3/03/2013

פרק ס''ח - Capítulo 68 Los perros gentiles y judíos

BS"D



פרק ס''ח

[21] ואחר שאמר יש''ו זה הלך בגלילי צור וסדום.
[22] ותבוא לפניו אשה כנענית באה מארצות מזרח צועקת אליו אדוני בן דוד חנני שבתי אחוזת השדים.
[23] ויש''ו לא ענה דבר. ותלמידיו קרבו אליו ויאמרו לו אדונינו למה אתה מניח לזאת האשה צועקת אחרינו.
[24] ויען להם יש''ו לא שלחוני כי אם לצאן אובדות מבית ישראל.
[25] והאשה משתחוה לו ואומרת אדוני עוזרני.
[26] ויאמר לה יש''ו לא טוב שיקח האדם הפת[1] מבניו ויתננו לכלבים.
[27] ותען האשה פעמים רבים אוכלים הכלבים הפתיתים הנופלים משלחן אדוניהם.
[28] ויען לה יש''ו אשה גדולה אמונתיך יעשה לך כאשר שאלת. ומהעת ההוא והלאה נרפאת בתה.


Capítulo 68.

21. Y después que dijo esto Yesh”u se fue de Galil a Tzo[a]r y Sdom (Sodoma).
22. Y se presentó ante él una mujer kenanit que venía de las tierras de oriente, quien le daba gritos:
Adoni (mi señor) hijo de David, he aquí que mi hija ha sido palacio de shedim (demonios).
23. Y Yesh”u no dijo nada. Y sus talmidim (discípulos) se le acercaron y le dijeron:
            ‘Nuestro señor, ¿por qué abandonas a esta mujer que grita detrás de nosotros?
24. Y les respondió Yesh”u:
            ‘No he sido enviado sino solo a las ovejas perdidas de la Casa de Israel’.
25. Y la mujer se inclinó ante él y le dijo: 
mi señor ayudame
26. Y Yesh”u le dijo:
‘No es bueno que el hombre tome pan que es de los hijos (judíos) y se lo dé a los perros (gentiles)’.

27. Y contestó la mujer:
‘Muchas veces los perros (gentiles) comen los ptitim (cuscús israelí) que tiran de la mesa sus amos (judíos)’.
28. Y le respondió Yesh”u a la mujer:

            “Grande es tu fe, que se te haga como pediste”. Y desde aquel tiempo quedó sano su hija”.

Comentario.

El presente capítulo nos muestra algo que muy pocos tienen presente y que es razón principal (por su omisión) de la infundada creencia en una prédica universalista de Yeshu. Yeshu al ser mitad judío y mitad romano, sin embargo predicaba sólo para los judíos de su época para atraerlos a su oscuridad.
En sus discursos está manifiesta la separación entre aquellos que son judíos y aquellos que no lo son: los paganos, gentiles, gentes, naciones, o cualquier otra forma que adopte su mención según la versión que se lea.
Yesh”u utiliza la discriminación. En este capítulo, se presenta una mujer cananea (no judía), le suplica que cure a su hija, y él le responde: “No fui enviado sino a las ovejas perdidas de Israel”,  agregando luego ante la insistencia de ella: “No es bueno echar a los perros el pan de los hijos”.  Resulta evidente la división y el criterio del propio Yeshu respecto de los destinatarios de su mensaje. Se puede observar un tratamiento muy poco feliz por la condición de no judía de la mujer igualándola a los perros. Se trata de una forma de calificación desprovista de esa otra supuesta cualidad predominante en Yeshu: el “amor” al prójimo.
En contraposición a estas actitudes encontramos algunos pasajes en el Tana”j (Biblia Hebrea) que muestran un matiz más universalista.

En la Megilat Yonah (Libro de Jonas) puede leerse la preocupación de Di”s por salvar a un pueblo no judío, para lo cual manda a su profeta a Nínive. Los párrafos finales muestran el desagrado de Di”s, ante la actitud de Yonah por no anhelar la salvación de todos los hombres justos (Yonah 4:9-11).
El mismo criterio se manifiesta en el diálogo entre Di-s y Avraham sobre el juicio a Sodoma donde la preocupación latente en el patriarca es que no mueran inocentes, aunque se trate de no judíos (Breshit / Génesis 18:20-33).

Ahora comparemos está cerrada visión con una enseñanza de los tan vilipendiados Fariseos (los perushim, los rabinos). Ellos declaran en el Talmud, “Nuestra obligación es alimentar al gentil pobre de la misma manera que alimentamos al judío pobre” (Gittin 61a). Podemos presentar muchos de estos contrastes entre ética judía y ética cristiana. En cada caso, parece que el margen está del lado del Judaísmo. Yeshu podría haber enseñado muchos ideales hermosos pero, desafortunadamente, nunca parece que fue capaz de vivirlos por sí mismo.
Por otra parte debe reconocerse que a través de la expresión: “mi señor, hijo de David”, se ilustra un cuadro de situación según el cual solo los no judíos, por simple observación y (como siempre) sin sustento bíblico, reconocen en Yeshu como presunto mesías, ante tal observación encontramos la contraparte de Yeshu, cuando este criminal no fue reconocido como nada y designo también  a los judíos como perros, tal como se lee en el Toldot Yeshu:
“Mientras Yeshu estaba sentado con la compañía de la reina [Helena] mandó llamar a los sabios. Y Yeshu les respondió y dijo: "Fue profetizado acerca de mí: “Porque perros me han rodeado, una banda de malvados me ha cercado, han taladrado mis manos y mis pies”. (Salmo 22: 16, 22: 17 en la Biblia hebrea),”
Toldot Yeshu, versión Krauss, Das Leben Jesu, 41.

Posteriormente encontraremos al “Rav” Shaul o Pablo de Tars”o quien sigue el ejemplo deplorable del nazareno al denominar a ciertos judíos o conversos bajo el peyorativo de “perros” y “mutilados”, como se lee en una de sus cartas:

            “¡Atención a los perros! ¡Atención a los malos obreros! ¡Atención a "los mutilados"!”
Filipenses 3:2.

Este pasaje hace una clara referencia a los judíos cuando habla de los "perros" o "mutilados", aludiendo a la impureza y desprecio al Pacto de Di”s, que a saber es la circuncisión respectivamente y secundariamente mostraría su desprecio hacia el judaísmo. 





[1]             We would expect לחם here in order to make the contrast with פת in the next verse, as the Greek has arto~ here and yicion in the next verse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para nosotros!