8/31/2011

Notas sobre explicaciones del RaMBa"N sobre la idolatría y brujería cristiana


La idolatría es rebelión y es el intento de imponer un orden diferente en el mundo mediante el uso de diversos poderes. 

Ésta es la fuente de la proximidad entre idolatría y brujería, que es especialmente relevante en las interpretaciones que hace el RaMBa”N (Najmanides) de los versos que tratan de la prohibición de la brujería.

El RaMBa”N sostiene que la brujería es eficaz porque Di”s convirtió a los seres superiores –estrellas y constelaciones- en gobernantes de los seres inferiores. La realidad está construida con la forma de una jerarquía, en la que cada nivel influye sobre el nivel inferior. Así, las constelaciones influyen sobre los acontecimientos que ocurren por debajo de ellas, y quemar incienso para una constelación en particular en un determinado momento puede influir en acontecimientos futuros para bien o para mal. Por tanto, la idolatría es el intento de lograr este tipo de influencia sobre los estados de cosas.

Después de afirmar la eficiencia de la brujería, el RaMBa”N justifica su prohibición:

“para permitir que el mundo continué en su forma habitual, en la naturaleza simple que es el deseo de su Creador”.

(Comentario del RaMBa”N sobre Devarim 18:9)

La brujería es una forma de negación de la jerarquía de fuerzas, un intento ilícito de imponer un cambio en la realidad al transgredir su orden natural.
Existe una jerarquía de fuerzas que va desde el Primer emanador, hasta las constelaciones y demonios (potencias), y el brujo irrumpe en un determinado nivel de jerarquía y emplea su poder desconectando de los otros elementos y del deseo primero de Di”s. el RaMBa”N percibe una concesión directa entre brujería e idolatría y en su descripción de la idolatría, entre el pasaje:

‘No tendrás otros dioses fuera de Mí’
 Parashah Itro, Sefer Sh’mot 20:3
Comentario
“Estos son los pueblos que comenzaron a crear múltiples formas de imágenes, grabados, los Asheterot y las imágenes del sol. Harían las formas de las constelaciones en el momento de su mayor fuerza de acuerdo con su rango”.

(Comentario del RaMBa”N sobre Sh’mot 20:3)

Así, hacer estatuas e imágenes está prohibido por la Torah, precisamente porque no es un error, sino un intento impúdico,  de intervenir en el orden de las cosas como Di”s quiere que sean.

Se ha de mencionar que a parte de la idolatría representada de forma física, existe idolatría de carácter psíquico, como lo describe el Talmud:

 א"ר אבין מאי קראה (תהלים פא, י) לא יהיה בך אל זר ולא תשתחוה לאל נכר איזהו אל זר שיש בגופו של אדם הוי אומר זה יצר הרע

Dijo R' Avin : ¿Qué verso alude a esto? "No habrá un dios extraño dentro de ti, y no te inclinarás ante un dios ajeno" (Tehilim / Salmos 81:10). ¿Cuál es el dios extraño que está dentro del cuerpo de una persona? Dice que es la inclinación del mal. Uno no puede desgarrar sus vestidos en ira, porque al hacerlo, está obteniendo placer de satisfacer la inclinación al mal.

Talmud Bablí Masejet Shabat 105b.

La expresión “en ti” se refiere a alguien esclavizado por sus deseos malignos, como si tuviera dentro de él un dios extraño que lo esclaviza, también puede significar la alienación que sufre el ser humano ante la cultura impulsiva, que remplaza los valores determinados en la Torah por las ambiciones frívolas. En la literatura jungiana, el Sí mismo (el EGO) se escribe con mayúscula inicial para distinguirlo del uso cotidiano del sí mismo. El termino más cercano es el Atman, o “dios interno”, de la filosofía hindú. El Sí mismo no es igual a la personalidad número 2 de Jung, puesto que el primero incluye el ego como uno de sus órganos, mientras que el segundo es una expresión solo de la mente inconcientemente alienada.

El RaMBa”N, explica que la idolatría constituye una caída (o degradación) del estado intelectual del ser humano y constituye una caída del estado primigenio del conocimiento del verdadero Di”s, lo que degenero en:

a)      Fetichismo: la adoración a objetos.
b)      Animismo: la adoración a animales y de la naturaleza.
c)      Hieroteismo: la adoración a otros dioses u hombres.
:
Bajo este panorama podemos diagnosticar que el mal llamado “judaísmo” mesiánico, es la renovación de la antigua idolatría pagana, en la que se combina idolatría y brujería en la personalidad de Yesh”u de Natzrat, por ejemplo en el Evangelio de Mateo (2:11) encontramos que en la visita de los magos de oriente (brujos) ofrecieron al infante incienso –según la temática de los brujos- un determinado planeta, estrella influyera sobre la vida de este personaje –según los natzratim se trata de la influencia de Saturno-.

Por ejemplo los chamanes dolganos plantan un árbol en el momento en que sienten la llamada de su profesión (De ser brujos); después de su muerte se arranca el árbol. Entre otras tribus altaicas (los goldo, los orotchi y los oroki) creen que la vida del brujo depende semejante árbol. Los brujos de los yurak de la tundra al norte de Obolsk destinan dos sjadai (ídolos) a la guardia del árbol, pues si el árbol perece, perecen también ellos.  (Harva, Die religiösen Vortellungen der altaischen Völker, p. 480-1; Emsheimer, Shamanentrommel r. Shamanenbaum, p. 168 ss).

 Esto implica que los brujos de oriente concentraron sus fuerzas provenientes del Sitra Ajra (lado oscuro), por medio de rituales paganos para concentrar sus poderes provenientes de la idolatría y la brujería no en un árbol, una piedra, o un totem, sino en algo más peligroso, en un ser humano: en Yeshu, para extender su imperio de idolatría y brujería. 

2 comentarios:

  1. Muy interesante, hay un refran que dize, Los que leen viven menos; menos engañados, menos explotados brajot.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante para nosotros!