4/24/2012

Shem-Tov: Captiulo 25-פרק כ''ה: Entre el gnosticismo de Yesh"u y su odio a los no-judíos




פרק כ''ה

[24] בעת ההיא אמר יש''ו לתלמידיו לא יוכל איש לעבוד לשני אדונים כי אם האחד ישנא והא'' יאהב או לאחד יכבד ולאחד יבזה לא תוכלו לעבוד האל  והעלום.
[25] לכן אני אומר לכם שלא תדאגו למאכל לנפשותיכם ולא במלבוש לגופכם שהנפש יקרה מהמזון והגוף מהמלבוש.
[26] הסתכלו בעוף השמים אשר לא יזרועו ולא יקצורו ולא יאספו אוצרות ואביכם העליון מכלכל אתכם הלא אתם יקרים מהם?
[27] מי בכם מהדואגים שיוכל להוסיף בקומתו אמה אחת?
[28] א''כ על מה תדאגו בלבוש ראו חבצלת השרון לעז גְיל''יְוֹן החומש.
[29] ואני אומר לכם שהמלך שלמה בכל כבודו לא היה מלובש כמוהו.
[30] ואם תבן הנשאר בְקמוֹת לעז פֶי''נֹן אשר היום לחה ומחר יבשה ומשימים אותה בתנור האל מלביש אותה כ''ש אנחנו מקטני אמנה.
[31] וא''כ שהאל יחשוב מכם אל תדאגו לומר מה נאכל ומה נשתה
[32] שכל אלה הגופים מבקשיםויודע אביכם שכל אלה אתם צריכים.
[33] בקשו קודם מלכות אלקים וצדקתו וכל אלה הדברים ינתנו לכם.
[34] אל תדאגו ליום מחר שיום מחר ידאגו ממנו די לו ליום בצרתו.


Capítulo 25.


[24] En aquel tiempo dijo Yesh”u a sus talmidim (discípulos): 

“No puede un hombre servir a dos amos a menos que odie a uno y ame al otro, o que honre a uno y desprecie al otro; ustedes no pueden servirle a Di”s y al mundo.
[25] Por tanto les digo que no estén ansiosos por el alimento para sus almas ni por la ropa para su cuerpo, porque el alma es más valiosa que el alimento y el cuerpo más que el vestido.

[26] Observen las aves de los cielo que no siembran ni cosechan ni recogen en graneros, pero el supremo Padre de ustedes (las) alimenta. ¿No son ustedes más valiosos que ellas?

[27] ¿Quién entre ustedes de los que están afanados puede añadir a su estatura un solo codo?

[28] Si este es el caso, ¿por qué se afanan por la vestimenta? Observen los lirios de Sharón [en lengua extranjera, es Gily”ón],

[29] pero les digo que el rey Shlomoh en toda su gloria no se vistió como éstos.

[30] Si a la hierba que se deja en el campo [en lengua extranjerapen”ón], que hoy está fresca y mañana se seca y la echan en el horno, Di”s la viste, mucho más (a ustedes) pequeños en fe.

[31] Si Di”s piensa así de ustedes, no se afanen diciendo ¿qué comeremos y qué beberemos?

[32] porque los cuerpos buscan todas estas cosas, pero su Padre sabe que ustedes necesitan todas estas cosas.

[33] “Busquen primero el reino de Di”s y su justicia y todas estas cosas les serán dadas.

[34] No se afanen por el día de mañana porque el día de mañana se afanará por sí mismo. Basta para el día su propia angustia”.

Comentario:

Un dato interesante es que en este capítulo, en el texto de Shem-Tov aparesca la palabra gufim (cuerpos) por goim (no-judíos), como se muestra en el siguiente cuadro comparativo:


Versión de Delitschz

Versión de Shem Tov
כִּי כָל־אֵלֶּה מְבַקְשִׁים הַגּוֹיִם

שכל אלה הגופים מבקשים

‘Porque todas estas cosas las buscan los goim (no-judíos)’

‘Que estos cuerpos buscan’

Lo que nos podría dar a dos campos a comentar: a) la apertura al gnosticismo (la versión de Shem-Tov) y b) la xenofobía de Yesh”u contra los goim. Analicemos esto:

a)   El gnosticismo de Yesh”u: Yesh”u al enseñar con la frase: ‘Que estos cuerpos buscan’, podría ser la apertura a al gnosticismo pagano el cual repudiaba al cuerpo humano. Para el gnosticismo de Origenes, Valentin, y sobrfe todo de Pablo era de carácter dualista, por el cual se hacía una escisión tajante entre la materia y el espíritu. El mal y la perdición estaban ligados a la materia, mientras que lo divino y la salvación pertenecían a lo espiritual. Por esa razón no podía existir salvación alguna en la materia ni en el cuerpo. (Panarion 40:1-4; "El Apócrifo de Juan" . La Biblioteca de la Sociedad Gnóstica). Esta aberración de Yesh”u podría generar otras preguntas como:

¿Qué interés tiene en el trabajo, en la cultura, en los logros políticos o económicos, quien nos recomienda ser como "los lirios del campo, que no hilan ni trabajan", pero cuyas vestiduras son más gloriosas que las del rey Shlomoh, o como los pichones de cuerva, que su madre desatiende pero a los que el Santo, bendito sea, les procura comida, sin que pasen cuidados ni trabajos?

Este pensamiento proviene de:

 "El da a la bestia su mantenimiento, y a los hijos de los cuervos que claman"

Tehilim 147:9

Un pasaje talmúdico paralelo dice:

 "Nunca he visto una gacela recogedora de frutos, ni un león mozo de cuerda, ni una zorra tendera [ni un lobo vendedor de tinajas] sino que ellos consiguen su comida sin cuidados."

Talmud Masejet Gitin 9:19

Y como acertadamente escribe Yosef Gedalia Klausner sobre esta sentencia del nazareno:

Nada hay más peligroso para el judaísmo nacional que este judaísmo exagerado, que implica la ruina de la cultura, el Estado y la vida nacionales. Donde no hay apelación alguna al establecimiento de leyes, a la justicia, al arte de gobierno nacional; donde la creencia en Di”s y la práctica de una ética extrema y unilateral son en sí mismas suficientes, allí tenemos la negación de la vida y el Estado nacionales.

Klausner Gedalia Yosef, Yeshu HaNotzri, p. 374.
  
Pero, ¿cuándo, realmente, el cristianismo se condujo de acuerdo con estas normas éticas de Yesh”u? En la pequeña asociación de sus discípulos se practicó la comunidad de bienes, pero incluso en ese caso el sistema se adoptó sólo en parte y temporariamente. Los primitivos talmidim (discípulos) de Yesh”u se casaron, se entregaron a litigios, odiaron e injuriaron no sólo a sus enemigos, sino a todos los que se opusieron a ellos.

¿Acaso el mismo Yesh”u se sujetó a su propia doctrina? ¿Amó a los Perushim —que no eran sus enemigos, sino simplemente sus oponentes teóricos—? ¿No los llamó "hipócritas", "serpientes" ,"generación de víboras"? ¿No amenazó que "sobre ello vendría toda la sangre inocente derramada en la tierra"? (Mateo Griego, 23:35.) ¿No condenó al impío al infierno, donde habría "lloro y crujir de dientes"?
¿No resistió al mal con actos de violencia —expulsando a los cambistas y mercaderes de palomas del Beit HaMikdosh—?
¿No prometió casas y campos e incluso tronos de jueces en el futuro a quienes lo siguieran? Cuando envió a "los doce" como mensajeros suyos a las ciudades de Israel, ¿no les previno que fueran "sutiles como serpientes y sencillos como palomas"? (Mateo, 10:16.) ¿No dijo al mismo tiempo, en cuanto a la ciudad que no los recibiera, que "sería más tolerable el día del juicio para Sdom y Amorra que para tal ciudad"? (Mateo, 10:15.) ¿Y no manifestó a sus discípulos que "a quienquiera que lo negara (a Yesh”u) ante los hombres, Yesh”u lo negaría también ante su Padre que está en los cielos"? (Mateo, 10:33.) ¿No hay en ello venganza, actitud de malicia, inclemencia y odio al enemigo? ¿Qué decir de estas palabras: "No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada",(Mateo, 10:34.) "no paz, sino disensión"? (Lucas, 12:51)
¿Y de estas duras, definidas expresiones: "Fuego vine a echar en la tierra;
¿y qué quiero, si ya se ha encendido?" (Lucas, 12:49.) ¿Y de su mandamiento de
"vender la capa y comprar una espada"? (Lucas, 22:36.) ¿Y de éstas, las más crueles de las palabras: "No deis lo santo a los perros ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos"? (Mateo, 7:6.)
¿Dónde, en todo esto, encontramos ternura, perdón "hasta setenta veces siete", amor al enemigo y ofrecimiento de la otra mejilla? No estamos haciendo un proceso a Yesh”u: él mantuvo un alto nivel moral en todos sus hechos, y sus dichos severos y la expulsión de los mercaderes y cambistas fueron en sí mismos una protesta moral elevada. Pero tal contradicción entre precepto y práctica no puede sino demostrar que esta doctrina extrema es imposible de llevar a la práctica en la vida cotidiana, incluso por un hombre tan excepcional para el que la sociedad no significaba nada y, el alma del individuo, todo. Entonces, ¡cuánto más imposible debe de serlo en la vida nacional y política!

Al judaísmo correspondió advertirlo. Tenemos dos hechos ante nosotros.
En primer lugar, la "moral cristiana" fue encarnada en la vida diaria por el judaísmo. Es el judaísmo, y solamente el judaísmo, el que nunca produjo asesinos y traficantes de pogroms.

b)   La xenofobia de Yesh”u a los goim:  Por otra parte en esta sección aparece algo que muy pocos tienen presente y que es razón principal (por su omisión) de la infundada creencia en una prédica universalista de Yesh”u. Obsérvese que aquí, su prédica, se centra en diferenciar: “Son los goim (paganos)...”.  Jesús era un judío que predicaba sólo para los judíos de su época. En sus discursos está manifiesta la separación entre aquellos que son judíos y aquellos que no lo son: los paganos, gentiles, gentes, naciones, o cualquier otra forma que adopte su mención según la versión que se lea.Algunos NT más modernos tratan de disimular estas palabras, que muestran una clara separación, y traducen: “Los que no conocen a Dios...”, (Pastoral Católica, aprobada 26/1/89). De esa manera intentan desdibujar la división. Pero, para cualquier lector atento, es obvio que se alude a los que no son judíos. Un ejemplo muy concreto y definitivo puede leerse en Mateo Griego 15:21-28, haciéndose evidente la discriminación. Allí, una mujer cananea (no judía), le suplica que cure a su hija, y él le responde:

“No fui enviado sino a las ovejas perdidas de Israel”,

 agregando luego ante la insistencia de ella:

”No es bueno echar a los perros el pan de los hijos”

Resulta evidente la división y el criterio del propio Yesh”u respecto de los destinatarios de su mensaje. Se puede observar un tratamiento muy poco feliz por la condición de no judía de la mujer igualándola a los perros. Se trata de una forma de calificación desprovista de esa otra supuesta cualidad predominante en Jesús: el “amor” al prójimo.
En contraposición a estas actitudes encontramos algunos pasajes en el Tana”j que muestran un matiz más universalista.

En el libro de Yonah puede leerse la preocupación de Di”s por salvar a un pueblo no judío, para lo cual manda a su profeta a Nínive. Los párrafos finales muestran el desagrado de Di”s, ante la actitud de Yonah HaNaví por no anhelar la salvación de todos los hombres justos (Yonah 4:9-11).
El mismo criterio se manifiesta en el diálogo entre Di”s y Avraham Avinu sobre el juicio a Sdom donde la preocupación latente en el patriarca es que no mueran inocentes, aunque se trate de no judíos (Bresith 18:20-33).

Debe reconocerse que sólo luego de la desaparición de Yesh”u, y tras algunas disputas con el llamado apóstol de los gentiles, Pablo, se manifiesta una aceptación de los no judíos en la primera comunidad cristiana (Hechos 13:47).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para nosotros!