8/12/2017

Los Judeo-cristianos de los siglos tempranos del cristianismo según una nueva fuente: Constantino el creador del Nuevo Testamento actual

BS"D


[Constantino el creador del Nuevo Testamento actual]

Los siguientes son algunos de los puntos sobresalientes de la biografía del emperador Constantino que figuran en el texto (74b ss.):

Se dice que su padre fue un rey romano llamado Bilatus. La ortografía del nombre de Poncio Pilato que se encuentra en nuestros textos es diferente, a saber Fi1at.s, y no se intenta identificar a los dos; El padre de Constantino se dice que ha vivido mucho tiempo después de Yeshu. Después de la muerte de su primera esposa, él casó a Helena (Hilaniya), una muchacha de Harran que trabajó en una posada (funduqiyya); Como dice Sn. Ambrosio,[1] era una stabularia. El autor de nuestros textos menciona el punto varias veces; Lo hace claramente porque arroja una luz desfavorable a Helena, a quien no le gusta.

La afirmación de que Helena era nativa de Harran parece ser falsa, pero puede haber sido una leyenda local. El nombre de la ciudad de Harran surge varias veces en estos textos. Su autor o autores deben haber tenido alguna conexión con esta localidad (ver abajo). Helena también era cristiana, y ella indujo a su marido a favorecer a sus coreligionistas a quienes los judíos estaban dando un mal nombre. Constantino, que por lo que se refiere a las apariencias, profesó la religión romana, había sido criado por su madre para amar la cruz (cuya adoración, así como la del crucifijo parece ser repugnante a nuestros textos) y lo había acostumbrado a la forma cristiana. Más tarde triunfó en el trono,[2] afligido de lepra, una enfermedad que, según el uso romano, descalificaba al hombre que sufría de ella por la realeza. En consecuencia, Constantino hizo un secreto de ello. También decidió destruir la autoridad de la religión romana, cuyas nociones lo situaron en este apuro, y reemplazarlo por el cristianismo.

Puede observarse entre paréntesis que el tema de la lepra de Constantino se encuentra en varios textos cristianos, tanto orientales como occidentales.[3] Sin embargo, en estos textos su curación es provocada por el bautismo. No es seguro si esta versión es anterior a la de nuestro texto, que es despectivo a Constantino.

Según esta versión judeo-cristiana, Constantino, usando varias estratagemas, hizo a sus soldados pensar que la muestra de la cruz les trajo buena fortuna en guerra. En consecuencia, reemplazaron en sus banderas el emblema de la media luna por el de la cruz.[4]

Entonces Constantino comenzó a matar a los filósofos paganos, de los cuales había muchos en el país. Es indicativo de la posición judeo-cristiana que el autor de nuestros textos, que parece execrar a Constantino, también desaprueba a estas víctimas suyas. Los libros de los filósofos fueron quemados y los monjes alojados en sus templos, que fueron transformados en iglesias (o monasterios).[5]

La madre de Constantino, Helena, los monjes y los cristianos en general, se alegraron de estas medidas. Ella los hizo venir a ella[6] y los convirtió en informadores y ayudantes para su hijo.

Sin embargo, Constantino, mientras profesaba venerar la cruz, no puso fin a la observancia de los ritos religiosos romanos; Uno de ellos era la costumbre de volverse hacia el este al orar. Tampoco prohibió la adoración de las estrellas. Por otro lado, la adoración de Cristo y de Yeshu y la creencia en la divinidad de este último tiende a extenderse. Los romanos, que adoraban cadáveres como las estrellas, no encontraban dificultades para adorar a un hombre. Los habitantes de Occidente (al-magrub) en particular, como los coptos, se apresuraron a aceptar la idea, pues estaban acostumbrados a adorar a los faraones. Una descripción de una masacre de paganos en Harran, que había traído consigo el enojo de Constantino al soplar en el exterior el hecho de que era un leproso, ocurre en este punto, y esto es igualado un poco más lejos en este relato por el relato de otra masacre de los paganos harranianos.[7] El autor pudo haber usado una crónica local.

Constantino llamó a una reunión de monjes cristianos con miras a la formulación de creencias religiosas obligatorias, cuya desviación sería castigada con la muerte. Aproximadamente dos mil líderes religiosos se reunieron[8] y compusieron un texto que se acercaba al símbolo de la fe. Sin embargo, algunos de ellos discreparon con este texto, sosteniendo que la Palabra de Di-s era una cosa creada y que Cristo era esta palabra.

Entre los presentes que consideraban creada la Palabra de Di-s se encontraban Arrio, Macedonio, Eunomio, Apolinaris (?)[9] y sus compañeros (una lista que indica el conocimiento de los nombres de teólogos importantes que manifestaron una tendencia al arianismo pero que no tuvieron en cuenta las probabilidades cronológicas).[10] Hubo una escisión y el símbolo de la fe que se había formulado no se consideró válido.

Entonces, trescientos dieciocho hombres se reunieron en Nicea y formularon un símbolo de fe, que fue aceptado y obligado por Constantino. Las personas que disintieron de ella fueron asesinadas y las profesiones de la fe que diferían de él se suprimieron.

De esta manera la gente que profesaba la religión de Yeshu vino a hacer todo lo que es reprobable: adoraban la cruz, observaban los ritos religiosos romanos y comían carne de cerdo. Aquellos que no lo comieron fueron asesinados.

Constantino continuó durante cincuenta años[11] en asesinar a personas que no adoraban la cruz y no creían en la divinidad de Yeshu; Así la religión que él favoreció consolidó. También dejó un testamento, en el que recomendó adorar a Yeshu o a la cruz en lugar de las estrellas o las opiniones de los filósofos.

Los romanos apreciaron el vigor y la firmeza de Constantino y dijeron que su papel entre ellos era similar al de Ardeshir hijo de Babak[12] entre los persas.
Mucho tiempo después de que Constantino uno de los reyes romanos estableció el domingo como día de fiesta. Esto también fue resuelto por un sínodo.

Los romanos y los griegos tenían una fiesta, llamada la Natividad del Tiempo, que celebró el regreso del sol en enero. Introdujeron en él diversas modificaciones y la llamaron la Natividad de Cristo o la Natividad. Esta fiesta era desconocida en el tiempo de Yeshu y de sus compañeros.

Esto se refiere evidentemente a la fiesta de la Epifanía del 6 de enero, que durante cierto tiempo se celebró más particularmente en el Oriente, pero según pruebas esporádicas, también en Occidente, como el cumpleaños de Yeshu, y todavía se celebra por esta razón por la Iglesia armenia.[13] En la Iglesia Siria, esta significación parece haber estado unida a la fiesta hasta el final del siglo IV. Este fue también el período en que Epifanio declaró (Panarion, II, 51, 22, 8-11) que la fecha de la fiesta de Epifanía coincidió con la del nacimiento de Aion celebrado en Alejandría. El hecho de que nuestro texto, que presumiblemente se refiera a la Iglesia siria, afirme que los cristianos celebran el nacimiento de Yeshu en enero y que está informado de la conexión entre esta fiesta y el nacimiento de Aion parece hacer probable que vuelva a un período cercano al final del siglo IV, es decir, al quinto o quizás al siglo sexto.

Cuando los romanos adoptaron la religión que profesa la creencia en la divinidad de Yeshu, guardaron (de acuerdo con nuestro texto) sus días de ayuno paganos. "En la actualidad" ayunan cincuenta días hasta la puesta del sol, momento en el cual rompen en ciertos días su ayuno.

El uso del incienso en las iglesias cristianas también es denunciado en nuestro texto como una adaptación de una costumbre pagana.

No se hace ninguna referencia en los textos históricos a las conquistas musulmanas del siglo VII, que en las tierras con las que presumiblemente estaba el autor de estos textos, puso fin al dominio bizantino al cual detesta.

En el curso de esta investigación preliminar de estos textos, hemos tenido motivos para creer que ciertas partes de ellos transmitieron una tradición que, aunque distorsionada, retrocedió, al menos en lo que respecta a su núcleo, sin una interrupción en su continuidad a un período muy temprano del cristianismo, es decir, a un período en que los judeo-cristianos tenían recuerdos de la comunidad de Jerusalén y de la huida de Jerusalén. Esta suposición se apoya en el hecho de que su relato de los acontecimientos que condujeron a esta huida parece bastante independiente de las fuentes patrísticas.

Algunas de las declaraciones que se hacen acerca de la liturgia temprana y la decisión de la comunidad de componer los Evangelios según un patrón determinado también pueden reflejar la tradición temprana. Sobre todo, la importancia que atribuyen a la lengua hebrea y el hecho de que deploran que fue abandonada -porque su abandono, mientras que llevó a la cristianización de muchas naciones, destruyó la oportunidad de convertir a los judíos -parece probar que ellos y sus posiciones derivan sin un hiato, probablemente sea eso- en cuanto a las doctrinas se refiere no sin alguna modificación, de los primeros (o primeros) judeo-cristianos. Puede que ni siquiera en esta etapa de nuestra exposición sea superfluo agregar que evidentemente las tradiciones históricas son anteriores a la llegada del Islam y que la actitud de los textos hacia la conversión de los judíos y la lengua hebrea demuestra que su mayor parte no fuera escrito por un musulmán pero sí por un escritor min o un judeo-cristiano. Así, el examen de los textos históricos refuerza la teoría sugerida por tales textos polémicos.

Estas conclusiones, por supuesto, no responden a la pregunta sobre el momento en que todos los textos estaban compuestos. Sin embargo, otra pregunta debe ser debatida en primer lugar; Se puede formular de la siguiente manera: ¿nuestros textos, si abstraemos de las adiciones de 'Abd al-Jabbar - que en muchos casos, aunque no en todos, se pueden distinguir de las otras porciones --- forma antes de que fueran adaptados por este teólogo musulmán, parte de un tratado que, al recurrir a diversos elementos textuales, los amalgó en unidad? No se puede dar una respuesta absolutamente cierta, pero el hecho de que los mismos temas dominantes y las mismas referencias se repitan a través de la parte principal del texto (esta expresión se explicará previamente) parece indicar que tal tratado existía y que debe haber comprendido tanto las partes doctrinal-polémica como las históricas (que en conjunción forman lo que acabo de llamar la parte principal de los textos notzrim originales).[14] Esta conclusión no se aplica necesariamente a los relatos satíricos y otras historias[15] que, debido al conocimiento interior de los caminos cristianos que ellos denotan, son probablemente, y en algunos casos ciertamente, de origen judeo-cristiano. Algunos de ellos parecen ser más temprano que otros (ver abajo). Su conexión con la parte principal es relativamente débil.

Algunos indicadores cronológicos se pueden encontrar en el tal trabajo doctrinal-polémico y los textos históricos. Por lo tanto, para empezar con el punto menos convincente, la semejanza en detalle de una parte considerable de la argumentación de nuestros textos con la de los arianos de Epifanio puede indicar, pero no necesariamente, una proximidad cronológica.[16]

Las conclusiones basadas en los textos históricos me parecen tener más peso. Estos textos llevan el relato a los sucesores de Constantino que continuaron su política de persecución, e instituyeron la observancia del domingo. El hecho de que el origen pagano de la Epifanía todavía se recuerda es también una indicación.

La celebración de la Epifanía como el cumpleaños de Yeshu parece haberse difundido en Oriente en la segunda mitad del siglo IV, pero no después.[17] Incidentemente, podemos señalar que este período es también el de los sermones antijudíos de Juan Crisóstomo en Antioquía,[18] en la que denunció con vehemencia las tendencias judaizantes de los cristianos que celebran las fiestas judías en lugar de las cristianas, e insistió, entre otras cosas, en la observancia de los cuarenta días cristianos (Cuaresma) o, según nuestros textos, eran de cincuenta días de ayuno.[19]

A este respecto, la importancia que nuestros textos atribuyen a la observancia de las fiestas judías y su rechazo al ayuno de los cincuenta días parece sugerente. Los judeo-cristianos pudieron haber estado bajo la influencia de la doctrina sectaria establecida en nuestros textos.[20]

Así, por lo que se puede juzgar, las polémicas de nuestros textos giran en puntos que se supone han estado en la vanguardia de la discusión al final del siglo IV, en el V y probablemente también en el VI siglo.

Los textos históricos, o por lo menos algunos de ellos,[21] fueron escritos evidentemente algún tiempo después de la muerte de Constantino. Probablemente (pero esto no es cierto), la suposición de que se remontan al final del siglo IV acortaría excesivamente este período de tiempo. Por otro lado, los textos históricos no se refieren o aluden de ninguna manera al advenimiento del Islam. No puedo concebir que esto hubiera podido ser así si hubieran sido compuestas después de las conquistas árabes que en los territorios con los que los autores de los textos se referían principalmente pusieron fin al gobierno bizantino al cual odiaban y las persecuciones que acompañaban eso. También es muy improbable que Abd al-Jabbar hubiera omitido todas esas referencias, que presumiblemente no hubieran sido uniformemente hostiles a los árabes.

Además, el hecho de que el paralelo trazado por los bizantinos entre Constantino y Ardeshir hijo de Babak (o Papak) se refiere, parece probar que el texto fue escrito antes de la caída de la dinastía sasánida provocada por la conquista musulmana. Pues, en esta comparación, Ardeshir aparece como el hombre mayor. Este paralelo también sugiere que el texto fue escrito en una localidad como Harran, que estaba conectada tanto con el Imperio Persa como con el Imperio Romano. En general parece probable (y más que probable) que lo que he llamado la parte principal de los textos estaba compuesto ya sea en el siglo V, o en el VI o principio del siglo VII.[22] Es prácticamente cierto que fue escrito en arameo-siríaco. También está claro que su autor o autores tenían alguna conexión con la región de Harran (y tal vez también con el distrito de Mosul).

Las historias satíricas y otras que se añaden a estos textos evidentemente datan de períodos diferentes. Al menos uno de ellos es claramente preislámico, ya que nombra a los árabes, con los armenios y los coptos, como un pueblo convertido o en parte convertido al cristianismo,[23] una declaración que reclamaría cierto grado de verdad sólo en los días de los reinos cristianos árabes pre-islámicos Hira y Ghassan.[24] En otras historias se menciona el Islam,[25] o alternativamente los eventos a los que se refieren caen en el período islámico. Este es el caso con respecto al pasaje relativo a la conversión de los jazaros al judaísmo, de los cuales hablaré más adelante. No está claro si estas historias fueron amalgamadas con la parte principal ya en el original siriaco, o por las personas que tradujeron estos textos al árabe o por 'Abd al-Jabbar mismo en su deseo de usar los materiales judeo-cristiano que había sido siempre con la mejor ventaja.[26]

'Abd al-Jabbar parece dar una o dos pistas sobre la forma en que estos textos le llegaron. Así habla en un pasaje de los textos sirios que se guardan en las iglesias o monasterios de Ahwaz (una región que corresponde aproximadamente a la actual Khuzistán) que fueron traducidos al árabe. 'Abd al-Jabbar dice:

وهذا واضح من كتب الكنيسة بالشخصيات السريانية التي يمكن العثور عليها في أحياء الأهواز وفي مناطق أخرى من العراق. ترجمة (من هذه الكتب) في رسالة بولس الرسول من قبل عبده ابن بن بهرتز، الذي كان أسقف من هاران والرقة، وبعد ذلك تم تعيين متروبوليتان (ماتران) من الموصل والجزيرة، إلى كاهن يعقوبي يدعى بادوسي. أنت لن تنكر أن العذراء النقي هو (وليس) الله، كما كنت تعتقد ولكن إنسان (إنسان) كما نعتقد.
(68a) Esto se desprende de los libros de la iglesia en caracteres siríacos que se pueden encontrar en los distritos de Ahwaz y en otros distritos de Irak. Una traducción (de estos libros) se hace en una epístola dirigida por 'Abdishu' Ibn Bahrtz (?), Obispo (usquf) de Harran y de al-Raqqa y que más tarde fue nombrado Metropolitano de Mosul y del Jazira, a un sacerdote jacobita llamado Badusi (?). No negarás que la Virgen Pura no es un Dios, como tú crees (literalmente: 'vea', tarahu), sino un ser humano (insano) como creemos (literalmente: 've').[27]

Es cierto que en el contexto estas palabras parecen aplicarse en el primer lugar de los textos nestorianos; Pero existe una clara posibilidad de que también se apliquen a los escritos judeo-cristianos que pueden haber sido preservados por los nestorianos.[28] Ciertamente, algunos de estos últimos pueden haber sido criptojudeo-cristianos (véase también más adelante).

Un pasaje menos equívoco (54b) se refiere a los cristianos que, después de una perspicacia investigación, habiendo abrazado el Islam, se habían dedicado al estudio de los dichos atribuidos a Yeshu, que se citan como prueba de la divinidad de este último; Su tesis era que los textos evangélicos en los que se basaba la tesis cristiana eran espurios o requerían una interpretación correcta. Como demuestran los ejemplos citados por Abd al-Jabbar, ilustran la aplicación de su método de interpretación a través de ejemplos que al menos se extraen del Tana”j, ellos citan el versículo de Shemot / Éxodo (6: 1) en el cual se dice que Mosheh es el poderoso ante el Faraón y de Aharón. La procedencia del segundo ejemplo en el que se cita a Aharón es desconocida para mí.

No cabe duda de que estos conversos al islam eran judeo-cristianos que es lo que se puede suponer (esto por supuesto es una mera hipótesis) han decidido intercambiar una existencia clandestina como miembros oficiales de las tres sectas cristianas universalmente conocidas por una profesión igualmente oficial de la religión islámica.

Nuestra información acerca de los judeo-cristianos es en general sorprendentemente escasa. En parte, los esquemas heresiográficos[29] de los autores patrísticos pueden ser responsables de este hecho. Pero la hipótesis de que algunos judeo-cristianos llevaran una existencia clandestina podría proporcionar una explicación contributiva para la escasez de información que les concierne. También explicaría la desaparición relativamente rápida de la escena histórica, sobre todo si se acepta la opinión de G. Strecker de que ya en la primera mitad del siglo III la condición de «doctrina católica» no era todavía reconocida en Siria como indudablemente superior a la de los judeo-cristianos que vivían en ese país, y que en ciertas regiones estos sectarios tenían una posición preponderante.[30]

Este punto de vista se basa en los datos relativos a estos judeo-cristianos que pueden ser recogidos de la Didascalia siríaca.[31] Los judeo-cristianos en cuestión se parecen a los nazarenos de Epifanio en lugar de sus ebionitas; No son vegetarianos, y no rechazan ciertas porciones del Tana”j.[32] Al igual que los judeo-cristianos de nuestros textos, ellos son, en cuanto a la observancia de los mandamientos, judíos. El hecho de que se valieran así de la antigua tradición de la primera comunidad cristiana de Jerusalén,[33] o de una parte de ella, no necesariamente antes del tiempo de Constantino, ha llevado necesariamente a una fricción excesiva con el resto de los cristianos en Siria.[34]

Sin embargo, cuando el cristianismo se convirtió en la religión del Estado, la posición de los  judeo-cristianos en cuestión debe haber cambiado radicalmente para peor; Pudieron haber tenido que aceptar sin ninguna reserva la ortodoxia impuesta por Constantinopla o llevar una existencia clandestina dentro de la Iglesia ortodoxa o dentro de sectas que eran más poderosas o más enérgicas que las suyas. Estas repercusiones de la política religiosa de Constantino pueden dar cuenta de la importancia que nuestros textos conceden a este emperador y de su amarga hostilidad hacia él. Se ha sugerido anteriormente que hay algunos indicios de que los  judeo-cristianos pueden haber vivido en algún grado de clandestinidad entre los nestorianos.[35] La relación de los  judeo-cristianos con los arianos y los herejes posteriores (distintos de los nestorianos mencionados anteriormente) revuelve el panorama, ya que también debe ser investigado a la luz de estos nuevos textos.
La hipótesis que postula una existencia clandestina de los judeo-cristianos en el Imperio Bizantino puede explicar claramente su breve reaparición bajo el gobierno musulmán.





[1] Véase De Obitu Theodosii Oratio, 42 (MIGNE, Patrologia Latina, xvi, Col. 1399).
[2] Sus medio hermanos, los hijos de la primera esposa de su padre, reinaron delante de él.
[3] Uno de estos últimos se encuentra en Actus Silvestri (segunda mitad del siglo V). Véase, por ejemplo, W. LEVISON, «Konstantinische Schenkung und Silvester-Legende», Miscellanea Francesco Ehrle, II (1924), p. Los eruditos que han estudiado esta leyenda no están de acuerdo en si es de origen oriental u occidental (véase LEVISON, pp. 234-239, quien a su vez favorece a este último). La versión siríaca más antigua conocida de la leyenda puede ser aproximadamente contemporánea con las occidentales. Todas estas versiones -tanto el oriental como el occidental- que fueron estudiadas hasta ahora, tienen la intención de glorificar a Constantino, así como al Papa, que es sustituido al menos en un caso por un obispo. La versión judeo-cristiana tiene una actitud hostil hacia Constantino. Debe considerarse que la historia de la lepra del emperador se originó entre sus antagonistas más que entre sus partidarios.
[4] Peterson intenta demostrar que la adoración de la cruz y la costumbre de hacer frente al oriente cuando rezamos (ambos rechazados en nuestros textos) están conectados . Algunas sectas que critican el uso de la cruz son mencionadas por él en p.25. Los Marcionitas -que rezaban frente al Oeste- son una de estas sectas, y así se ponen de acuerdo en este punto, así como en su creencia de que el texto de los Evangelios fue falsificado (véase más arriba) con sus antagonistas, los judíos cristianos. Cf. También M. SULZBERGER, op. Cit. (Arriba, n. 49), pp.349 f. Y 391 f.
[5] Las declaraciones de nuestro texto pueden ser consideradas como una evidencia que se utilizará en la discusión acerca de la actitud de Constantino después de su conversión hacia los cultos paganos. Pero la posibilidad de que nuestro texto confundió, con respecto a este punto, Constantino con algunos de sus sucesores debe tenerse en cuenta.
[6] Los monjes o los cristianos en general.
[7] Este segundo relato puede resumirse de la siguiente manera: Algunos paganos harranianos no comían frijoles, sosteniendo que, siendo de forma cúbica, eran enemigos del Cielo, que tiene forma esférica. Por lo tanto, se colocaron judías cerca de las puertas de las iglesias; La gente estaba reunida en estas iglesias, se les dijo que salieran y se les advirtió que a menos que comieran las alubias serían asesinados. Y esta amenaza se llevó a cabo.
[8] La asamblea mencionada puede haber sido el Sínodo de Antioquía en 325, que inmediatamente precedió al Concilio de Nicea. Tres disidentes del credo propuesto, que hasta cierto punto pudieron haber simpatizado con Arius, estaban presentes en este sínodo. Ellos fueron excomulgados, pero se les dio la posibilidad de retractarse de sus errores dentro de un tiempo determinado. Este episodio pudo haber dado lugar a la afirmación de nuestro texto acerca de la presencia en esta asamblea de varios heresiarcas, algunos de los cuales no podrían haber estado allí por razones cronológicas. En este Sínodo véase, por ejemplo, H. LIETZMANN, Geschichte der alten Kirche, III, Berlín 1953, pág.102f. Un breve relato de este Sínodo y del Concilio de Nicea también se da en una sección no histórica de nuestros textos, fol. 43a.
[9] Los nombres son mal escritos de varias maneras, pero no puede haber duda en cuanto a la identidad de los heresiarcas en cuestión, excepto en el caso de Apollinaris. El nombre que he conjeturado para ser suyo es más distorsionado que los otros, siendo escrito Ulufiryanus. Además, Apollinaris (de Laodicea) consideró las Logosas incréadas. Las listas similares se encuentran con frecuencia en escrituras teológicas ortodoxas. Todos los teólogos nombrados en el texto (así como muchos otros) fueron denunciados por el quinto Concilio occuménico convocado en Constantinopla en el año 553.
[10] La fecha del Concilio de Nicea es 325. Eunomius fue activo en la segunda mitad del siglo IV; Apollinaris murió en 390. Macedonio fue obispo de Constantinopla de 342 a 359, cuando fue depuesto.
[11] Constantino fue nombrado Augusto en 307 y murió en 337.
[12] El fundador de la dinastía Sasánida, que vivió en el tercer siglo de la era cristiana.
[13] Sobre todo el tema, cf. Para Instanee LIETZMANN, op. Cit. (Arriba, n ° 118), págs. 321-329.
[14] Con toda probabilidad, este tratado pretendía probar la oposición entre las doctrinas cristianas predominantes y la religión de Yeshu y, a juzgar por nuestros textos, se componía según el siguiente orden:

(1) una sección polemizando contra la cristología de la " Tres 'sectas cristianas,

(2) los textos históricos,

(3) una sección polémica contra el abandono de los mandamientos de la Torah de Mosheh.

Sin embargo, esta división no se llevó a cabo completamente, en lo que se refiere al tema: los temas pertenecientes a una sección tienden a aparecer en otra.
[15] Estas historias no pueden ser discutidas aquí; Tengo la intención de editar y traducirlos junto con el resto de los textos.
[16] En el curso de su polémica contra los arianos (Panarion, iii, 69, 68), Epifanio afirma que el hecho de que en las palabras eli eli lama sabactanní  proferido por Yeshu las dos últimas palabras están en arameo siriako dialekto  mientras que los dos primeros están en hebreo se pretendía disminuir las reivindicaciones de los partidarios del hebreo, otras lenguas siendo también concedida la dignidad de servir para cumplir lo que se dijo acerca de Yeshu. La inclusión de esta afirmación en este capítulo en particular es interesante, pero no necesariamente significa que los arianos apreciaban la lengua hebrea. Sin embargo, la aseveración indica que un grupo de personas había adoptado esta actitud y afirmado la superioridad del hebreo sobre todas las demás lenguas, incluyendo el arameo. Como muestran nuestros textos, esta fue la posición de los judeo-cristianos.
[17] Excepto en la Iglesia armenia.
[18] Predicado en 386 y 387. Véase M. SIMON, Verus Israel, Paris 1964, pág. 256, n. 2. Sobre los sermones de Juan Crisóstomo contra los judíos, véase también E. E. URBACH, Tarbiz, XVII (1946), pp.10 f.
[19] Esta aparente discrepancia es, sin duda, debido al hecho de que cuando el ayuno, que originalmente era una costumbre occidental, fue introducido en el este (en Egipto en 337), duró seis semanas y fue por esta razón llamado quadragesima. Sin embargo, en la segunda mitad del siglo IV, este ayuno se extendió a siete semanas más tarde (véase LIETZMANN, op. Cit. [Arriba, n.118], en la región de Antioquía y Capadocia, Pp. 317 f.). Este hecho apunta a dar cuenta de la denominación 'los cincuenta días de ayuno 'utilizados en nuestros textos.
[20] El regreso masivo --- combatido por Crisóstomo --- a observancias judaizantes parece sorprendente en cualquier otra hipótesis. Hasta donde yo sé, ninguna teoría propuesta por los eruditos modernos ofrece una explicación aceptable de este curioso fenómeno, que la propaganda judeo-cristiana activa aunque clandestinamente explicita.
[21] Es evidente que los dos primeros textos históricos, traducidos íntegramente por arriba, fueron escritos en un período mucho más antiguo que el aquí sugerido, y que en algún momento posterior fueron insertados en la misma sección del tratado que el otros.
[22] Una objeción a esta hipótesis cronológica puede ser formulada sobre la base de un pasaje histórico en una de las secciones no históricas de nuestros textos. Este pasaje establece (43a) que el Concilio de Nicea fue convocado por Constantino aproximadamente quinientos años después de Yeshu. Se puede argumentar que los hombres que estaban cerca del quinientos años no podrían haber cometido un error de este tipo. La objeción es seria, pero la fecha errónea puede ser un brillo añadido mucho tiempo después de la composición de los textos originarios siríacos por su traductor, por Abd al-Jabbar o por alguna tercera persona. También existe la posibilidad de que el autor judeo-cristiano del texto ignorara, incluso con respecto a su propio tiempo, la cronología de la era cristiana. [Debe recordarse que la "era cristiana" no fue ideada por los cristianos hasta después de mediados del siglo IV].
[23] En una descripción de las costumbres cristianas se describe una reunión cristiana (fol 98a) en el curso de la cual se pregunta al pueblo:

¿Por qué existen cristianos entre los árabes (fi'l-'arab), los coptos, los abisinios y así sucesivamente . Más adelante la pregunta se formula de la siguiente manera: "¿Por qué fueron convertidos al cristianismo los armenios, los árabes, los coptos y los abisinios?" La respuesta correcta es que 'los primeros padres' (al-aba 'al-awa'il) aprendieron en el transcurso de una sola noche el lenguaje de la gente a la que estaban destinados a convertirse, y luego fueron al país de ese pueblo y los convirtieron.
[24] Se menciona la conversión de los árabes de Ghassan:
(99b) Los romanos (al-Rum) se asociaron en Siria (al-Sham) con tribus árabes (pertenecientes) a Ghassan y otros y los invocaron (para convertirse) al cristianismo. Le concedieron la realeza (al-mulk, que parece ser la vocalización del texto, al-milk significa "propiedad") y les habló de la religión de Yeshu y de los milagros en los que creían. (Los árabes) aceptaron esto fácilmente, porque adoraban ídolos, y (por lo tanto) no consideraban estas historias como increíbles (lam yab`ud `alayhim dhalika)'.
[25] Una historia escandalosa menciona (90b) que cuando una mujer se confiesa a un sacerdote cristiano que ha tenido relaciones sexuales con un hombre, el sacerdote le pregunta si el hombre era cristiano o musulmán. En este último caso, como el pecado es mayor, exige una suma mayor para conceder la absolución. Las historias de este tipo, que deben haber sido generalizadas, fueron añadidas evidentemente por 'Abd al-Jabbar, sus asistentes judeo-cristianos o los traductores de los textos originales sirios. "Abd al-Jabbar está obviamente interesado en los hábitos sexuales de los bizantinos, entre otros, en la prostitución, y puede haber obtenido información sobre el tema de los musulmanes que él conocía y que había sido, como él menciona, durante muchos años en Constantinopla como prisioneros de guerra y también, en cuanto a algunos de ellos, como cristianos convertidos; Según 'Abd al-Jabbar era solamente una conversión externa.
[26] En la medida de lo posible, también debe investigarse la influencia sobre 'Abd al-Jabbar de los polémicos musulmanes contra el cristianismo, cuyos nombres él cita. Sin embargo, la mayoría de los escritos a los que alude se pierden. Abd al-Jabbar se refiere a este respecto principalmente, aunque no exclusivamente, a los autores de Mu'tazilita, como al-Nazzam, al-Jihiz, al-Iskafi, Abu 'Ali (al-) Jabbar, Abu Hashim e Ibn al- Ikhshid que es probablemente Ahmad b. 'Ali al-Ikhshid. La posibilidad de que Abd al-Jabbar se familiarizara con la secta judeo-cristianos a través de los escritores musulmanes mencionados por él es muy leve.
[27] El metropolita nestoriano 'Abdishu' Ibn Bahrtz (el apellido a veces se escribe en otras fuentes Bhrtn, y deformado en nuestro texto en el que parece estar escrito Yhryn) es un autor que vivió en el tiempo del califa al-Ma'mun en la primera mitad del siglo IX. Tradujo para este califa varias obras de filosofía y de lógica. El nombre del sacerdote jacobita a quien se dirige la epístola citada aquí, se lee, por lo general, Badawi. En 'Abdishu' ver G. GRAF, Geschichte der Christlichen arabischen Literatur, n, Citta del Vaticano 1947, pág. 119f .; IBN AL-NADIM, Fihrist (editado por FLUGEL), Lleipzig 1871,1, págs. 23 f., 244, 248 f .; II, pp. 12f. Según IBN AL-NADIM, yo, p.24: "Ibn estaba en su sabiduría (o filosofía) cerca de la sabiduría del Islam". Esto puede, aunque no necesariamente, significar que este sacerdote nestoriano tendía en sus polémicas contra los jacobitas y tal vez contra otros para abandonar algunas de las posiciones que eran comunes a las "tres" sectas cristianas. Puede ser un punto significativo que después de haber sido obispo de Harrian, se convirtió en el Metropolitano de Mosul y de la Jazira. Mosul y, posiblemente, la Jaltira, son los lugares donde, según nuestros textos, los miembros de la primera comunidad cristiana de Jerusalén se apostaron después de haber sido obligados a abandonar Judea. En cuanto a Harran, es evidente que los autores de nuestros textos están muy interesados ​​en la ciudad.
[28] Esto se sugiere tal vez en la obra judía titulada Toldot Yeshu; vea abajo. Schoeps cree que una obra cristiana judía figura en una lista de los textos encontrados entre los nestorianos de Siria.
El patriarca Nestoriano Timoteo I (780-823), en una discusión que se dice que tuvo (en 780 ó 782) con el 'Califa Abbassrid al-Mahdi (Apóstol para el Cristianismo de Timoteo [ed. Por A. MINGANA], Woodbrooke Studies, ii, Cambridge 1928, la edición facsímil y la traducción son de la versión siríaca). En pp.88f. De la traducción, Timoteo ilustra su punto de vista con la ayuda de la siguiente parábola:

Este mundo se compara con un cuarto oscuro en medio de la noche, en el que ha caído una perla preciosa. Las personas en la habitación, que son conscientes de que esto ha sucedido, tratan de recoger la perla. Pero sólo un hombre logra hacerlo. Entre los otros, uno se apodera de un pedazo de vidrio, otro de piedra o un poco de tierra, pero cada uno de ellos es tan feliz y tan orgulloso como el verdadero poseedor de la perla. En esta parábola, la perla representa la verdadera religión, cuya verdad, sin embargo, sólo puede ser evidente para todos en el otro mundo, así como la perla sólo se puede ver claramente cuando llega el día. El ejemplo implica que, en lo que se refiere al conocimiento humano, no hay nada que elegir entre las diversas religiones. Es cierto que, en respuesta a una pregunta del califa, el Patriarca califica algo esta conclusión. Sin embargo, la parábola tiene una similitud evidente con la parábola de los tres anillos, tal como se utiliza, por ejemplo, por Lessing. Una comunidad en la que estas opiniones eran actuales podría proporcionar seguridad de algún tipo para los judeo-cristianos que decidieron practicar la disimulación.

[29] Cf. G. Apéndice de STRECKER (p.246 y passim) a W. BAUER, Rechtglaübigkeit und Ketzerei im ältesten Christentum2, Tübingen 1964.
[30] Ibid., pp.252 and 260.
[31] Compuesta en la primera mitad del siglo III.
[32] Véase G. STRECKER, Op. Cit. (Arriba, n ° 141), págs.
[33] Strecker (ibid., P.245) señala que la doctrina judeo-cristiana comenzó siendo la doctrina de la Iglesia cristiana y se convirtió en una herejía sólo en las guerras de la evolución histórica. Cf. También las opiniones que cita, ibid., N. 1.
[34] O en las otras comunidades cristianas; Cf. La actitud de Justino en su Diálogo con el judío Tripo, 47.
[35] Pero esto puede haber ocurrido en el imperio Sasánida más que en el Imperio Bizantino; vea abajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para nosotros!