8/12/2017

El abandono del judaísmo sui géneris por la mayoría judeo-cristiana: El fracaso del movimiento de Yeshu.

BS"D


[El abandono del judaísmo sui géneris por la mayoría judeo-cristiana: El fracaso del movimiento de Yeshu]

Como se ha dicho, la afirmación de que los cristianos han abandonado la religión de Yeshu.[1] constituye un tema principal de los textos. Se dice que esta traición consiste, entre otras cosas, en la renuncia a la observancia de los mandamientos de la Torah de Mosheh. Es cierto que una orden se puede encontrar en un versículo del Corán (5: 50) para la noción de que Yeshu no abolió la Torah de Mosheh (Ley de Moisés). Sin embargo, a mi juicio, es totalmente inconcebible que un autor musulmán, que ciertamente consideraba que la Ley Mosaica había sido derogada por Mahoma, debía atacar constantemente a los cristianos por no obedecer los mandamientos del Tana”j que él creía que habían sido rescindidos por decreto divino. Algunos de los mandamientos mosaicos cuyo abandono por los cristianos es deplorado en estos textos un estrechos paralelos con en el Islam (esto se aplica a la circuncisión, a las leyes relativas a la pureza ritual y a la prohibición de comer cerdo). Otros, sin embargo (por ejemplo, los mandamientos que tratan con el Shabat y la prescripción concerniente a la dirección a la cual uno debe girar al orar), no son similares a las leyes islámicas relevantes. Suponiendo que un teólogo musulmán pudiera, por su propia voluntad, haber lanzado amargos reproches contra los cristianos por haber abandonado estos últimos mandamientos y haberlos reemplazado por otros diferentes, o haber usado con toda seriedad las interpretaciones judías de la ley que conocemos desde el Talmud Bavlí Masejet Shabbath 132a.  Para probar que Yeshu no profanó el shabat, o de nuevo pudo haber tenido la idea de citar, como lo hacen los autores de los textos, un pasaje no concluyente de los Evangelios (Juan 4:19-21) para probar que al orar Yeshu se volvió hacia Yerushalaim (Jerusalén),[2] uno tomaría una posición completamente insostenible. Tampoco un teólogo musulmán consideraba necesario en el curso de las polémicas dirigidas contra la doctrina de la divinidad de Yeshu e insertar una descripción impresionante de la agonía de Yeshu al aproximarse a la crucifixión. Como veremos al hablar del relato de la pasión de Yeshu que figura en estos textos, una de las principales tareas auto-impuestas de Abd al-Jabbar en su argumento contra los cristianos consiste en tratar de encontrar en los textos más bien intratables que son obligados a usar, pero que sólo sirven a su propósito hasta cierto punto, alguna confirmación de la visión del Corán según la cual Yeshu no fue crucificado. En resumen, la parte de los textos que se está debatiendo fue adaptada por Abd al-Jabbar o por sus ayudantes, que a veces mediante la adición de unas pocas palabras o unas pocas frases y a veces interpolando páginas enteras, incluso a una le otorgó un carácter superficialmente islámico, pero no fue originalmente compuesto por un musulmán.[3]

Esta conclusión negativa puede ya, en esta etapa, complementarse con una identificación positiva del medio religioso del que deriva la mayor parte de nuestros textos.





[1] La palabra árabe traducida por "Cristo" es al-masij-المسيح. Probablemente, la palabra siriaca correspondiente significando Mesías ocurrió en los textos originales. Sin embargo, existe la posibilidad de que el uso frecuente en nuestros textos de la palabra al-masij se deba al traductor, siendo éste el nombre árabe habitual de Yeshu.
[2] El hecho de que al principio de sus casos Mahoma también ordenó a sus seguidores que se volvieran a Jerusalén cuando la oración es irrelevante. En este sentido, en virtud de un mandamiento posterior de Mahoma, La Meca se había convertido en la Qibla de los musulmanes.
[3] El conocimiento familiar de un gran número de fuentes cristianas que aparecen en los textos no necesariamente necesariamente, por sí mismo, refuta la hipótesis de que su autor era musulmán, pero tiende a hacerlo muy improbable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para nosotros!