8/17/2014

Capítulo 32: Un cautiverio perpetuo para los judíos y sin redención, tal como se “profetizo” (Amós 5:2)

BS"D

חזוק    אמונה
‘Fe Fortalecida’
Por el Jajam Yitzjak Troki Z”L.

וְיָדַעְתָּ֣ הַיּ֗וֹם וַהֲשֵׁבֹתָ֮ אֶל־לְבָבֶךָ֒ כִּ֤י ה֙ ה֣וּא הָֽאֱלֹקים בַּשָּׁמַ֣יִם מִמַּ֔עַל וְעַל־הָאָ֖רֶץ מִתָּ֑חַת אֵ֖ין עֽוֹד
“Sabrás hoy, y reflexionaras en tu corazón, que el Etern-o, Él es Di-s en el cielo por encima, y sobre la tierra por debajo; no hay otro.”
            -Parashah Vaetjanán, Sefer Devarim, perek 4, pasuk 39.



Capítulo 32: Un cautiverio perpetuo para los judíos y sin redención, tal como se “profetizo” (Amós 5:2)

Amos 5:2 [dice:]
            נָפְלָה לֹא-תוֹסִיף קוּם בְּתוּלַת יִשְׂרָאֵל נִטְּשָׁה עַל-אַדְמָתָהּ אֵין מְקִימָהּ
Ha caído y no se levantará más la virgen de Israel. Derribada sobre su tierra, no hay quien la levante.
De este pasuk (versículo) se ha argumentado que la caída de Israel está decidida para siempre, y que nuestro cautiverio nunca terminará, y que no tenemos ninguna posibilidad de redención.

Refutación.
Según se desprende de otras palabras del mismo profeta que esta predicción no se refiere a la condena perpetua de Israel; porque dice, al final de su libro (capítulo 9:14, 15 se lee):
            יד וְשַׁבְתִּי אֶת-שְׁבוּת עַמִּי יִשְׂרָאֵל וּבָנוּ עָרִים נְשַׁמּוֹת וְיָשָׁבוּ וְנָטְעוּ כְרָמִים וְשָׁתוּ אֶת-יֵינָם וְעָשׂוּ גַנּוֹת וְאָכְלוּ אֶת-פְּרִיהֶם.  טו וּנְטַעְתִּים עַל-אַדְמָתָם וְלֹא יִנָּתְשׁוּ עוֹד מֵעַל אַדְמָתָם אֲשֶׁר נָתַתִּי לָהֶם אָמַר ןן אֱלֹליךָ.  {ש}
Y haré tornar el cautiverio de Mi pueblo Israel, y reconstruirán las ciudades asoladas, y las habitarán. Y plantarán viñedos, y beberán su vino. Cultivarán también huertos y comerán sus frutos. Y Yo plantaré en su propio suelo, y no serán más arrancados de la tierra que les di, dice el Etern-o su Di-s
Desde una contradicción en las promesas proféticas no puede ser admitida, los pasajes anteriores sólo pueden explicarse de la siguiente manera. El profeta, después de haber relacionado los males que aguardan a Israel a causa de su conducta inicua, les reprocha en el capítulo 4, del mismo libro, [y esto lo hace un total de] cinco veces sucesivas, [bajo la formula] "Pues no habéis vuelto a Mí dice el Etern-o."
Y continúa en el capítulo 4, versículo 12:
            לָכֵן כֹּה אֶעֱשֶׂה-לְּךָ יִשְׂרָאֵל  עֵקֶב כִּי-זֹאת אֶעֱשֶׂה-לָּךְ הִכּוֹן לִקְרַאת-אֱלֹקיךָ יִשְׂרָאֵל. 
Por tanto así haré contigo, oh Israel, porque esto he de hacerte. Prepárate para encontrarte con tu Di-s, oh Israel.
¿Qué implica la penitencia ya las buenas obras?; para ellos Él te hará bien y cambiar tus sufrimientos en alegría, porque él es tu Di-s, que dispensa mal y el bien de acuerdo a sus obras.
Con el fin de representarlo ante la mente como el triturador universal de eventos, el profeta continúa diciendo (Ibid. 4:13):
            כִּי הִנֵּה יוֹצֵר הָרִים וּבֹרֵא רוּחַ וּמַגִּיד לְאָדָם מַה-שֵּׂחוֹ עֹשֵׂה שַׁחַר עֵיפָה וְדֹרֵךְ עַל-בָּמֳתֵי אָרֶץ יי אֱלֹקי-צְבָאוֹת שְׁמוֹ.  {פ}
He aquí que Él es el que forma las montañas, y crea el viento, y declará al hombre cuál es su pensamiento, y hace de la mañana tinieblas, y anda sobre las alturas de la tierra. Adona-y, el Di-s de los ejércitos, es Su Nombre.
Como Creador del mundo que Él es consciente de todo, Él es el sustentador y Apoyo de todas las cosas, los acontecimientos más distantes que Inspecciona claramente: y Él, a través de Sus profetas, familiariza al hombre con sus diseños como hace la luz y la oscuridad alternativas para el beneficio de sus criaturas, Él hace también el bien y el mal para llevar a cabo Su voluntad entre los hijos de los hombres. Así, Él debe ser adorado bajo el Nombre del Di-s de los Ejércitos como el Di-s de todo el Universo. Así lo hace, como Supremo Juez, disponernos a someternos a sus decretos; y aunque ocasionalmente podemos sufrir a causa de nuestros errores y fracasos, todavía sentimos que Su protección se extiende sobre nosotros en estricta conformidad con Su bondad. Esta idea se transmite por todo el tenor del cuarto capítulo del libro de Amós, y constituye una introducción apropiada para el capítulo 5, que comienza así:
            שִׁמְעוּ אֶת-הַדָּבָר הַזֶּה אֲשֶׁר אָנֹכִי נֹשֵׂא עֲלֵיכֶם קִינָה בֵּית יִשְׂרָאֵל.
OÍD esta palabra que es una lamentación por vosotros, oh casa de Israel. Ha caído y no se levantará más la virgen de Israel. Derribará sobre su tierra, no hay quien la levante.
Él habla aquí de la virgen de Israel y anuncia que las energías físicas de las personas que se han agotado por la tiranía de los extranjeros y por la pérdida de los enviados al exilio; sus propios reyes y gobernantes no tenían poder ya de llevar a cabo el arrepentimiento necesario, y por lo tanto una intervención divina era necesaria para llevar a cabo su restauración. El profeta, por lo tanto, dice en este mismo capítulo, en el versículo 3, el triste mensaje:
            כִּי כֹה אָמַר אֲדֹנָי יי הָעִיר הַיֹּצֵאת אֶלֶף תַּשְׁאִיר מֵאָה וְהַיּוֹצֵאת מֵאָה תַּשְׁאִיר עֲשָׂרָה לְבֵית יִשְׂרָאֵל.
Porque así dice Di-s el Etern-o: La ciudad que salía en campaña con mil (guerreros) tendrá cien, y la que salía con cien tendrá sólo diez de la casa de Israel
 Según el profeta, el contingente de las calamidades de la caída de Israel sería terrible, pues ellos serían arrojados por la espada, o diezmados por el hambre y la peste, y sólo una pequeña parte se salvaría de la cautividad. Contra tal postración nacional, el profeta señala el único remedio, que consiste en el arrepentimiento sincero. El anuncio terrorífico de la destrucción de Israel es, por tanto, totalmente mitigado por el consejo divino, [es por ello que en] Amos 5:4:
            כִּי כֹה אָמַר יי לְבֵית יִשְׂרָאֵל  דִּרְשׁוּנִי וִחְיוּ.
            “Porque así dice el Etern-o a la casa de Israel: Buscadme, y viviréis.
Es bien sabido que el término a buscar (dirshun-דרשון), [significa que es] la necesidad demanda (הדרישה) de [buscar] a Di-s por medio de teshuvah (arrepentimiento),  tal como dice Yeshayah / Isaías, en 55:6-7, utilizando una expresión similar:

Buscad (dirshu-דרשו) al Etern-o mientras pueda ser hallado. Llamadle mientras esté cerca.”


Explica allí su advertencia diciendo: Abandone el malvado su camino, y sus pensamientos el inicuo. Y vuelva al Etern-o, que tendrá compasión de él, y a nuestro Di-s, porque perdonará en abundancia.” Esto demuestra que el profeta Amós no ha predicho la ruina irreparable de Israel, sino que se puede tener la esperanza de obtener, a través de la penitencia, su restauración y avivamiento, como nación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para nosotros!