3/22/2020

¿El coronavirus es realmente peligroso?

BS"D


¿El coronavirus es realmente peligroso?

 Por el Rav Shlomoh Aviner Shlit"a.

¿Acaso las medidas preventivas del Ministerio de Salud en cuanto al coronavirus son exageradas, o por el contrario, no son suficientes?
Por supuesto, los Rabanim (Rabinos) no son médicos. La Torá nos ordenó escuchar a los médicos, y si hay diferencia de opinión entre ellos, determinar según la mayoría. El Ramba”n en su libro “Torat HaAdam” (Shaar HaSakana) escribe que si un médico produjo algún daño a un paciente con un tratamiento está exento de indemnizarlo, a condición de que hizo lo que corresponde según la corriente central de la medicina.
Por ello, en nuestro caso, hay que hacer como dicen las medidas del Ministerio de Salud, no ser menos estrictos, pero tampoco ser más estrictos porque eso dañará el comercio y toda la vida.
En ese tema, como en otros, hay que cuidarse de la falacia lógica de la negación del medio, es decir, pintar las cosas de blanco o negro: O todo está mal, o todo está bien. O el coronavirus es una epidemia internacional, que llevará la humanidad a su fin, apocalipsis, o es una nada, y se puede continuar como si nada pasase. La verdad se encuentra en el medio.
En efecto, el coronavirus es muy similar a la gripe: Fiebre, toz, resfrío, dificultades de respiración (pero no dolor de garganta), y puede complicarse hasta pulmonía, otras enfermedades e incluso producir la muerte. Y también la forma en que se contagia es similar a la gripe: Toz, estornudo, secreciones, contacto, contacto directo con un enfermo o contacto con objetos que el enfermo tocó.
De momento que es una enfermedad nueva, produjo pánico. Cien mil enfermos, de los cuales ochenta mil en China y el resto en 81 países. Tres mil cuatrocientos murieron, entre ellos tres mil chinos, y el resto en otros países. En efecto, una enfermedad muy contagiosa.
Pero no debemos olvidar que hay enfermedades mucho más graves, y mucho más contagiosas. En cuanto al coronavirus, en la práctica muy pocos se contagiaron, y entre ellos muy pocos murieron, y entre ellos la mayoría eran personas con cuadro médico complejo, por ejemplo, ancianos o con problemas respiratorios.
Y no debemos olvidar que en nuestro país muchos se enfermaron de gripe e incluso decenas murieron de ella. En EE. UU. cada año se enferman de gripe común decenas de millones, son internados cientos de miles, y mueren decenas de miles. Hubo también gripes que no eran comunes y se esparcieron en el mundo y recibieron distintos nombres: La Fiebre de los Cerdos, que mató entre 100 a 400 mil personas. La Fiebre de Hong Kong, que mató entre 750 mil a un millón. La Fiebre Rusa, que mató un millón. La Fiebre Asiática, que mató entre un millón a un millón y medio. La Fiebre Española, que mató ¡40 millones! Por favor, ver las cosas con proporción y no sembrar el pánico.
Por otro lado, debemos acatar las medidas del Ministerio de Salud para reducir todo lo posible la difusión de la enfermedad:
1.        Cuidar del aislamiento puntillosamente, sin llegar al Beit Kneset (Sinagoga).
2.        Toser y estornudar en un pañuelo descartable, y si no hay, tapar la boca y la nariz con el brazo.
3.        No dar la mano, y si te dieron lavarla con agua y jabón.
4.        No besar mezuzotSefer ToráSidur o Jumash que se encuentran en un lugar público. Y si lo besaron, lavar los labios.
5.        Pero el que vive con una persona en aislamiento puede salir de la casa en forma libre.
6.        En general, cuidar la higiene. Todo el año hay que cuidar la higiene, y sobre todo ahora.
Esa es la regla, cuidarse pero no demasiado. En el libro “Mesilat Iesharim” (al final del cap. 9) explica que hay un temor adecuado, y hay un temor necio. El temor adecuado es que D’s creó a la persona con raciocinio para que se cuide de lo que puede dañarla. Pero el temor necio es el que agrega cuidado al cuidado. La diferencia entre ellos es la probabilidad del daño: Si acaso el daño es probable, o “puede ser que sea probable que pase”. ¡Una expresión maravillosa!
En estos momentos aún no hemos encontrado un remedio para el coronavirus, tenemos esperanza que sea encontrado, pero por ahora es una enfermedad de la que se cura espontáneamente, en la bondad de D’s. 

3/01/2020

Yirmiyah 1:5 ¿Se refiere a Muhammad?

BS"D
Preguntan: La frase "el profeta sin letras" (al-nabiya al-umiya) en hebreo significaría "el profeta para las naciones." ¿Aparece esta referencia en la Torah? ¿Se refiere a Muhammad?  Ya que algunos en el tafsir (explicación del Corán) entienden esto que hace referencia a lo que se lee en la Surat al-Imran 3:75:
«ومن أهل الكتاب من إن تأمنه بقنطار» أي بمال كثير «يؤدَّه إليك» لأمانته كعبد الله بن سلام أودعه رجل ألفا ومائتي أوقية ذهبا فأعادها إليه «ومنهم من إن تأمنه بدينار لا يؤده إليك» لخيانته «إلا ما دمت عليه قائما» لا تفارقه فمتى فارقته أنكره ككعب بن الأشرف استودعه قرشي دينارا فجحده «ذلك» أي ترك الأداء «بأنهم قالوا» بسبب قولهم «ليس علينا في الأميين» أي العرب «سبيل» أي إثم لاستحلالهم ظلم من خالف دينهم ونسبوه إليه تعالى، قال تعالى «ويقولون على الله الكذب» في نسبة ذلك إليه «وهم يعلمون» أنهم كاذبون.
Entre la gente de la Escritura  (ahli alKitabi) hay quien, si le confías un quintal, te lo devuelve y hay quien, si le confías un dinar, no te lo devuelve sino es atosigándole. Y esto es así porque dicen: «No tenemos por qué ser escrupulosos con los gentiles (l-umiyāna)». Mienten contra Aláh a sabiendas.
Asì como se lee en la Surat Al-A’araf 7:157:
«الذين يتبعون الرسول النبي الأمي» محمدا صلى الله عليه وسلم «الذي يجدونه مكتوبا عندهم في التوراة والإنجيل» باسمه وصفته «يأمرهم بالمعروف وينهاهم عن المنكر ويحل لهم الطيبات» مما حُرم في شرعهم «ويحرم عليهم الخبائث» من الميتة ونحوها «ويضع عنهم إصرَهُم» ثقلهم «والأغلال» الشدائد «التي كانت عليهم» كقتل النفس من التوبة وقطع أثر النجاسة. «فالذين آمنوا به» منهم «وعَزَّروه» ووقروه «ونصروه واتبعوا النور الذي أنزل معه» أي القرآن «أولئك هم المفلحون».
A quienes sigan al Enviado (Al-Rasul), el Profeta de los gentiles (Al-Nabbiya al-ummiya), a quien ven mencionado en sus textos: en la Torah (Al-Tawratí) y en el Evangelio, que les ordena lo que está bien y les prohíbe lo que está mal, les declara lícitas las cosas buenas e ilícitas las impuras, y les libera de sus cargas y de las cadenas que sobre ellos pesaban. Los que crean en él, le sostengan y auxilien, los que sigan la Luz enviada abajo con él, ésos prosperarán.
Respuesta:
Esta expresión se encuentra no en la Torah, sino en los Nebi’im (profetas) en Yirmiyah/Jeremías 1:5 donde se lee:
בְּטֶ֨רֶם אצורך [אֶצָּרְךָ֤] בַבֶּ֙טֶן֙ יְדַעְתִּ֔יךָ וּבְטֶ֛רֶם תֵּצֵ֥א מֵרֶ֖חֶם הִקְדַּשְׁתִּ֑יךָ נָבִ֥יא לַגּוֹיִ֖ם נְתַתִּֽיךָ׃
Antes de formarte en el vientre te conocí; y antes de que salieras del vientre te santifiqué y te ordené ser profeta a las naciones (nabi la’goim).
En el targum en arameo de Jeremías 1:5 se lee la expresión: “nebe mashke kas dilwat le’ammaya-נְבֵי מַשְׁקֵי כַס דִלְוָט לְעַמְמַיָא”. RaSh”I explica que las palabras ‘נָבִ֥יא לַגּוֹיִ֖ם’ (nabi laGoim) se refiere a los Bene Israel quienes se conducían imitando a las naciones paganas (Aku”M) (Cfr. Devarim 18:15), mientras que la expresiòn Nabí (profeta) se refiere indudablemente a Yirmiyah (Cf. RaSh”I, Avot D'Rabbi Natan 2: 5) Probablemente Muhammad (o aquel que compiló el Corán) habrán escuchado de los judíos de Medina en Arabia la versión aramea de Yirmiyah y habrán entendido todo mal, ya que aquel personaje no fue ni profeta, ni la Torah, ni los profetas hacen alusión a él, incluso la misma Torah especifica cómo deberá ser el profeta que Di’s levante entre el pueblo de Israel, tal como se lee en Devarim / Deuteronomio 18:15: 
בִ֨יא מִקִּרְבְּךָ֤ מֵאַחֶ֙יךָ֙ כָּמֹ֔נִי יָקִ֥ים לְךָ֖ יְהוָ֣ה אֱלֹהֶ֑יךָ אֵלָ֖יו תִּשְׁמָעֽוּן׃
Un profeta de entre ustedes, de sus hermanos, como yo [es decir, como yo soy de entre ustedes y de sus hermanos: es decir hebreo], el Etern-o su Di-s les levantará [en mi lugar, y así, de profeta a profeta]; a él escucharás. 
-Traducción de Rabi Shraga Silverstein z”l.
Mientras que en la traducción al árabe por el RaSa”G (Rab Sa’adia Gaón) se lee:
לכן אי נבי מן בינכם מן בעץ֗ אכ֗ותך מת֗לי ינצבה לך אללה רבך מנה פאקבלו
لكن اي نبي من بينكم من بعض اك'وتك مثلي ينصبه لك الله ربك منه فاقبلو
Cuya traducción al español suena así:
Sin embargo, cualquier profeta (aya’ nabi’in) entre ustedes [oh Israel] que sea como yo (hebreo); Allah (Di’s) vuestro Señ-r (Rabaj) lo ha instalado para ti, así que aceptadlo. 
En ningún momento la Torah en hebreo o en su traducción e interpretación en árabe se le da la posibilidad que se trate de un profeta gentil.