8/17/2014

Capítulo 17: Israel no pueden tener la restauración completa del exilio actual (Lev 26:42)

BS"D

חזוק    אמונה
‘Fe Fortalecida’
Por el Jajam Yitzjak Troki Z”L.

וְיָדַעְתָּ֣ הַיּ֗וֹם וַהֲשֵׁבֹתָ֮ אֶל־לְבָבֶךָ֒ כִּ֤י ה֙ ה֣וּא הָֽאֱלֹקים בַּשָּׁמַ֣יִם מִמַּ֔עַל וְעַל־הָאָ֖רֶץ מִתָּ֑חַת אֵ֖ין עֽוֹד
“Sabrás hoy, y reflexionaras en tu corazón, que el Etern-o, Él es Di-s en el cielo por encima, y sobre la tierra por debajo; no hay otro.”
            -Parashah Vaetjanán, Sefer Devarim, perek 4, pasuk 39.


Capítulo 17: Israel no pueden tener la restauración completa del exilio actual (Lev 26:42).

Algunos Jajme HaNotzrim (מחכמי הנוצרים-teólogos cristianos) han afirmado que las maldiciones pronunciadas en Vaicrá / Levítico 26:41, (cfr. Rom 11) se relacionan con la destrucción del Primer Templo, y por lo tanto son acompañadas por las consoladoras palabras (del pasuk 42):

            וְזָכַרְתִּי אֶת-בְּרִיתִי יַעֲקוֹב וְאַף אֶת-בְּרִיתִי יִצְחָק וְאַף אֶת-בְּרִיתִי אַבְרָהָם אֶזְכֹּר וְהָאָרֶץ אֶזְכֹּר.
“Me acordaré de Mi Pacto con Ya’acov, de Mi Pacto con Yitzjak y de Mi Pacto con Avraham, y Me acordaré también de la tierra.”

En la misma luz que ven el pasaje:

“Me acordaré de Mi Pacto con sus ancestros, a quienes libré de la tierra de Mitzraim (Egipto) ante los ojos de todos los  pueblos para que Yo fuera su Di-s, el Etern-o.”

Los cristianos se refieren estos temas para el recuerdo del Segundo Templo, y la redención aluden a la cautividad de Babilonia; pero las maldiciones posteriores contenidas en Devarim / Deuteronomio 28 (pasuk 49) se hace referencia a la demolición del Segundo Templo, y por lo tanto no están acompañados por las palabras de consuelo que Israel no tendría hasta la restauración de este exilio.

Respuesta.

La Escritura no autoriza a la suposición de que los mencionados en primer lugar maldiciones se refieren a la destrucción de sólo el Primer Templo; las advertencias contenidas en Vaicrá / Levítico en relación con el primer pacto, aunque materialmente y principalmente en referencia al Primer Templo en el que comenzó la cautividad, incluyen, también, de la destrucción del Segundo Templo y las aflicciones sufridas por Israel en el presente cautiverio. Al mismo tiempo, se percibe que las maldiciones contenidas en Devarim / Deuteronomio menciona hechos relativos exclusivamente a la primera destrucción. Entre las maldiciones mencionadas en Vaicrá / Levítico 26:31, leemos:
            וַהֲשִׁמּוֹתִי אֶת-מִקְדְּשֵׁיכֶם
            “…desolaré vuestros Santuarios (mikshejem)…”

Esta última palabra está en plural por lo que debería evidentemente ser entendida para incluir tanto el Primer como el Segundo Templo; ni pueden los santuarios de palabras se refieren a los palacios; ya que el pasaje en Vaicrá / Levítico continúa diciendo: “y no aceptaré vuestra ofrenda de aroma grato” por lo que, naturalmente, apunta a los sacrificios ofrecidos en los santuarios. Así también las maldiciones contenidas en Devarim / Deuteronomio 28:25:

            יִתֶּנְךָ יי נִגָּף לִפְנֵי אֹיְבֶיךָ בְּדֶרֶךְ אֶחָד תֵּצֵא אֵלָיו וּבְשִׁבְעָה דְרָכִים תָּנוּס לְפָנָיו וְהָיִיתָ לְזַעֲוָה לְכֹל מַמְלְכוֹת הָאָרֶץ.
“Te pondrá el Etern-o derrotado delante de tus enemigos. Por un (solo) camino saldrás a él (el enemigo), y por siete caminos huirás delante de él. Y serás para estremecimiento de todos los reinos de la tierra.”

Esto, sin duda, no tuvo lugar durante la época del Segundo Templo, porque entonces los judíos prevalecieron, y los romanos sufrieron una derrota total, tal como lo relata Yosef ben Gurión (ha-Arvi) [en Sefer Yosipón]. Los mismos escritores romanos reconocen evidentemente este hecho; la profecía, sin embargo, se cumplió durante el tiempo del Primer Templo (ver en Yeshayah / Isaías 22:3:)

            כָּל-קְצִינַיִךְ נָדְדוּ-יַחַד מִקֶּשֶׁת אֻסָּרוּ כָּל-נִמְצָאַיִךְ אֻסְּרוּ יַחְדָּו מֵרָחוֹק בָּרָחוּ.
“Todos tus jefes huyeron juntos, por el arco fueron apresados. Todos los que se encontraban en ti fueron apresados juntos cuando lejos habían huido.”
Por otra parte, si decimos que hay dos cautiverios, también debemos decir que hay dos rescates, a saber, el primero ya efectuado en la construcción del Segundo Templo, y el segundo se espera en un período futuro; y qué hombre sensato puede creer que la redención del Segundo Templo será una redención completa, ya que las diez tribus no se inscribieron en el retorno a Yerushalaim? Sólo había 42,360 hombres de Yehudah y de Benjamín, quienes se acogieron a la autorización dada por Koresh (Ciro), rey de Persia, mientras que la mayoría aún permanecía en Babilonia. Tampoco puede decirse que los que habían retocado a Yerushalaim disfrutaron de total independencia, ya que cuando se establecieron allí, eran tributarios de los medos y los persas, como se relata en Nehemiya / Nehemías 9:36:

            וַיַּמְרוּ וַיִּמְרְדוּ בָּךְ וַיַּשְׁלִכוּ אֶת-תּוֹרָתְךָ אַחֲרֵי גַוָּם וְאֶת-נְבִיאֶיךָ הָרָגוּ אֲשֶׁר-הֵעִידוּ בָם לַהֲשִׁיבָם אֵלֶיךָ וַיַּעֲשׂוּ נֶאָצוֹת גְּדוֹלֹת.  כז וַתִּתְּנֵם בְּיַד צָרֵיהֶם וַיָּצֵרוּ לָהֶם וּבְעֵת צָרָתָם יִצְעֲקוּ אֵלֶיךָ וְאַתָּה מִשָּׁמַיִם תִּשְׁמָע וּכְרַחֲמֶיךָ הָרַבִּים תִּתֵּן לָהֶם מוֹשִׁיעִים וְיוֹשִׁיעוּם מִיַּד צָרֵיהֶם.
“He aquí por eso somos siervos hoy, y en cuanto a la tierra que diste a nuestros padres para comer su fruto y aprovechar sus bienes, he aquí que somos siervos en ella, y rinde mucho producto a los reyes que pusiste sobre nosotros por causa de nuestros pecados. Ellos también tienen poder sobre nuestros cuerpos y sobre nuestro ganado, a gusto de ellos, y nosotros estamos en gran angustia.”

A continuación, las crueldades experimentaron procedieron de los griegos, y después de los romanos. A pesar de los judíos a veces se rebelaron, y el nombramiento de sus propios reyes, pero no hubo quien los gobierne de la posteridad de Da’H’a’H (David HaMelej Alav HaShalom / el rey David, la paz sea sobre él), en cuya casa el cetro recaerá en la restauración final. Los Jashmonaim (Asmoneos) eran de la tribu de Leví, y los miembros del sacerdocio; y fueron sucedidos por Hordos (Herodes) y sus descendientes hasta la ruina del Segundo Templo, como hemos mencionado anteriormente.
La inferioridad del Segundo Templo también puede juzgarse por la ausencia del aron (arca), el k’poret (propiciatorio), los k’rubim (querubines), y no tenían los Urim y Tumin el, y la Shejiná. El templo fue privado de la Shejiná (la manifestación de la Presencia Divina); todas las profecías cesaron, y los antiguos milagros ya no fueron presenciados. Bajo estas circunstancias, ¿cómo se puede afirmar que la redención de Israel fue completa? Más bien debemos reconocer, que el Etern-o excitó la compasión en el corazón de los conquistadores de Israel, y despertaron la mente de Koresh (Ciro) para conceder permiso a los judíos a regresar a Yerushalaim para reconstruir el Beit HaMikdash (Templo), para servir al Etern-o, y ser liberados de su servidumbre.

Vemos así que las malas consecuencias del cautiverio original aún subsistían, en el regreso de Babilonia; aunque Herodes, después de haber cometido un gran derramamiento de sangre entre los sabios y piadosos de Israel, construyó un espléndido y magnífico Templo, sin embargo, no es una cuestión de duda de que Herodes estuvo en todo el tiempo sometido a los romanos, y mantuvo su trono bajo su autoridad. Todo esto tiende a demostrar que la cautividad continúa desde el día de la destrucción del primer templo por Nabucodonosor hasta la actualidad. La aparente omisión en Devarim / Deuteronomio 28 sobre los consuelos y las promesas similares, como se celebran en Vaicrá / Levítico en el cierre de las maldiciones, fácilmente se puede explicar, ya que en la parte anterior de las palabras del pacto no se han completado; inmediatamente después de las denuncias, Mosheh reunió a los Bene Israel para establecer el pacto con ellos mientras estaban de pie ante el Etern-o; por lo tanto, leemos en Devarim / Deuteronomio 29:11:
            לְעָבְרְךָ בִּבְרִית יי אֱלֹקיךָ וּבְאָלָתוֹ
            “Para que entres en el pacto del Etern-o, tu Di-s, y en su juramento.”
Mosheh añade en este capítulo los juramentos de la alianza, además de lo que le impresionó en ellos en el capítulo anterior; a continuación, después de poner delante de ellos el temor de las calamidades, así como el consuelo más enfático y la promesa de la redención perfecta. Veamos por ejemplo en Devarim / Deuteronomio 30:1:

            א וְהָיָה כִי-יָבֹאוּ עָלֶיךָ כָּל-הַדְּבָרִים הָאֵלֶּה הַבְּרָכָה וְהַקְּלָלָה אֲשֶׁר נָתַתִּי לְפָנֶיךָ וַהֲשֵׁבֹתָ אֶל-לְבָבֶךָ בְּכָל-הַגּוֹיִם אֲשֶׁר הִדִּיחֲךָ יי אֱלֹקיךָ שָׁמָּה.  ב וְשַׁבְתָּ עַד-יי אֱלֹקיךָ וְשָׁמַעְתָּ בְקֹלוֹ כְּכֹל אֲשֶׁר-אָנֹכִי מְצַוְּךָ הַיּוֹם  אַתָּה וּבָנֶיךָ בְּכָל-לְבָבְךָ וּבְכָל-נַפְשֶׁךָ.  ג וְשָׁב יי אֱלֹקיךָ אֶת-שְׁבוּתְךָ וְרִחֲמֶךָ וְשָׁב וְקִבֶּצְךָ מִכָּל-הָעַמִּים אֲשֶׁר הֱפִיצְךָ יי אֱלֹקיךָ שָׁמָּה.  ד אִם-יִהְיֶה נִדַּחֲךָ בִּקְצֵה הַשָּׁמָיִם מִשָּׁם יְקַבֶּצְךָ יי אֱלֹקיךָ וּמִשָּׁם יִקָּחֶךָ.  ה וֶהֱבִיאֲךָ יי אֱלֹקיךָ אֶל-הָאָרֶץ אֲשֶׁר-יָרְשׁוּ אֲבֹתֶיךָ וִירִשְׁתָּהּ וְהֵיטִבְךָ וְהִרְבְּךָ מֵאֲבֹתֶיךָ.  ו וּמָל יי אֱלֹקיךָ אֶת-לְבָבְךָ וְאֶת-לְבַב זַרְעֶךָ  לְאַהֲבָה אֶת-יי אֱלֹקיךָ בְּכָל-לְבָבְךָ וּבְכָל-נַפְשְׁךָ לְמַעַן חַיֶּיךָ.  ז וְנָתַן יי אֱלֹקיךָ אֵת כָּל-הָאָלוֹת הָאֵלֶּה עַל-אֹיְבֶיךָ וְעַל-שֹׂנְאֶיךָ אֲשֶׁר רְדָפוּךָ.  ח וְאַתָּה תָשׁוּב וְשָׁמַעְתָּ בְּקוֹל יי וְעָשִׂיתָ אֶת-כָּל-מִצְו‍ֹתָיו אֲשֶׁר אָנֹכִי מְצַוְּךָ הַיּוֹם.  ט וְהוֹתִירְךָ יי אֱלֹקיךָ בְּכֹל מַעֲשֵׂה יָדֶךָ בִּפְרִי בִטְנְךָ וּבִפְרִי בְהֶמְתְּךָ וּבִפְרִי אַדְמָתְךָ לְטֹבָה  כִּי יָשׁוּב יי לָשׂוּשׂ עָלֶיךָ לְטוֹב כַּאֲשֶׁר-שָׂשׂ עַל-אֲבֹתֶיךָ.  י כִּי תִשְׁמַע בְּקוֹל יי אֱלֹקיךָ לִשְׁמֹר מִצְו‍ֹתָיו וְחֻקֹּתָיו הַכְּתוּבָה בְּסֵפֶר הַתּוֹרָה הַזֶּה  כִּי תָשׁוּב אֶל-יי אֱלֹקיךָ בְּכָל-לְבָבְךָ וּבְכָל-נַפְשֶׁךָ.  {ס}

“Y sucederá que cuando hubieren venido sobre ti todas estas cosas, la bendición y la maldición que puse delante de ti, y reflexionares en tu corazón entre todas las naciones donde te hubiere desterrado el Etern-o, tu Di-s. (pasuk 2) Y retornares al Etern-o, tu Di-s, y oyeres Su voz como todo lo que Yo te ordeno hoy; tpu y tus hijos, con todo tu corazón y con toda tu alma. (pasuk 3) Entonces hará volver el Etern-o, tu Di-s, de tu cautiverio y tendrá misericordia de ti. Hará volver y te reunirá de todos los pueblos adonde te ha esparcido el Etern-o tu Di-s, allí. (pasuk 4) Y aun si estuviere tu destierro en un extremo del cielo, de allí te reunirá el Etern-o, tu Di-s, y de allí te tomará. Y te traerá el Etern-o tu Di-s, a la tierra que han heredado tus padres y tomarás posesión de ella; te bendecirá; te beneficiará y te aumentará (más) que a tus padres. (pasuk 5) Y te traerá a la tierra que conquistaron tus padres y que también tú poseerás, y será benévolo contigo y hará que te multipliques más que tus padres. (pasuk 6) Y el Etern-o tu Di-s circuncidará tu corazón y el corazón de tu simiente, para que, amando al Etern-o con todo tu corazón y con toda tu alma, tengas larga vida. (pasuk 7) Entonces el Etern-o tu Di-s volverá aquellas maldiciones contra tus enemigos y contra los que te aborrecen y contra los que te persiguieron. (pasuk 8) Al  retornar tú al Etern-o y escuchar Su Voz y cumplir todos Sus preceptos que hoy te ordeno. (pasuk 9) el Etern-o tu Di-s te colmará de bendiciones en toda obra de tu mano, en el fruto de tu cuerpo, en el fruto de tu ganado y en el fruto de tu tierra. Así el Etern-o volverá a regocijarse en ti como se regocijó en tus padres. (pasuk 10) (Eso ocurrirá) si obedecieres la voz del Etern-o tu Di-s cumpliendo Sus mandatos y estatutos que están escritos en este libro de la Torah y volvieres al Etern-o con todo tu corazón y con toda tu alma.”

 Por lo tanto, vemos que esta predicción está pendiente de cumplimiento, ya que los datos contenidos en la cita anterior no lo hicieron, durante el tiempo del Primero o Segundo Templo, tienen lugar. Al mismo tiempo, se descubre en dichos pasajes que todo consuelo de esperanza puede sugerir, porque señala a la vez nuestra restauración y la redención de nuestras almas:
Una redención que es la liberación verdadera de todos los problemas, y la bendición y que cumbre todas las aspiraciones humanas.

La promesa con respecto a nuestro futuro superara con creces la promesa dada en Vaicrá / Levítico, que alude simplemente a nuestra restauración política. Ciertamente, hay una alusión lejana a la mirada divina y la consideración del Segundo Templo; sin embargo, como plena libertad que nunca brilló sobre los que subían, como hemos demostrado con claridad e incontestablemente, debemos necesariamente concluir que las maldiciones, que figura en Devarim / Deuteronomio, pasaran por esas bendiciones superlativas y extensas que un futuro y en una restauración universal, que se producirá para Israel. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para nosotros!