicologizante difícilmente podía corresponder al medio cristiano-judío en que se formó la tradición de Marcos 15:34. Por tanto, una cita del Tana”j (Biblia Judía) tenía que parecerles más adecuada para el fracasado del Yesh”u agonizante que un grito sin palabras.
Según el Talmud la única referencia del Salmo 22:2 con un personaje judío, es la reina Ester cuando ingresa a un recinto de idolatría donde la Presencia Divina se aleja, y en ese momento Ester recita el pasuk 2 del capítulo 22 del salmo, tal como podemos leer:
א ושוב לפירוש המגילה, נאמר באסתר: "ותעמד בחצר בית המלך הפנימית" (אסתר ה, א), אמר ר' לוי: כיון שהגיעה לבית הצלמים שהיה בפנים, נסתלקה הימנה שכינה. מיד אמרה: "אלי אלי למה עזבתני" (תהלים כב, ב)?! שמא נסתלקה ממני שכינה, משום שאתה דן על שוגג כמזיד ועל אונס כרצון,
§ La Gemara vuelve a su explicación de los versos de la Meguila. El versículo dice con respecto a Ester: "Y ella estaba en el patio interior de la casa del rey" (Ester 5:1). El R’ Levi dijo: Una vez que llegó a la cámara de los ídolos, que estaba en el patio interior, la Divina Presencia la abandonó. Ella inmediatamente dijo: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?" (Salmos 22: 2). Quizás sea ​​porque juzgas un pecado involuntario como uno que se realiza intencionalmente, y una acción realizada debido a circunstancias que están más allá del control de uno como uno que se hace voluntariamente.
-Talmud Bavli masejet Megillah 15b.
(Te recomendamos leer el artículo: Tehilim / Salmo 22.1-2: ¿Yeshu realmente sabía arameo? ¿Yeshu se reconoció como idolatra?)
Mientras que la Reina Ester al saber que ha ingresado a un recinto de idolatría recita el salmo, por el contrario, a pesar que Yeshu haya recitado tal salmo, implicaría que él estuvo consciente de su pecado de haberse hecho una falsa deidad.  El gritar desconsolado poco antes de morir: “Di-s mío, Di-s mío ¿por qué me has abandonado?”. Se debe reconocer que no es comprensible que un supuesto enviado de Di-s, que, además, dice ser igual a Di-s (y así se sostiene en muchas iglesias cristianas hasta hoy) se sienta abandonado por Di-s o por si mismo, según como se lo vea. Menos comprensible resulta que se explique esa situación aludiendo a un “misterio” de Di-s.
Sin duda, hay muchas circunstancias y expresiones de Yesh”u que como se ha mostrado, resultan contradictorias, carentes de originalidad, desconocedoras de los mandatos del Di-s. Pero todas ellas dejan de ser un misterio cuando se las confronta al antecedente bíblico y pasan a ser simplemente las actitudes de un personaje mítico, arrastrado por la confusión imperante en su época.

6/14/2020

Daniel 9:24 ¿Daniel se refiere sobre algún Mesías? ¿Se refería al pusilánime Yeshu en este versículo?

BS"D


El cristianismo desde la Edad Media ha pensado que el pasaje de Daniel 9:24 se refiere al advenimiento de Yeshu tal como señala R’ Shem Tob Ibn Shaprut en su crítica a las creencias cristianas: 
על ביאת ישו, מפרשת שבועים שבעים וכו', ולהביא צדק עולמים וכו'
“Sobre la venida de Yeshu, (ellos creen que se refiere) a partir de, “setenta semanas [he decretado]... para traer justicia perenne”. (Daniel 9:24)”.
-R’ Shem Tov Ibn Shaprut, Even Bojan, Sha’ar HaJamishí, perek 3. Cf. Niclós, J. (1997). Sem Tob Ibn Saprut, "La Piedra de Toque" (Eben Bohan), Una obra de controversia judeo-cristiana. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas. p.19.
El Monseñor Juan Straubinger en su comentario a la Biblia explica que esta interpretación cristiana data de la época patrística (Straubinger, J. (1969). Biblia Platense. Estados Unidos: Barsa. p. 1137). Hoy en día, los misioneros mesiánicos como Risto Santala creen en la misma afirmación cristiana sobre la supuesta vinculación de tal pasaje del texto hagiógrafo con una profecía. (Santala, R. (1992). El Mesías en el Antiguo Testamento a la luz de los escritos rabínicos. Finlandia: Keren Ahvah Meshihit en Jerusalem. p.17).
Respuesta. 
Bien menciona el Monseñor Juan Straubinger que la creencia que Daniel 9:24-26 surgió en la época patrística ya que hasta los mismos judeo-cristianos en Medio Oriente por aquella época habían denunciado que tal creencia fue fabricada mucho tiempo después de la muerte de Yeshu y sus discípulos tal como se expresa en el documento cripto judeo-cristiano encontrado en el tratado de Tathbit de Abd’ Al-Jabbar en el cual se lee:
 فقر رأيهم على أن يبنوا إنجية ، وقالوا : التوراة الوراة والد الأنبياء وواريخ أعمارهم ، فتبني الإنجيل على ذلك . ا ويذكر كل واد يا ما حظه من ألفاظ الإنجيل ، وما تحدث به النصارى عن المسيح » ؛ فكب قوم إنجي " . " ثم أتي أناجيل ، وسقط عنهم

Llegaron (los romanos y cristianos) a la opinión de que producirían un Evangelio, diciendo: “La Toráh (consiste) solo de (narrativas que involucran de) genealogías de los profetas e historias (tawarikh) de sus vidas". Construiremos (nabni) un Evangelio (Injil) en consecuencia. Que cada uno de nosotros mencione lo que ha memorizado de las formulaciones del Injil y de lo que los cristianos dirían sobre Yeshu”.
Tathbit 72a, Cf. Gabriel Said Reynolds & Samir Khalil Samir. (2010). Abd al-Jabbar, Critique of Christian Origins. USA: Brigham Young University Press. 3:74-75. p. 94.
Aquella creencia de relacionar el pasaje de Daniel 9:24-26 como una supuesta profecía es una mera falacia ante el relato judeo-cristiano el cual afirma que esto fue una fabricación tardía. 

Por otra parte, no hay reclamo de que alguien sea santo. El "santo de los santos" en este versículo se refiere al Templo, no a ninguna persona. 
שָׁבֻעִ֨ים שִׁבְעִ֜ים נֶחְתַּ֥ךְ עַֽל־עַמְּךָ֣ ׀ וְעַל־עִ֣יר קָדְשֶׁ֗ךָ לְכַלֵּ֨א הַפֶּ֜שַׁע ולחתם [וּלְהָתֵ֤ם] חטאות [חַטָּאת֙] וּלְכַפֵּ֣ר עָוֺ֔ן וּלְהָבִ֖יא צֶ֣דֶק עֹֽלָמִ֑ים וְלַחְתֹּם֙ חָז֣וֹן וְנָבִ֔יא וְלִמְשֹׁ֖חַ קֹ֥דֶשׁ קָֽדָשִֽׁים׃
“Setenta y siete [es decir, 490 años] han sido decretados sobre su pueblo y sobre su ciudad santa [(desde la destrucción del primer Templo en los días de Tzidkiyahu hasta la destrucción del segundo Templo - setenta años en el exilio de Babilonia y cuatrocientos veinte en el segundo Templo -)], para consumar [purgar] la ofensa y terminar y expiar [sus] transgresiones [(en el exilio de Tito y en subyugación)], para traer la justicia eterna y consumar [las cargas de] visión y profecía, y para ungir el santo de los santos [(el arca, los altares y los vasos sagrados, que les será traído por el rey, el Mesías)]]
-Daniel 9:24, Traducción Rashi Ketuvim por el rabino Shraga Silverstein.
Esta era una habitación en el templo. Una sala de verdad. Daniel está hablando de una habitación, no de una persona. Esto no tiene nada que ver con Yeshu ni con ninguna otra persona.
El קֹדֶשׁ הַקֳּדָשִׁים / kodesh ha-kodesh / el santo de los santos tenía 20 codos de largo, 20 codos de ancho y 40 codos de alto. El piso, las paredes y el techo eran de oro. Una piedra estaba en la habitación. En la roca reposó en el אָרוֹן קׄדֶש /  Aron ha-Kodesh - el arca de la alianza. 

Entonces, no, esto no está hablando del Mashiaj. 
La visión que tuvo Daniel fue una advertencia: de hecho, el Templo sería reconstruido (este era el Segundo Templo), pero se construiría en tiempos difíciles. Los judíos tenían 490 años para evitar un segundo exilio más largo si se volvían a Di-s. Todas las visiones negativas del futuro son advertencias; lo negativo se puede evitar (es por eso que se da la advertencia).
Entre la reconstrucción del Templo por los judíos que regresaron del exilio de Babilonia al exilio de los judíos por los romanos en el siglo I d. C., el pueblo judío tuvo la oportunidad de evitar el segundo exilio. Si no escuchaban la advertencia de Daniel, el exilio sucedería.
Y sucedió.
Hay dos "mesías" (ungidos) mencionados en este capítulo. El primer mesías es Ciro, el emperador de Babilonia, que dio la palabra de reconstruir Jerusalén y el Templo. Pasan los cientos de años, y Daniel prevé la destrucción del Segundo Templo y los judíos nuevamente exiliados, y la aparición de un malvado mesías que será parte de esa destrucción.
Ninguno de estos mesías era Yeshu, y uno era "el" mesías. 
Si bien la mayoría de los cristianos piensan que la palabra "mesías" solo se aplica a una persona (Yeshu HaMamzer), el hecho es que la palabra mesías se usa 39 veces en el Tana”j.
No es una palabra rara en absoluto, y se aplica a una persona que fue ungida correctamente (o heredó una unción) de acuerdo con las leyes de su país. 
Ciro era un emperador babilónico: era un mesías, pero no un mesías judío. Era un rey apropiado (se puede suponer ungido) por su país.  
39 veces, sin embargo, las traducciones cristianas eligen usar la palabra "mesías" solo en Daniel 9 (algunas también en el Salmo 20. En la traducción judía de Moisés Katznelson acertadamente traduce este versículo:
שָׁבֻעִ֨ים שִׁבְעִ֜ים נֶחְתַּ֥ךְ עַֽל־עַמְּךָ֣ ׀ וְעַל־עִ֣יר קָדְשֶׁ֗ךָ לְכַלֵּ֨א הַפֶּ֜שַׁע ולחתם [וּלְהָתֵ֤ם] חטאות [חַטָּאת֙] וּלְכַפֵּ֣ר עָוֺ֔ן וּלְהָבִ֖יא צֶ֣דֶק עֹֽלָמִ֑ים וְלַחְתֹּם֙ חָז֣וֹן וְנָבִ֔יא וְלִמְשֹׁ֖חַ קֹ֥דֶשׁ קָֽדָשִֽׁים׃
“Setenta semanas fueron decretadas sobre tu pueblo y sobre la ciudad santa para terminar la transgresión y para traer justicia eterna, y sellar visión y profecía, y ungir el lugar más sagrado.
-Katznelsón, M. (1996). La Biblia, hebreo-español, versión castellana conforme a la tradición judía. Tel-Aviv, Israel: Editorial Sinai. Volumen II. p. 1224.
La versión Reina Valera tiene "el Mesías Príncipe" en Daniel 9:25... La Biblia de la Nueva Versión Internacional pone la traducción “príncipe elegido” y una nota aclaratoria: “príncipe elegido. Lit. Mesías príncipe.” ¿Por qué dan tal interpretación errónea? 
Se confunde, ya sea por accidente o a propósito - engaña.
Permítanme repetir que: "el mesías" no aparece en Daniel 9:25 . No hay "el" delante de la palabra מָשִֽׁיחַ / mashiaj / mesías / ungido.

El responsable de tal error interpretativo es el evangelio bizantino de Lucas el cual en el versículo 35 del capítulo 1  se refiere a Yeshu como el santo (αγιο), tal como se lee en el Codex Sinaiticus א (folio: 228b): 
και αποκριθειϲ ο αγ
γελοϲ ειπεν αυτη 
πνα αγιον επελευ
ϲεται επι ϲε και δυ
ναμιϲ ϋψιϲτου επι
ϲκιαϲει ϲοι διο και το 
γεννωμενον αγιο 
κληθηϲεται υϊοϲ
θυ
Y el ángel respondió y le dijo: El Poder de la Ilusión (Pneuma agion) vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el santo que ha de nacer será llamado el Hijo de Dios.
El gnóstico pneuma agion (πνα αγιον: poder de la ilusión) traducido por los literalistas cristianos como “Espíritu Santo” dicen ellos que es el que impregna (o preñada: מְעֻבֶּרֶת) a una mujer casada, cometiendo así un acto de adulterio. En Lucas 1:35 el ángel supuestamente le está hablando a María y el ángel NO le está hablando a Yeshu. El ángel está hablando del "Espíritu Santo" (parte de la trinidad, y nuevamente no es bíblico ya que solo hay un Di-s). Si María estaba preñada de alguien que no fuera su esposo, Yosef, su hijo no tenía estatus tribal y, por lo tanto, no era elegible para ser un mesías, y mucho menos "el" mesías…. pero en cualquier caso, Lucas 1:35 no tiene nada que ver con Daniel 9:24.
La única referencia que existe del libro de Daniel con respecto a Yeshu es en Daniel 11:14 tal como lo explica el rabino andalusí R' Mosheh ben Maimun en Igeret Teiman 4:9:
וכבר הקדים השם להודיענו זה על ידי דניאל, כי ישתדל איש מפריצי עמנו וכופריהם להפסיד התורה בהתפארו בנבואה, והכניס עצמו בעניינים גדולים, ואמר שהוא משיח, ושהשם יכשילנו, כמו שהכשילו. והוא אמרו דניאל י"א י"ד "ובני פריצי עמך יינשאו להעמיד חזון ונכשלו". 
Y por ello el Etern-o se ha anticipado avisandonos esto por medio de Daniel, que voy a tratar del hombre de los violadores (איש מפריצי) junto con los herejes (כופריהם-الكافرين-al-Kafirin) quienes se han perdido del sendero de la Torah jactándose de la profecía, y ha puesto en sí mismo asuntos grandes (نفسه في المسائل الكبيرة - nafsah fi almasayil alkabira) y que él dijo que era el Mashiaj, pero que su nombre fallo así como fue frustrado. Y así dijo Daniel 11:14: ובני פריצי עמך יינשאו להעמיד חזון ונכשלו- وَبَنُو الْعُتَاةِ مِنْ شَعْبِكَ يَقُومُونَ لِإِثْبَاتِ الرُّؤْيَا وَيَعْثُرُونَTambién los hijos de los violentos entre tu pueblo se alzarán confirmando la visión, pero tropezarán.

Por último, les compartimos la siguiente traducción del capítulo 9 del libro de Daniel:

[1] En el primer año de Darío, hijo de Ajashverosh de la simiente de Madai, que fue coronado sobre el reino de los Kasdim [(a la muerte de Belsasar],
[2] En el primer año de su reinado, yo Daniel, consideré las cuentas del número de años [(para la redención del exilio babilónico)], de los cuales el Señor habló con el profeta Jeremías [a saber. Jeremías 29:10 ], [(que la redención tendrá lugar)] al término de setenta años de [la ascendencia de Bavel] sobre las ruinas de Jerusalén.
[3] Y puse mi rostro hacia el Di-s el Señ-r para buscar [interceder con] oración y súplicas; con ayuno, saco y cenizas.
[4] Y recé al Señor mi Di-s, e hice una confesión [(por el pecado de mi pueblo)]. Y dije: 
Te suplico, mi Señor, el gran e impresionante Di-s, guardián del pacto y de la misericordia para sus amantes y para los guardianes de sus mitzvot.
[5] Hemos pecado, transgredido, hecho el mal, rebelado y apartado de tus mitzvot y de tus juicios.
[6] Y no prestamos atención a tus siervos, los profetas, que hablaron en tu nombre a nuestros reyes, nuestros líderes y nuestros padres, y a toda la gente de la tierra.
[7] Tuya, oh Señor, es la justicia [es decir, tienes razón en los juicios y los castigos que nos has impuesto], y la nuestra es la vergüenza [es decir, es apropiado que nos avergoncemos de lo que está sucediendo en nosotros], como [vemos] este día - [(lo que está sucediendo)] a los hombres de Judá y los habitantes de Jerusalén y a todo Israel, cerca y lejos, en todas las tierras donde los arrojaste por su infidelidad hacia ti.
[8] Oh Señor, la nuestra es la cara de vergüenza, para nuestros reyes, para nuestros líderes y para nuestros padres, (por) lo que hemos pecado contra ti.
[9] Las misericordias y los indultos deben atribuirse al Señor nuestro Di-s [(por no habernos destruido)], porque nos hemos rebelado contra Él.
[10] Y no prestamos atención a la voz del Señor nuestro Dios para caminar en sus enseñanzas que puso ante nosotros de la mano de sus siervos, los profetas.
[11] Y todo Israel transgredió Tu Torá y se volvió, sin prestar atención a Tu voz, y allí nos alcanzó la maldición y el juramento escrito en la Torá de Mosheh, el siervo de Di-s. [ver. Vaicra/Levítico 26:14 , etc.]
[12] Y cumplió su palabra que dijo acerca de nosotros y de nuestros jueces que nos juzgaron, para traernos un gran mal, que no había sido forjado bajo todos los cielos, como ha sido forjado en Jerusalén.
[13] Como está escrito en la Toráh de Mosheh, todo este mal ha venido sobre nosotros. Y no suplicamos al Señor que nos [ayudara] a arrepentirnos de nuestras transgresiones y a hacernos sabios en Tu verdad.
[14] Y el Señor se apresuró con el mal y lo trajo sobre nosotros. Para el Señor, nuestro Di-s es justo en todos sus actos que realiza, pero no escuchamos su voz.
[15] Y ahora, oh Señor, nuestro Di-s, que sacó a tu pueblo de la tierra de Mitzraim (Egipto) con mano fuerte, e hizo para ti un [gran] nombre a partir de este día, [confesamos que] hemos pecado [y] hemos hecho el mal.
[16] Oh Señor, en toda tu justicia, aparta tu ira y tu ira de tu ciudad, Jerusalén, tu santo monte. Porque en nuestros pecados y en las transgresiones de nuestro padre, Jerusalén y tu pueblo se han convertido en un [blanco de] insulto para todos los que nos rodean.
[17] Y ahora, escucha Di-s nuestro, la oración de Tu siervo y sus súplicas, y haz que Tu rostro brille sobre Tu desolado Templo, por el bien de [el nombre de] "El Señor", [(que está vinculado con Tu Templo, a saber. [ Éxodo 15:17 ])].
[18] Inclina, oh Dios, tu oído, y escucha; abre tus ojos y mira nuestra desolación y la ciudad sobre la cual se llama tu Nombre. Porque no sobre nuestra justicia ponemos nuestras súplicas delante de ti, sino sobre tus muchas misericordias.
[19] Oh Señor, escucha [nuestras súplicas]; Oh Señor, perdona [nuestros pecados]; Oh Señor, escucha [nuestros gritos] y haz [lo que te rogamos]; No se demore. Para ti, mi Dios. porque tu Nombre es invocado sobre tu ciudad y sobre tu pueblo.
[20] Y mientras todavía hablaba y oraba y confesaba mi pecado y el pecado de mi pueblo Israel, y presentaba mi queja ante el Señor mi Dios por la montaña del Templo de mi Dios,
[21] Y mientras aún hablaba en oración, el hombre, Gavriel, a quien había visto en la visión al principio [(en los días de Belsasar)], vino volando (y) me tocó en el momento de la oblación de la tarde (minjat-ereb).
[22] Y él me hizo entender, y habló conmigo. Y él dijo: 
Ahora he salido a enseñarte comprensión (binah).
[23] Al comienzo de sus súplicas, la palabra [de verdad] salió [del Etern-o], y he venido a decírselo, porque usted es deseable [al Etern-o]. Y considere la cosa y entienda la visión (bamareh) [[siguiente:]]
[24] “Setenta y siete [es decir, 490 años] han sido decretados sobre su pueblo y sobre su ciudad santa [(desde la destrucción del primer Templo en los días de Tzidkiyahu hasta la destrucción del segundo Templo - setenta años en el exilio de Babilonia y cuatrocientos veinte en el segundo Templo -)], para consumar [purgar] la ofensa y terminar y expiar [sus] transgresiones [(en el exilio de Tito y en subyugación)], para traer la justicia eterna y consumar [las cargas de] visión y profecía, y para ungir el santo de los santos [(el arca, los altares y los vasos sagrados, que les será traído por el rey, el Mesías)]]
[25] Y sepa y entienda de esta palabra que ha salido, para restaurar y reconstruir Jerusalén. [Desde la destrucción del primer Templo] hasta la venida del príncipe ungido [(Koresh, rey de Paras [ver. Isaías 45: 1 ])] habrá siete semanas [es decir, transcurrirán siete períodos shemitah]. Y en sesenta y dos semanas [(434 años)], [la ciudad] será restaurada y reconstruida, con sus calles y sus atrincheramientos. Y serán tiempos difíciles [(en subordinación a los reyes de Paras)].
[26] Y después de las sesenta y dos semanas, el ungido [(Agripa, rey de Judá, que reinó en el momento de la destrucción)] será cortado [más no muerto] y no será. Y la ciudad y el Templo serán destruidos por la gente [es decir, las legiones] del príncipe [(Tito)] que viene [contra ellos]. Y su fin [será] ser barrido [(por el Mesías)], y hasta el final de la guerra [(de Gog y Magog, la ciudad será una trinchera de desolación)]. (Ver Comentario de Rash"i: יכרת משיח. יהרג אגריפס מלך יהודה שהי' מושל בימי החורבן: Malbim: יכרת משיח ואין לו, שהמלך האחרון שהוא אגריפס נהרג ברומי, וכן הכ"ג האחרון נהרג ולא היה לו עוד מלך וכ"ג מעמו; Metzudat David: יכרת משיח. זה אגריפס המלך אשר יומת בעת החורבן)
[27] Y él [(Tito)] forjará un pacto [de paz] con los jefes [de Israel] por un período de siete años]; pero en la mitad de esos siete abolirá el sacrificio y la ofrenda vegetal [ver 8:25]. Y en el apogeo de las abominaciones, [colocará] la cosa detestable [ofensa" (idolatría, a ver, 8:13 y T.B, Ta’anit 28b)]. Y esto, [(el dominio de la abominación perdurará)] hasta [los días del Mesías, cuando] la destrucción completa descenderá sobre el pueblo asolado [es decir, sobre la idolatría y sus adoradores]. 
 -Daniel 9, Traducción Rashi Ketuvim por el rabino Shraga Silverstein.