1/13/2019

6.4.3 La huida de Yeshu a Egipto: Mateo 2: 13-15 (§4)

BS"D


6.4.3 La huida de Yeshu a Egipto: Mateo 2: 13-15 (§4)
El siguiente comentario es solo una oración corta, que sigue a Mateo 2:15. Su brevedad podría indicar que el argumento era bien conocido, o que Shem Tov no lo consideró demasiado pertinente.

El transcriptor dijo: Miren esto, (cómo podría) Dios, que lo alabe, (¿cómo es) le diga a su hijo que huya? Él no hizo esto a Mosheh, quien fue criado por la hija de Faraón.
אמר המעתיק ראה זה שהאל ית֗ היה מבריח בנו לא עשה כן למשה שגדלו בת פרעה[1]

Shem Tov pregunta cómo Yeshu debería tener que huir de Herodes, si Mosheh, en una situación comparable, fue protegido de cualquier daño e incluso crío en la casa del monarca hostil. El argumento tiene similitudes con Yosef ha-Meqanne §22 (ver 4.5.3), Nitzajón Vetus §39 (ver 5.4.2), y también Contra Celsum 1.66. El argumento, sin embargo, no ocurre en Miljamot HaShem.[2]

6.4.4 El Bautismo de Yeshu: Mateo 3: 13-17 (§6)
Con la misma brevedad se cuestiona el bautismo de Yeshu, que de nuevo es similar a fuentes polémicas anteriores:

El transcriptor dijo: Ahora bien, ¿no dijo la primera parte (del evangelio de Mateo) que fue concebido por el Espíritu Santo? Y si es así, ¿por qué vino este y de dónde vino este otro Espíritu? Segundo, si esto es así, son (de hecho) cuatro deidades: Padre, Hijo y dos Espíritus.
אמר המעתיק והלא פ֗ר ֗א א֗ משהורתו מרוח הקודש א֗֗כ למה בא זה ומאין בא הרוח האחר שנית אם כן ארבעה אלוהות הם אב ובן ושתי רוחות.[3]

El argumento es una reminiscencia de lo que se vio en Miljamot haShem,[4] aunque con marcadas diferencias: Shem Tov está principalmente cuestionando la Trinidad aquí, mientras que Ya’acov ben Reuben se centra en la encarnación y la integridad moral de Yeshu. Sin embargo, ambos esencialmente están de acuerdo en que el descenso del Espíritu socava cómo los cristianos entienden a Yeshu ontológicamente. Influenciado por Miljamot HaShem esto muestra una comprensión bastante poco común de la llegada del Espíritu Santo, de hecho, Shem Tov interpreta la decencia del Espíritu Santo en el bautismo de Yeshu como una especie de segunda encarnación (o encarnación) adicional de Yeshu. Además, el argumento se basa en la premisa de que el Espíritu Santo se encarnó, y que el nacimiento y el bautismo significarían que hay dos Espíritus Santos, es decir, dos personas divinas, que se encarnaron en Yeshu.

6.4.5 La tentación de Yeshu: Mateo 4: 1-11 (§7)


[1] MS Plutei 2.17, f. 135v. ראש איך אפשר שהשי״ת מבריח בנו לא עשה כן למשה שגדלה בת פרעה בביתו
[2] Levy no menciona este comentario en absoluto, cf. Levy, "Capítulo Once", 139.
[3] MS Plutei 2.17, f. 136r.
[4] Cf. Miljamot haShem (ver 3.4.3) y Nitzajon Vetus § 160 (ver 5.4.3), cf. también Levy, "Capítulo Once", 139, 145-46.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para nosotros!