5/06/2019

Las dos secciones del Talmud que quieren eliminar los supremacistas de lo moral.

BS"D

Esta es la sección del Talmud (Sanhedrin 63b) que los supremacistas de lo moral quieren que se censure del Talmud, debido que en tales secciones se trata sobre la halajah permisible de burlarse de la avodah zarah (ver. Shuljan Aruj, Yoreh De'ah 147:5; Tur, Yoreh Deah 147) en tales secciones se lee lo siguiente:
ב אמר רב נחמן: כל ליצנותא אסירא [ליצנות אסורה], חוץ מליצנותא [מליצנות] של עבודה זרה, דשריא [שהיא מותרת]. דכתיב[שנאמר]: "כרע בל קרס נבו... קרסו כרעו יחדו לא יכלו מלט משא" (ישעיה מו, א–ב), והוא מפרשו שהם כורעים לעשות צרכיהם ואינם יכולים לעצור את משא הצואה שלהם.
§ Rav Najman dice: Todos los tipos de burla están prohibidos, excepto la burla de la adoración de ídolos, que está permitida, como está escrito: “Bel se agacha, Nevo se inclina ... se inclinan, se encorvan juntos, pero no pueden transportar la carga (Yeshayah 46: 1-2). El verso se interpreta en el sentido de que se agachan para defecar y no pueden retener sus excrementos.
-Talmud Bavli masejet Sanhedrin 63b, versión al hebreo Steinsaltz.

Mientras que la otra sección que buscan eliminar los supremacistas de lo moral se encuentra en el tratado de Megilah 25b:
וכיוצא בו אמר רב נחמן: כל ליצנותא [ליצנות ומילים מגונות] אסירא [אסורה], בר מליצנותא [חוץ מליצנות]של עבודה זרה דשריא [שהיא מותרת]. וראיה לדבר,דכתיב [שנאמר]: "כרע בל קרס נבו" (ישעיהו מו, א), שאנחנו מבינים אותו שהנביא מתאר שהבעל כורע לעשות צרכיו. וכעין זה מפרשים "קרסו כרעו יחדו לא יכלו מלט משא" (ישעיהו מו, ב), באותו מובן.
De manera similar, Rav Najman dijo: Todas las burlas y obscenidades están prohibidas, excepto las burlas de la adoración de ídolos, que están permitidas, como está escrito: "Bel se agacha, Nevo se inclina" (Yeshayah 46:1). El profeta se burla de estos ídolos describiéndolos como agazapados para defecar. Además, está escrito: “se inclinan, se encorvan juntos, pero no pueden transportar la carga (Yeshayah 46:2)...

¿Cuál es la razón?
Es la exposición de "valores" morales que dijo Yesh”u en el sermón del monte (Mateo 5-7; Lucas 6, 17–49) en Kefar Hitiya, tal exposición de "valores" ellos consideran que es valida, sobre todo las palabras del mamzer quien dijo: אל תדינו פן תדונו - “No juzguen para que no sean juzgados-μη κρινεται ϊνα μη κριθητε”. (Mateo Hebreo 26:1; Mt Gr 7:1, Codex Sinaiticus folio 203) Por tanto, los supremacistas de lo moral consideran que NO se debe y NO se puede hacer burla a la avodah zarah impulsada por los misioneros, ni siquiera se puede hacer una crítica de un ápice de lo que hacen los misioneros o de las palabras de Yeshu, esto es debido a las palabras de Yeshu son válidas en esta sección del Evangelio, ya que consideran como dijera Joseph Klausner que "tal discurso moral" es rescatamble para el pueblo judío, tal como escribe al final de su libro ‘Jesús de Nazaret’ pp. 412-413:
ningún judío, en consecuenci, puede pasar por alto el valor de Yeshu y su doctrina desde el punto de vista de la historia universal… Si llega el día en que ese código sea despojado de sus envolturas de milagros y misticismo, el Libro de la Ética de yeshu será uno de los tesoros más selectos de la literatura de Israel para todos los tiempos...(Jalila).
Aquellos supremacistas de lo moral muchos de ellos pertenecen a la religión agnóstica, o peor aún son los de la secta del "Buenismo", quienes van repartiendo ostias con su hipócrita moral y son incapaces de siquiera de donar un euro para cualquier organización humanitaria. Explica Walter Benjamin en su obra ‘Escritos La literatura infantil, los niños y los jóvenes’ que acorde a la ética kantiana, en cuestión es imprescindible un anclaje en lo filosófico; Kant distingue entre legalidad y moralidad y a veces expresa tal diferencia de este modo:
Para que algo sea considerado moralmente bueno, no es suficiente que esté de acuerdo con la ley ética; es preciso que se haga por amor a ella .
Eso marca otra la determinación más de la voluntad la cual es “inmotivada”, está condicionada únicamente por la ley moral cristiana, por una norma: ¡obra el bien cristiano! (p. 35) Tal supremacía moral se llega incluso a imponer por delante de la política o la religión. La supremacia moral sirve en el mejor de los casos para ser un vil servilismo de los detentadores del poder. (Michael Löwy, Walter Benjamin: Aviso de Incendio, FCE, México, 2001, p. 83) Acertadamente dice Hanna Arendt que el tema de la moralidad hipócrita es uno de los más importantes en tragedias, comedias y novelas. La moralidad hipócrita, tal como era practicada por la burguesía, se convirtió en el signo relevante de ese esprit de sérieux que es siempre pomposo y nunca sincero. Esta división entre la vida privada y la pública o social nada tiene que ver con la justificada separación entre las esferas personal y pública, sino que es más bien reflejo psicológico de la lucha decimonónica entre bourgeois y citoyen, entre el hombre que juzgaba y utilizaba todas las instituciones públicas por la medida de sus intereses privados y el ciudadano responsable que se sentía preocupado por los asuntos públicos como tales. (Hanna Arendt, Los orígenes del Totalitarismo, Taurus, Madrid, 1998, p. 276), ya avanzada la imposición de los intolerantes supremacista de lo moral, anularon la conciencia privada de quienes no pensaban más que en salvaguardar sus vidas privadas. Tras unos pocos años de poder y una sistemática coordinación, los nazis pudieron afirmar con justicia: «El único hombre que en Alemania es todavía una persona particular es alguien que está dormido» (p. 278). Karl Popper explicaba sobre la necesidad de responder aquellos supremacista de lo moral, ya que “Tenemos por tanto que reclamar, en el nombre de la tolerancia, el derecho a no tolerar la intolerancia.” La tolerancia ilimitada de los supremacista de lo moral es un serio problema en estos tiempos. Nosotros no podemos permitirnos que esta actitud de pasividad nos termine convirtiendo en víctimas de los intolerantes supremacistas de lo moral. Debemos estar preparados para enfrentar la irracionalidad humana de estos sujetos, que se escudan tras estas sociedades mediocres para tratar de imponer acciones o modelos de vida, que se basan en el argumento radical de la estupidez hacía a los demás, ya que los supremacistas de lo moral anhelan que los niveles de censura que se tenían durante la Edad Media regresen y así ellos puedan seguir apoyando indirectamente con la misión milenaria de convertir judíos al cristianismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para nosotros!