La opinión judía contra el Evangelio de Marcos

 


¿El Evangelio de Marcos un texto bizantino?

 

Explica el profesor Peter Head de la Universidad de Oxford y profesor titular de Nuevo Testamento, Tyndale House and Faculty of Divinity, de la Universidad de Cambridge en el libro ‘The Early Text of the New Testament’ (‘El texto temprano del Nuevo Testamento’) que los recursos que se tienen de los manuscritos para el texto temprano del Evangelio de Marcos son relativamente escasos, especialmente en comparación con los otros evangelios canónicos y la mayoría de los otros libros del NT. P. Head indica que el período que se clasifica legítimamente como 'temprano' al Evangelio de Marcos es en la época pre-Constantiniana, o anterior a los grandes unciales que surgieron en el siglo IV, ya que se tiene sólo se tiene un manuscrito en papiro en griego, y ese manuscrito es el P45 el cual está, bastante mal conservado.

 

Peter Head explica que existe escasez de manuscritos de tal evangelio, junto con la relativa ausencia de información sobre el texto de Marcos en el período temprano, es algo que distingue el texto de Marcos del de los otros tres evangelios canónicos. Al querer interrogar el texto antiguo del Evangelio de Marcos en su versión primitiva, únicamente se tienen textos procedentes del siglo IV. Desde el siglo IV en adelante también tenemos testigos manuscritos de las traducciones de Marcos al latín, al arameo y copto que ciertamente se hicieron en el período "temprano" e informaron acerca de la transmisión del texto de Marcos en ese período, aunque la evidencia manuscrita real es posterior (algunas de ellas considerablemente). Las referencias a Marcos y las citas de Marcos en escritores cristianos de los siglos II y III también son relativamente poco comunes (a diferencia de los manuscritos, esta situación no mejora significativamente en los siglos posteriores).

 

Peter Head menciona que el texto de Marcos es relativamente menos seguro que los otros evangelios canónicos. Es el caso que existen problemas textuales al principio y al final del evangelio, así como muchos otros pasajes en los que persiste un desacuerdo significativo entre eruditos textuales. Por ejemplo, en el Textus Receptus, el Evangelio de Marcos se publicó con 678 versos (Erasmus 1516; Stephanus 1551), mientras que en los textos griegos críticos modernos hay generalmente 661 versos (versículos omitidos: 7:16; 9:44, 46; 11:26; 15: 28; 16: 9-20) ¿Dónde quedó la supuesta inspiración divina que tiene el Nuevo Testamento ante tales diferencias? Sencillamente no existe. Además, en una comparación de siete ediciones modernas del Nuevo Testamento griego, el texto de Marcos tiene menos versos de texto idénticos que cualquier otro documento del Nuevo Testamento (y fue el único documento del NT en el que menos de la mitad de los versículos se imprimieron exactamente en la misma forma en las siete ediciones). Esto sugiere, como señaló la profesora emérita de Nuevo Testamento en la Episcopal Divinity School de Cambridge, Joanna Dewey, 'los eruditos han tenido mayor dificultad para ponerse de acuerdo sobre el texto de Marcos' (en comparación con los otros Evangelios). (ver. Dewey, ‘Survival of Mark’s Gospel’, 505–6.)

Tanto, Peter Head, Joanna Dewey y Charles E. Hill indican que el texto del Evangelio de Marcos se encuentra ubicado entre la época pre-constantiniana y constantina, antes de eso no hay nada de evidencia histórica sobre la existencia de tal evangelio en el siglo I. 

 

¿Evidencia entre los primeros Padres de la Iglesia?

Los académicos expertos en el estudio del Nuevo Testamento, explican que no se sabe mucho sobre la publicación y distribución más temprana del Evangelio de Marcos. Los paralelismos entre la triple tradición, la plausibilidad con la que se pueden atribuir las diferencias a las tendencias redaccionales de Mateo y Lucas, y la forma en que sus narrativas divergen más fuertemente cuando falta Marcos (es decir, en las narrativas del nacimiento y la resurrección de Yeshu), sugiere fuertemente que el Evangelio de Marcos fue conocido y utilizado como material de referencia tanto por Mateo como por Lucas. También es muy probable que el autor del Cuarto Evangelio conociera a Marcos, ya que este Evangelio presupone cierto conocimiento de las tradiciones de Marcos por parte de sus lectores. El famoso teólogo cristiano Richard John​ Bauckham ha argumentado que dos comentarios entre paréntesis relacionan la secuencia cronológica de Juan con la de Marcos (3:24) e identifican por su nombre a un personaje no identificado en Marcos (Juan 11:2) 

(ver. R. J. Bauckham, ‘John for Readers of Mark’, in R. Bauckham, ed., The Gospels for All Christians: Rethinking the Gospel Audiences (Edinburgh: T&T Clark, 1998), 147–71.) 

La evidencia combinada para el uso y conocimiento de Marcos en la parte de los otros evangelistas canónicos sugiere un conocimiento y respeto temprano y generalizado. Para Marcos como texto escrito y recurso de información sobre Yeshu; al mismo tiempo, indica el deseo de otros de mejorar y complementar el historial de Marcos. 

 

Papías de Hierápolis.

Un notable ejemplo de esto, es Papías, líder de la iglesia en Hierápolis (Asia Menor) en la primera mitad del siglo II también conocía un texto del evangelio atribuido a Marcos (según extractos citados en Eusebio, Historia Eclesiástica 3.39.15). 

Papías proporciona la primera declaración de una conexión entre Marcos y Pedro, que se repitió y desarrolló en escritores posteriores. 

(Ver. Cf. Justino Mártir, Diálogo con Trypho 106.9f; Ireneo, Contra las herejías 3.1.1; Clemente de Alejandría, acc. Eusebio, Eccl. Hist. 6.14.5–7; Tertuliano, Contra Marción 4.5.3.)

En otras partes del mismo período del siglo II, no hay evidencia sólida del conocimiento y / o uso del Evangelio de Marcos en ninguno de los llamados Padres de la Iglesia. Es interesante que el Comité de la Sociedad de Teología Histórica de Oxford (The Committee of the Oxford Society of Historical Theology) no encontró rastro alguno de Marcos en el Evangelio de Bernabé, el Didaché, 1 Clemente, Policarpo y 2 Clemente. (ver. The New Testament in the Apostolic Fathers (Oxford: Clarendon, 1905).) Dos ejemplos de frases paralelas, o 'alusiones muy dudosas', se encontraron en Ignacio (Efesios 16.2 // Marcos 9: 43); (Epístola Esmirna 10.2 // Marcos 8:38), pero no demuestra conocimiento sobre la existencia del Evangelio de Marcos

 

El Pastor de Hermas.

La obra gnóstica del Pastor de Hermas proporciona la mejor evidencia, pero esto equivale a un único paralelo cercano a algún material exclusivamente favorable al Evangelio de Marcos (Hermas, Mand. 4.2.1 // Mark 6:52), junto con otros paralelos al material de la triple tradición sinóptica, algunos de los cuales podrían haber venido de Marcos. Esto puede ser un eco del Evangelio de Marcos, pero no constituye una fuerte evidencia de que Pastor de Hermas conociera el texto del Evangelio de Marcos y aún menos evidencia del uso, recepción e interpretación del Evangelio de Marcos. La evidencia textual sugiere que el final original del Evangelio de Marcos resultó ser menos satisfactorio en algunos círculos y se produjo un nuevo final (el final largo, Marcos 16: 9-20) en el siglo II, aunque la fecha y el lugar no se pueden determinar. Dibujar sobre material de Mateo, Lucas y Juan, este fin adicional, sirvieron para autenticar algunos aspectos de la actividad misionera actual de la iglesia, especialmente al brindar apoyo a los predicadores cristianos itinerantes; claramente, se percibió que el Evangelio era lo suficientemente “valioso” como para justificar esta mejora a fin de satisfacer las necesidades de las generaciones presentes y futuras. (ver. 8 J. A. Kelhoffer, Miracle and Mission (Tübingen: J. C. B. Mohr (Paul Siebeck), 2000), 155.) Es decir, el Evangelio de Marcos actual es una mera fabricación posterior, cuyo fin era el satisfacer la agenda misionera entre los paganos de la época bizantina. 

 

Justino Martir.

Ambas formas del Evangelio de Marcos continuaron circulando hasta al menos el siglo IV (las primeras traducciones también muestran una variedad en este punto), después de lo cual la forma más larga se convirtió en la forma textual dominante del Evangelio de Marcos. En la mitad del segundo siglo, el del Evangelio de Marcos se conocía sólo como el recuerdo de Pedro (Dial 106.3 debe ser Marcos debido a dos elementos exclusivamente presentes en Marcos 3: 16-17). En el contexto inmediato, Justino Martir también alude tanto a Lucas como a Mateo (Dial. 106). La tendencia armonista evidente en el Final Largo que sugiere que Marcos el cual no fue interpretado de forma aislada de los otros Evangelios sino en conexión con el testimonio de los otros tres. Esta forma más larga fue utilizada por Taciano en su Diatessaron y citada por Ireneo en su discusión del canon de los cuatro Evangelios. Incluso, Justino pudo haber conocido el final largo (Apol. 1.45), aunque incluso si lo conoció, puede que no lo hubiera conocido como el final largo del Evangelio de Marcos. Ireneo definitivamente cita el final largo como el final del texto del Evangelio de Marcos (Adv. Haer. 3.10.5 f).

 

Ireneo, Orígenes y manuscritos posteriores.

Los expertos en el estudio del Nuevo Testamento aceptan que se carecen los primeros manuscritos del Evangelio de Marcos, se puede determinar algunas características de la transmisión de un borrador anterior al Evangelio de Marcos en el siglo segundo a partir de lecturas variables atestiguadas en Ireneo, Orígenes y manuscritos posteriores. Las fuerzas gemelas de las 'mejoras' al texto, ya sean históricas o teológicas (por ejemplo, en 1:1, 2; 6:3), y la armonización para hacer que el texto sea más compatible con los otros evangelios (por ejemplo, Marcos 1:41; 15:28), ambos ejercieron algo de fuerza. Linton trazó un gran número de mejoras textuales o manipulaciones al Evangelio de Marcos que reflejaban una 'intención de producir un texto claro y razonable, en el que se eliminaron las ofensas más evidentes contra el estilo y la gramática griega'. (Ver. O. Linton, ‘Evidences of a Second-Century Revised Edition of St Mark’s Gospel’, NTS 14 (1968): 321–355) Algunas evidencias porque el conocimiento y uso del Evangelio de Marcos entre los gnósticos y otros grupos alrededor de la mitad del segundo siglo se encuentra en Irenus. Se refiere a los valentinianos que citan Marcos 5:31: '¿Quién me tocó?' (Adv. Haer. 1.3.3) y también Marcos 10:38: '¿Podéis ser bautizados con ¿el bautismo con que seré bautizado?” (Adv. Haer. 1.21.2). Ireneo también afirma que el Evangelio de Marcos fue preferido por: “aquellos que separan a Jesús de Cristo, alegando que Cristo permaneció impasible, pero que fue Jesús quien sufrió" (Adv. Haer. 3.11.7), presumiblemente una forma de adopcionismo. 

 

El mismo Ireneo correlaciona estrechamente el Evangelio de Marcos con los otros tres como uno de los Cuatro. Estos evangelios los identifica como los de Mateo, Marcos, Lucas y Juan y proporciona alguna información tradicional sobre cada autor (Adv. Haer. 3.1.1, también citado más adelante en Eusebio, Historia eclesiástica 5.8.2–4). Si bien esto se convierte en la visión teórica dominante desde finales del siglo II (como también en el Diatessaron de Taciano, en el pensamiento de Tertuliano —por ejemplo, Adv. Marc. 4.2— y se presume en el Canon Muratoriano), debemos señalar que el conocimiento de los contenidos del Evangelio de Marcos parece haber sido limitado. Aunque Ireneo cita extensamente de los escritos del Nuevo Testamento, y tiene algunas 626 citas de los Evangelios, él cita explícitamente solo tres pasajes como de Marcos; y en una ocasión cita Mateo 11:27 // Lucas 10:22 y escribe 'así lo ha escrito Mateo, y Lucas de manera similar, y también Marcos, y también por el contenido de Marcos'. que una forma textual desconocida de Marcos. 

 

Orígenes de Alejandría

Podríamos decir algo parecido sobre Orígenes. En la introducción a su comentario sobre Mateo, escribió que había 'aprendido por tradición acerca de los cuatro evangelios, que son los únicos incuestionables en la Iglesia de Dios bajo el cielo': Mateo, Marcos, Lucas y Juan (como se cita en Eusebio, Eccl. Hist. 6.25.4). En dos ocasiones, Orígenes hace comentarios que pueden sugerir que no conocía bien al Evangelio de  Marcos. Primero, en Contra Celsum, Orígenes escribe en respuesta a un comentario de Celsus acerca de Yeshu siguiendo el oficio de carpintero, que "en ninguno de los Evangelios corrientes en las iglesias se describe a Yeshu mismo como carpintero" (6.36); Esto puede reflejar el conocimiento de un texto del Evangelio de  Marcos que dice 6:3 como: 

ουχ ουτοϲ εϲτιν ο τεκτων ο υϲ τηϲ μαριαϲ

'¿No es éste el hijo del carpintero, el hijo de Marías?' 

o, como sugiere Metzger, puede ser ‘más probable que su negación se base en un lapso de tiempo de memoria, porque aparentemente estaba menos familiarizado con el Evangelio de Marcos que con los otros Evangelios’. (B. M. Metzger,  ‘Explicit References in the Works of Origen to Variant Readings in New Testament Manuscripts’, en Estudios históricos y literarios (Leiden: Brill, 1968), 101.) El segundo ejemplo ocurre en una discusión de la Oración del Señor en Mateo y Lucas. Orígenes afirma: 

Hemos buscado en Marcos para [encontrar] una oración similar que podría haber escapado a nuestra atención, pero no hemos encontrado rastro de ninguna” (de Orat. 18.3).

 

Clemente de Alejandría.

Las obras de Clemente de Alejandría (c. 150-215) contienen un gran número de citas de los Evangelios (alrededor de 700 citas de Mateo, 400 de Lucas y Juan). 

(ver. 6 M. Mees, Die Zitate aus dem Neuen Testmaent bei Clemens von Alexandrien (Bari: Istituto di Letteratura Cristiana Antica, Universita di Bari, 1970); C. P. Cosaert, The Text of the Gospels in Clement of Alexandria (Atlanta, Ga.: SBL, 2008).) 

Pero solo da una cita de Marcos, una extensa e inusual y una versión algo armonizada (Quis dives salvetur 4: 4-10). Los eruditos han visto si este es un tipo libre de cita o cita de un tipo de texto libre. Cualquiera que sea, la única cita del Evangelio de Marcos en comparación con cientos de citas de otros evangelios confirman el cuadro general de que, incluso cuando se conocía a Marcos, aparentemente no se usó de manera extensa. Aunque el Evangelio de Marcos es mencionado por muchos padres de la iglesia posteriores, la escasez de homilías y comentarios sobre Marcos en la época patrística es notable. El comentario más temprano es una obra del siglo quinto atribuida a Víctor de Antioquía, quien afirmó en el prefacio que él había 'arreglado en un comentario ordenado las explicaciones dispersas de Marcos por los maestros de la iglesia séptimo'. (ver. M. Cahill, ‘The First Markan Commentary’, RB 101 (1994), 266.) 

Es interesante que una figura del siglo VII escribió el primer comentario 'apropiado' sobre Marcos; señaló: 

'Me parece que la razón por la que los comentaristas del Evangelio han descuidado completamente a Marcos es porque él cuenta la misma historia que Mateo'.

.PsJerome, Commentarius in Evangelium secundum Marcum (PL 30: 589–644); M. Cahill, The First Commentary on Mark: An Annotated Translation (New York: OUP, 1997).

El relativo descuido de Marcos entre los Padres de la iglesia primitiva corresponde a las proporciones generales de manuscritos en el período temprano. Los primeros manuscritos de los Evangelios reflejan un marcado predominio de Mateo y Juan (entre el material en papiro: 27 incluyen a Juan; 25 incluyen a Mateo; 10 incluyen a Lucas; y solo 3 incluyen a Marcos). Es poco probable que esto refleje una distribución aleatoria para (al menos) por dos razones: en primer lugar, esto corresponde muy de cerca a la popularidad de los respectivos evangelios en la iglesia primitiva, en la medida en que esto puede determinarse a partir de la evidencia de las citas de los evangelios en los padres de la iglesia. La preferencia de citación en todos los escritores de los siglos II y III implica una clasificación clara de los evangelios en la iglesia primitiva en el orden: Mateo, Juan, Lucas, Marcos, que generalmente coincide con la proporción que tenemos en los primeros manuscritos en papiro, en un período posterior —las proporciones de material del evangelio preservadas fragmentariamente entre los manuscritos mayúsculos existentes son las siguientes: Mateo 30; Marcos 22; Lucas 19; Juan 22; correspondiendo mucho más de cerca a lo que podría esperarse dada la expectativa (apoyada sobre la base de los manuscritos existentes más completos) de que los Evangelios fueron transmitidos predominantemente dentro del formato del códice de cuatro Evangelios en este período posterior.

 

Los judeo-cristianos de Siria.

Existe un interesante texto, el cual fue encontrado Sh'muel Miklos Stern (S. M. Stern שמואל מיקלוש שטרן) en Istanbul Turquía, así como fue analizado por el Pr. Shlomo Pines Z”L (שלמה פינס ז"ל; http://www.shlomopines.org.il/) quien fue profesor de la Academia de Ciencias y Humanidades de Israel, tal documento se llama 'Tathbit Dala'il Nubuwwat Sayyidina' (تثبيت دلائل النبوة سيدنا) del autor 'Abd Al-Jabbar AlHammani' (عبد الجبار الهمداني-עבד אל-ג'באר אל-חמדני), correspondiente a “Los procedimientos de la Academia de Israel de Ciencias y Humanidades II, No.13” con el título de:

היהודים-הנוצרים במאות הראשונות של הנצרות על פי מקור חדש

(LOS JUDEO-CRISTIANOS

DE LOS SIGLOS TEMPRANOS DEL CRISTIANISMO,

SEGÚN UNA NUEVA FUENTE.)

Tal descubrimiento de escrituras judeocristianas incrustados en un libro en árabe - sólo se conoce en un solo manuscrito en Estambul - por el teólogo musulmán del siglo X, Abd Al- Jabbar. El contenido del pasaje en cuestión formó el tema de una conferencia que dio lugar a informes sobre nuevos evangelios, nueva luz sobre los orígenes del cristianismo, un detallado relato de la "historia trágica" de una secta judeo-cristiana, y así sucesivamente. 

Shlomo Pines explica que este trabajo fue escrito por el conocido autor mutazilita siglo X por 'Abd al-Jabbar. Sin embargo, en realidad, este teólogo musulmán se adaptó a sus propios fines, insertando numerosos escritos de interpolación que reflejaban las opiniones y tradiciones de una comunidad judeo-cristiana. 

El argumento de Pines de que el Tathbìt se basa en un texto judeocristiano descansa sobre todo en dos elementos que aparecen en él. El primero es la insistencia de 'Abd al-Jabbàr en que Yeshu vino a confirmar la ley mosaica, no a abrogarla, y su condena a los cristianos por no seguirla.  Pines comenta:

En mi opinión, es absolutamente inconcebible que un autor musulmán, que ciertamente consideraba que la ley mosaica había sido abrogada por Mahoma, atacara constantemente a los cristianos por no obedecer los mandamientos del Antiguo Testamento que él creía que habían sido anulados por decreto divino (Jewish Christians, 8). 

El segundo elemento es la declaración de 'Abd al-Jabbàr de que el idioma de Yeshu era el hebreo y que los cristianos lo abandonaron como "un truco y un complot" (Tathbìt, 154). Según Pines, el Tathbit tiene una “preocupación por el idioma hebreo” (Jewish Christians, 20.) que difícilmente se convierte en una mentalidad islámica.

 

En pocas palabras, Pines consideró imposible que un musulmán estuviera tan interesado en la ley mosaica y el idioma hebreo. Luego siguió el famoso dicho de Sherlock Holmes: "Cuando hayas eliminado lo imposible, lo que quede, por improbable que sea, debe ser la verdad". Por tanto, el autor del Tathbit debe ser un judío que crea en la ley mosaica y que el hebreo es un idioma sagrado, y un cristiano que cree que Yeshu fue el Mashiaj; en otras palabras, un judeocristiano.

Para ser justos, he simplificado demasiado el asunto. Pines sí señala otros elementos del Tathbit para apoyar su tesis, como, en primer lugar, el comentario de 'Abd al-Jabbàr de que “una secta [farìq] de ellos, que son la élite, cree que su Señor es un judío, el hijo de un judío, nacido de un judío, y que su madre es una mujer judía ” (p. 199). 

 

Pines, que traduce farìq-فريق como "secta", sugiere en los cristianos judíos que estos son cristianos judeocristianos y los identifica con un grupo judío nombrado por Rav Sa'adyà Gaón Al-Fayummí (m. 331/942) que considera a Yeshu como un profeta. (Kitab al-Amànàt wa-l-i'tiqàdàt 90). 

En segundo lugar, 'Abd al-Jabbàr cita Éxodo 4:22 en su argumento contra la filiación divina de Yeshu, (Tathbìt, 120) que Pines identifica como una estrategia judía típica. En tercer lugar, Pines sostiene que el paralelo que 'Abd al-Jabbàr establece entre Constantino y Ardashìr, el pre-regente persa islámico, no podría haberse hecho sin la ayuda de un texto preislámico.

 

Pines también sostiene que el relato de 'Abd al-Jabbàr de Pablo en el Tathhbit se basa en parte en la biografía de Pedro en el texto cristiano griego Martyrion tòn Hagiòn Apostolòn e Petrou kai Paulou. Los paralelos entre las dos obras son, admite Pines, temática y no literal. En el Martyrion, Pedro gana la conversión de la esposa de Nerón y otras dos mujeres prominentes, mientras que en en el Tathbit (Tathbìt, 157) Pablo tiene influencia sobre la esposa del emperador (a quien se identifica como Nerón, p. 160) y mujeres romanas (Tathbìt, 157). En el Martyrion, Pedro es acusado de mago, mientras que en el Tathbit de 'Abd alJabbàr relata que Pablo “enamoró [a los romanos] realizando encantamientos, medicina, magia y hechicería” (Tathbìt, 159). Lo más impresionante, quizás, es el hecho de que 'Abd al-Jabbàr hace que Pablo declare en el Tathbìt: “No me crucifiques verticalmente como nuestro Señor Cristo fue crucificado; más bien, crucifícame horizontalmente” (Tathbìt, 160). Como señala Pines, esto no concuerda con los relatos tradicionales del martirio de Pablo, donde es decapitado (siendo ciudadano romano). 

En cambio, es similar a los relatos del martirio de Pedro en el Matyrion y otros textos, en los que Pedro pide ser crucificado boca abajo, también por deferencia a la crucifixión de Yeshu. Finalmente, en un artículo sobre el material bíblico del Tathbit, Pines busca precedentes en evangelios apócrifos (aunque no necesariamente judeocristianos). Aquí no regresa a los escritos que le ocupan en los judeo-cristianos, sino más bien a los textos bíblicos apócrifos, incluidos los Evangelios siríacos antiguos, el Diatesseron persa, las paráfrasis de San Efrén (que Pines, siguiendo a Leloir, sostiene que son derivado de un Diatesseron siríaco), y el Evangelio de Pedro.

 

Pines, explica que en el texto del Tathbit  se menciona sobre la cisma de los judeo-cristianos de Jerusalem: el fracaso de los discípulos de Yeshu, en el cual se explica la relación de un fracaso histórico; La victoria recae en los agentes de la corrupción. En este texto contiene una relación de las fortunas de la primera comunidad cristiana de Jerusalén desde la muerte de Yeshu hasta la fuga de sus miembros con una breve referencia a sus tribulaciones en el exilio y (b) un relato del origen de los cuatro Evangelios canónicos y los exitosos esfuerzos hechos para poner fin al uso de los Evangelios Hebreos originales, tal como aparece en el folio 71b-72b, en el que se explica que los primeros judeo-cristianos junto con los romanos corrompieron el evangelio original (al-injil al-xahih) del cual surgió los otros cuatro evangelios canónicos entre otros evangelios, tal como se lee:

(71a) Después de él [Yeshu] sus discípulos (ajhab) estaban con los judíos y los hijos de Israel en las sinagogas de este último y observaron las oraciones y las fiestas de (los judíos) en el mismo lugar que este último.

(Sin embargo) hubo un desacuerdo entre ellos y los judíos con respecto a Yeshu.

Los romanos (a1-Rum) reinaron sobre ellos. Los cristianos (acostumbrados a) quejarse a los romanos acerca de los judíos, les mostró su propia debilidad y apeló a su compasión. Y los romanos se compadecían de ellos. Esto (usado) para suceder frecuentemente. Y los romanos dijeron a los cristianos: «Entre nosotros y los judíos hay un pacto que nos obliga a no cambiar sus leyes religiosas (adyan), pero si abandonáis sus leyes y os separáis de ellas, orando como nosotros (mientras nos enfrentamos) al Oriente, comiendo (las cosas) que comemos, y considerando como permisible lo que consideramos como tal, debemos ayudarte y hacerte poderoso, y los judíos no encontrarían camino alguno (para hacerte daño). Al contrario, serían más poderosos que ellos.

Los cristianos respondieron: "Haremos esto". (Y los romanos) dijeron:

Vayan, traigan a sus compañeros y traigan su libro (kitab)

(Los cristianos) fueron a sus compañeros, les informaron de lo que había sucedido entre ellos y los romanos y les dijeron:

“Traigan el Evangelio (al-Injil), y levántate para que vayamos a ellos.” 

Pero estos (compañeros) les dijeron: 

Has hecho mal. No se nos permite (dejar) que los Romanos contaminen el Evangelio”.

(71b) Al dar una respuesta favorable a los romanos, en consecuencia se han alejado de la religión. Por lo tanto, ya no se nos permite asociarnos con ustedes; Por el contrario, estamos obligados a declarar que no hay nada en común entre nosotros y vosotros ", y que les impidieron (tomar posesión) el Evangelio o acceder a él. Dos grupos de los que se mencionaron en primer lugar regresaron con los romanos y les dijeron: "Ayúdenos contra nuestros compañeros antes de ayudarnos contra los judíos, y quítenlos de nuestro Libro. Y los romanos escribieron acerca de ellos a sus gobernadores en los distritos de Mosul y en el Jazirat al-'Arab. En consecuencia, se hizo una búsqueda de ellos, Algunos (qawm) fueron capturados y quemados, otros (qawm) fueron asesinados.

En cuanto a aquellos que habían dado una respuesta favorable a los romanos, se reunieron y tomaron consejo sobre cómo reemplazar el Evangelio, ya que se les había perdido. (Así) la opinión de que un Evangelio debe ser compuesto (yunshi'u) se estableció entre ellos. Ellos dijeron: 

La Toráh consiste sólo en genealogías acerca de los nacimientos de los profetas y de las historias de sus vidas, vamos a construir un evangelio según este patrón. Cada uno de nosotros va a recordar lo que recuerda de las palabras (ajfar) del Evangelio y de (las cosas) sobre las cuales los cristianos hablaron entre sí (al hablar) de Yeshu”. 

En consecuencia, algunas personas (qawm) escribieron un Evangelio, después de que otros (qawm) escribieron (otro) Evangelio. (De esta manera) se escribió cierto número de Evangelios (Sin embargo) una gran parte de lo que estaba (contenido) en el original de entre estos (hombres), uno tras otro, que conocían muchas cosas que estaban contenidas en el verdadero Evangelio (al-injil al-xahih), Pero con el fin de establecer su dominio (ri'asa), se abstuvieron de comunicarlos, y en todo esto no se hizo mención de la cruz ni del crucifijo. Según ellos había ochenta Evangelios, pero su número disminuyó constantemente y se redujo hasta que sólo cuatro Evangelios, que se deben a cuatro individuos (nafar), cada uno de ellos compuesto en su tiempo por un Evangelio. Otro vino después de él, vio que (el Evangelio compuesto por su predecesor) era imperfecto, y compuso otro que según él era más correcto (axahh), más cercano a la corrección (al-xihha) que el Evangelio de los demás.

Entonces no hay entre ellos un Evangelio (escrito) en el lenguaje de Yeshu, que fue dicho por él y sus compañeros (axhab), es decir, el hebreo (al-'ibraniyya) el lenguaje, que es el de Abraham (Ibrahim), el amigo (khalil) de Di-s y de los otros profetas, (la lengua) que fue hablado por ellos y en la cual los Libros de Di-s les fueron revelados y a los otros Hijos de Israel, y en los cuales Di-s se dirigió a ellos.

(Por) lo tanto han abandonado (taraka) (este idioma). Los sabios (al-'ulama') les dijeron: 

“Comunidad de cristianos, renuncien a la lengua hebrea, que es la lengua de Yeshu y los profetas (que estaban) delante de él, la paz sea con ellos,

(72b) en otros; En algunos de ellos (hay pasajes) que no se encuentran en el otro. Hay relatos sobre personas -hombres y mujeres- entre los judíos, los romanos y otras (naciones, que) dijeron esto (u aquello) y lo hicieron. Hay muchas absurdidades, (muchas) cosas falsas, estúpidas, muchas mentiras obvias y contradicciones manifiestas. Fue esto lo que la gente ha estudiado a fondo y ha sabido diferenciar. Sin embargo, una persona que lo lee se da cuenta de esto si lo examina cuidadosamente. Algo -pero poco- de los dichos, de los preceptos de Yeshu y de la información sobre él también se encuentra allí.

En cuanto a los cuatro Evangelios: uno de ellos fue compuesto por Juan (Yujanna) y otro por Mateo. Luego, después de estos dos, vino Marcos (M.r.q.s) que no estaba satisfecho con sus dos Evangelios. Luego, después de éstos vino Lucas (Luqa), que no estaba satisfecho con estos Evangelios y compuso (todavía) otro. Cada uno de ellos era de la opinión (wa-kana `inda kull wahid min ha`ula') que el hombre que había compuesto un Evangelio antes de él, había dado una cuenta correcta de (ciertas) cosas y había distorsionado (akhalla) otros; Y que otro (Evangelio) sería más merecedor de reconocimiento y más correcto. Porque si su predecesor hubiera tenido éxito en dar una explicación correcta, no habría sido necesario que compusiera otro, diferente de la de su predecesor.

Ninguno de estos cuatro Evangelios es un comentario sobre otro (Evangelio); (No es un caso de) alguien que viene después (alguien más) que comenta sobre el libro de su predecesor, dando primero un relato de lo que éste había dicho, y luego (proponiendo) un comentario. Sepa esto: (el que compuso un Evangelio) hizo esto, porque otro hombre había quedado corto de éxito (qaxxara) (en su tarea).

Estas sectas (cristianas) son de la opinión de que estos cuatro (Evangelistas) eran compañeros y discípulos de Yeshu. Pero no saben, o no tienen información (sobre el tema), quiénes eran. En este (punto) pueden (simplemente) hacer una reclamación. Porque Lucas menciona en su Evangelio que nunca había visto a Yeshu.

Dirigiéndose al hombre por el que compuso su Evangelio, él es el último de los cuatro evangelistas, dice: "Yo conocía tu deseo del bien, del conocimiento y de la instrucción (al-adab), y yo compuse este Evangelio porque lo sabía y porque estaba cerca de aquellos que habían servido y visto la Palabra (al-kalima)." Así, él dice claramente en primer lugar que no vio la Palabra - ellos entienden que por esta palabra es Yeshu; Entonces él afirma haber visto gente que había visto a Yeshu. Pero de haberlo visto es una (mera) afirmación (de su parte). Si hubiera sido alguien merecedor de confianza, no tendría - en vista del (tipo de) información (que estaba a su disposición) - compuesto nada en absoluto. A pesar de esto, menciona que su Evangelio es preferible a los otros.

Cf. Gabriel Said Reynolds & Samir Khalil Samir. (2010). Abd al-Jabbar, Critique of Christian Origins. USA: Brigham Young University Press. II:958-110. pp.92-98.

 

Si bien 'Abd al-Jabbàr no hace una comparación explícita, aquí sostiene los evangelios cristianos al del relato judeo-cristiano que los encuentra terriblemente deficientes. Esta estrategia proviene del hecho de que su propio sistema apologético se basa en la autoridad del relato judeo-cristiano. Según el estándar judeo-cristiano, las escrituras cristianas sólo son válidas en su idioma original: el hebreo. El hecho de que los evangelios ya no estén en ese idioma (según el relato judeo-cristiano) es un signo de su invalidez. Más concretamente, los cristianos no abandonaron el idioma original del Evangelio por accidente o malentendido, sino por un complot de sus líderes, quienes, teniendo alguna idea del verdadero Evangelio, buscaron encubrir su salida de él para ganar poder. Después de que se suprimió el evangelio original, continúa 'Abd al-Jabbàr, los cristianos escribieron sus evangelios de una manera obviamente imperfecta. 

Aquí 'Abd al-Jabbàr sostiene que el hecho de que estos múltiples evangelios no fueron escritos de una sola vez, ni como comentarios de evangelios anteriores (una práctica que era familiar para' Abd al-Jabbàr), indica que los mismos autores de la los evangelios reconocieron las deficiencias del trabajo de su predecesor. Los propios cristianos se dieron cuenta de que tenían un problema en sus manos. 

 

Conclusión

Hemos visto que las pruebas disponibles sugieren que Marcos no fue copiado, comentado o incluso aludido con tanta frecuencia como los otros evangelios canónicos. Con una excepción importante, los primeros papiros de Marcos, aunque del siglo IV y posteriores, tenemos numerosos manuscritos (todos los cuales incluyen a Marcos como uno de los cuatro evangelios canónicos). Se puede argumentar que nuestros testigos del siglo IV representan copias de un texto temprano de Marcos bien conservado, y que las formas más libres del texto, en P45 y en Clemente, podrían derivarse de dicho texto. Los nuevos descubrimientos de manuscritos en papiro de Marcos permiten comparar más ampliamente a los testigos del siglo IV con material anterior (como se puede hacer con Mateo, Lucas y Juan).Otro dato muy interesante es el de la fuente judeo-cristiana de ‘Abd Al-Jabbar encontrado en el Tathbit en el cual podemos rastrear las partes pre-bizantinas del Evangelio de Marcos, y así poder entrever la versión judeo-cristiana de tal evangelio, acompañada por la lectura más antigua encontrada en el Codex Sinaiticus con el objetivo de encontrar al Jesús Histórico, o al Yeshúa del que hablan los misioneros mesiánicos, y así con tal rigor, refutar sus nuevos argumentos.

 

¿Por qué hacer esto?

Es importante ya que se puede demostrar que el Evangelio de Marcos, uno de los más antiguos, es uno de los más antisemitas. La actitud del Evangelio de Marcos hacia la nación judía es algo complicada y no se puede caracterizar adecuadamente en un simple, sin reservas declaración. Por tanto, si bien puede creer que los judíos:

1) Disfrutaron de la prerrogativa de ser los primeros entre los hombres en haber escuchado el mensaje de Yeshu o evangelio dirigido a ellos.

2) e incluso que los paganos sólo pueden tener la oportunidad de conocer a Yeshu este al ser rechazado por su propio pueblo. 

3) sin embargo parece tener el punto de vista de que Yeshu en cierta medida anticipa la obra de su misión con los paganos.

Además, en cualquier intento de comprender el pensamiento del Evangelio de Marcos sobre la cuestión judía es importante tener en cuenta que el mutuo de las relaciones entre el judaísmo y el cristianismo tendieron a deteriorarse con el pasar del tiempo. Cuando se estaba escribiendo el evangelio, tal mensaje estaba teniendo una amplia aceptación en el mundo no-judío, pero los judíos en su mayor parte continuaron mostrando a no estar dispuestos a responder a su llamado de apostasía que ofrecía Yeshu y respectivamente la temprana comunidad cristiana.

 

***

A continuación, exponemos un análisis minucioso hecho acorde al relato judeo-cristiano encontrado en el Tathbit que tiene ‘relación’ con el Evangelio de Marcos, para ello, hemos utilizado uno de los códices más antiguos tal como es el Codex Sinaiticus con el objetivo de refutar al nuevo ‘ídolo’ del Jesús Histórico o Yeshúa ben Yosef [Pandira] que ha sido por académicos biblistas y ha sido utilizado por los misioneros mesiánicos con el objetivo de lanzar una nueva campaña de evangelización entre el pueblo judío y entre noajidas.

 


Marcos 1:1: La adición bizantina del título Hijo de dios' sobre Yeshu en el Evangelio de Marcos. 

Marcos 1:1b: El origen de la palabra ‘Evangelio’ y su relación con los sacrificios paganos. 

Marcos 1:2-3: ¿Profecías mesiánicas? ¿Corrupción en el Evangelio de Marcos?

Marcos 1:9-11: ¿Una Bat Kol en el Evangelio de Marcos?

Marcos 1:12-13: ¿Paganismo en el relato de la Tentación de Yeshu?

Marcos 2:23-28: ¿Yeshu cómo shomer shabat?

Marcos 5:1-20: ¿Yeshu como un endemoniado?

Marcos 5:1-20: ¿Marcos plagió una parte del texto de la Odisea de Homero?

Marcos 5: 38-41: ¿Talita Koum como una fórmula mágica?

Marcos 7:1-8: Yesh”u contra la takanah de Netilat Yadaim.

Marcos 7:15 y 19: ¿Un permiso para ingerir carne de cerdo?

Marcos 8:27-30: ¿Yeshu como un Xhrestos (bueno) o como un Xristos (Mesías)?

Marcos 8:31-34: ¿Yeshu cómo idolatra confeso? ¿El Jesús Histórico contra Pedro y la comunidad judía?

Marcos 10:1-12: ¿Castración mesiánica? ¿Yeshu enseñó el matrimonio y la castración acorde a las leyes romanas?

Marcos 10:17-18: ¿Yeshu como un buen rabino? ¿Yeshu cómo un poseído?

Marcos 10:45: Yeshu mintió al decir que venía a servir y mintió en ser un sacrificio humano.

Marcos 11:1-11: ¿Yeshu entró a la ciudad de Jerusalem de forma vergonzosa? Un apunte sobre una fuente judeo-cristiana del siglo VII.

Marcos 12:35-37: Un Mesianismo de ficción ¿El salmo 110:1 se refiere a Yeshu o este pasaje es un añadido patristico?

Marcos 13:32: La ignorancia del dios trinitario.

Marcos 14:3-9: ¿Yeshu tuvo una prostituta al igual que Tito Flavio?

Marcos 14:10-11: ¿Yehudah Ish Keriot se presentó ante las autoridades romanas para entregar al corrupto Yeshu?

Marcos 14:22-24: Las raíces paganas de la Eucaristía. ¿El seder de Pesaj mesiánico también es paganismo?

Marcos 14:36: Yeshu demostró que no era ninguna divinidad.

Marcos 14:41-46: ¿Judas Iscariote entregó a Yeshu u otro hombre para que se le colgara?

Marcos 14:51-52: ¿Yeshu tuvo un amante homosexual? Yeshu y el joven aromanus.

Marcos 14:65: ¿Se cumplió la "profecía" de Isaías 50:6 en Yeshu? ¿Hamán como sombra de Yeshu?

Marcos 15:1-15: Yeshu cercano al imperio romano.

Marcos 15:17-47: La crucifixión bizantina de Yeshu y, sus las raíces hebreas del colgamiento de Yeshu por haber practicado brujería.

Marcos 16:1b-8: La farsa de la resurrección de Yeshu; Yeshu ahorcado tal como se estipula en Deuteronomio 21:22-23.





x

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para nosotros!