8/12/2017

Los Judeo-cristianos de los siglos tempranos del cristianismo según una nueva fuente: Los Nazarenos y ebionitas, dos clases de mumarim

BS"D


[Los Nazarenos y ebionitas, dos clases de mumarim]
La investigación que se requiere puede tomar como punto de partida una característica sobresaliente de los autores de la parte no islámica de los textos; Combinan la creencia en Yeshu (aunque no en su divinidad) con la insistencia en la observancia de la ley mosaica. Ahora bien, esta característica, que puede utilizarse para definirlos, es utilizada por Epifanio como una definición de la secta que él llama nazoraioi (Νασαραίοι), y que, en su terminología tal vez algo arbitraria, es una de las dos principales sectas judías cristianas, siendo el otro los ebionitas (Ἐβιωναῖοι). Dijo de los nazoraioi, que por conveniencia llamaremos nazarenos, que por estar obligado por la Torah, por los mandamientos concernientes a la circuncisión, al Shabat y a todos los demás mandamientos, están en desacuerdo con los cristianos y por su creencia en Yeshu difieren de los judíos (Epifanus, Panarion, I, 29, 7).[1]

Sin embargo, esta característica global no es el único punto de similitud entre los autores originales de nuestros textos y los cristianos judíos de los primeros siglos. La semejanza se extiende en detalles.

Por lo tanto, Ireneo afirma que los judíos cristianos (llamados por él, con el nombre de ebionitas) adoraban hacia Jerusalén, la evidencia era que, al igual que los autores de nuestros textos,[2] se enfrentaron al orar (IRENAEU5, Adversus Haereses, 1, 26 [MIGNE, Patrologia Graeca, Vii, Col. 687]).

De nuevo, como los autores de nuestros textos, los ebionitas de Epifanio (e indudablemente no sólo ellos, el argumento debió haber sido empleado por todas las sectas judías cristianas) utilizaron el hecho de que Yeshu fue circuncidado para probar que la circuncisión era obligatoria (Panarion, I, 30, 26). Ellos también abominaron a Pablo de Tarso, le contaron historias despectivas sobre él (Panarion, I, 30, 25)[3] y le imputaron motivos indignos. Un punto de semejanza entre los nazarenos de Epifanio y los autores de nuestros textos es la alta estima en que tanto el primero como el segundo tenían la lengua hebrea. Los nazarenos son, según Epifanio, «cuidadosamente ejercidos» en esta lengua, en la que se leen tanto el Tana”j como el Evangelio de Mateo (Panarion, I, 29, 7 y 9), mientras que un notable pasaje, que ocurre en la parte histórica de nuestros textos, elogió la lengua hebrea.

Tanto los nazarenos de Epifanio como los ebionitas de Orígenes, Hipolito y otros autores (estas dos denominaciones parecen designar una misma secta) consideran, como los autores originales de nuestros textos, que Yeshu era hombre y no Di-s, aunque estos últimos parecen han creído, como también lo han hecho los nazarenos de Epifanio (Panarion, I, 29, 7), que había algo sobrenatural en su nacimiento. Al igual que los ebionitas de Hipolito (ver Elenchus [editado por P. WENDLAND], Leipzig 1916, VII, 34, p.221), los autores originales de nuestros textos consideraron que Yeshu "completó" o "cumplió" (mutammiman [70a]) la Torah.(ישו השלים או 'מילא' את התורהيسوع مطمعة الشريعة موسى-)[4]

Las doctrinas de los ebionitas de Epifanio se consideran aproximadas a las de las porciones cristianas judías de las Pseudo-Clementinas. Por lo tanto, se dice que creen en un profeta verdadero que aparece en varias formas y formas a lo largo de la historia, para suprimir los textos que aparecen en el Tana”j como falsos, para rechazar los sacrificios sangrientos y considerar que su abolición y la prohibición de comer carne eran parte de la misión de Yeshu. Ninguna de estas enseñanzas, que se desvían de las de los cristianos judíos menos inclinados hacia la especulación que parecen haber estado, en general, contentos con la práctica de la piedad tradicional judía, son profesadas por los autores originales de nuestros textos. Como ya se ha señalado, consideraron que Yeshu aprobó la observancia de los sacrificios judíos. Según nuestros textos (69b) Yeshu prohibió los sacrificios que no fueron ofrecidos (o animales que no fueron sacrificados) por el Pueblo del Libro (ישו אסר קורבנות שלא הוצעו (או בעלי חיים שלא נטבחו) על ידי אנשי הספר (בני ישראל).). En un pasaje concerniente a Mani (que se traduce a continuación, véase Excursus I), mencionan que este heresiarca citó pasajes de los Evangelios que prohíben los sacrificios y los sacrificios. Comiendo carne; Pero consideraron claramente que estos pasajes no eran auténticos.
[[Hay temas concernientes tanto al eslogan de Epifanio de los "ebionitas" para grupos mesiánicos diferentes, como también a las Pseudo-Clementinas, que contienen varios estratos de desarrollo, son tardíos, y no representan a los ebionitas, sino más bien una tradición elkasita. Véase la introducción de G. Strecker a Kerymata Petrou, en el Nuevo Testamento Apocrypha, Edgar Hennecke, W. Schneemelcher, Vol. 2, págs. 102-111; Cp. Pp. 532-5. (Filadelfia: Westminster, 1965). También las Pseudo-Clementinas y Kerygmata son en su mayoría obras griegas, es decir, en un lenguaje que los mesiánicos de Abd al-Jabbar desdeñaron a favor del hebreo.]]

Otro punto puede ser mencionado en este contexto. Los argumentos basados en una exégesis de los Evangelios que se utilizan en nuestros textos para refutar la doctrina de la divinidad de Yeshu son en gran parte idénticos a los argumentos paralelos con los cuales, según Epifanio (que los cita para controvertir ellos), incluso los arrianos polemizan contra esta doctrina (Panarion, II, 69).

Estos sectarios y los cristianos judíos de nuestros textos tienden a usar los mismos versos de los Evangelios para mostrar que Yeshu dejó en claro su propia inferioridad hacia Di-s y su sumisión a Él. Además, los arrianos -como los judíos cristianos- Cita para reforzar este argumento, pasajes que se refieren a la angustia de Yeshu, considerada como prueba de su humanidad. Así, citan Lucas XXI: 44, que en nuestros textos está paralelo, como hemos visto, a un pasaje que representa la agonía de Yeshu de una manera algo diferente, pero no menos forzada.

Es difícil escapar a la conclusión de que debe haber alguna conexión entre la polémica Ariana y la judeo-cristiana contra el dogma de la divinidad de Yeshu. En sí misma, esta conclusión es muy probable, ya que una cierta semejanza doctrinal entre los judeo-cristianos y los arianos (que no observaron la Torah de Mosheh) se ha reconocido a menudo. Podemos añadir que en las partes históricas de nuestros textos judeo-cristianos, que Arrio parece ser considerado con simpatía.

Aunque las citas difieren en alguna medida, porque Arrio, como citado por Epifanio, siempre utiliza el texto del Nuevo Testamento, mientras que los cristianos judíos en discusión ocasionalmente no lo hacen. Tanto en nuestro texto como en Arrio (Panarion, ii, 69, 19, 1) citamos en apoyo de su concepción de la visión que Yeshu tiene de sí mismo del dicho hallado en Marcos 10:18 y En Lucas 18:19. Según Epifanio (69, 19) , 3), Arrio también cita en este contexto Mateo 20: 20-23, exponiendo la solicitud de la madre de los hijos de Zebedeo y la respuesta de Yeshu. Por otra parte, nuestro texto cita a este respecto el siguiente pasaje:

(52b) "Un hombre le dijo: “Maestro, mi hermano (desea) el compartir (conmigo) la bendición de mi padre." (Ishu) le dijo: "¿Quién me puso sobre ti (para determinar tu) parte?" (waqalu lahu rajulun: mura, akhi yuqasimuni barakat abi, fa-qala: wa-man ja`alani 'alaykum qasiman.-واكالو لاهو راجولون: مورا، أخي يواسيموني بركات أبي، فا-قالا: وا-مان جالاني 'أليكوم قسيمان.) [Traducción del árabe al hebreo:
אמר לו אדם: "מורה, אחי (רוצה) לחלוק (איתי) את ברכתו של אבי". (ישו) אמר לו: "מי קבע לי מעליך (כדי לקבוע שלכם) למניה?]

La palabra mura-مورا (la vocal se indica en el MS) parece ser una transcripción de la aramea de ('maestro', 'señor'). La elección de la vocal puede indicar que en el dialecto arameo utilizado por el traductor, la palabra (de acuerdo con el uso en una rama de siríaco) se pronunció moro.

En Marcos 10: 35-40. Los hijos de Zebedeo no presentan su petición a Yeshu a través del intermediario de su madre, sino que lo hacen directamente. El pasaje citado en nuestro texto parece ser una variación en esta historia de la rivalidad de los dos hermanos. El hecho de que sea usado por los cristianos judíos en un contexto similar al que Arrio cita, la historia de los hijos de Zebedeo confirma este punto de vista.





[1] La diferenciación de Epifanius entre los nazoraoi y los ebionitas no tiene ninguna contrapartida exacta. En los textos de otros autores cristianos tempranos, que utilizan a menudo el nombre ebionitas en un sentido más amplio que Epifanius.
[2] Cf. H.J. Shoeps, Theologie und Geschichte des Judenchristentums, Tübingen 1949, págs. 277 y 364; E. Peterson, Frühkirche, Judentum und Gnosis, Roma-Friburgo-Viena 1959, p.29. Los seguidores de Elkasai, que también eran una secta judeo-cristiana, también se volvieron a Jerusalén cuando oraban.
[3] Sin embargo, el relato del origen de Pablo y la conversión al cristianismo que Epifanio les atribuye es diferente del que encontramos en nuestro texto (ver abajo). Al menos dos versiones diferentes, pero igualmente despectivas, de la biografía de Pablo parecen haber estado presentes entre sus opositores judeo-cristianos.
[4] Esto es, por supuesto, también declarado en los Evangelios. Pero las Iglesias cristianas dominantes no consideraban que estas palabras se aplicaran a las observancias literales de los mandamientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para nosotros!