8/17/2014

Capítulo 19: La Torá era temporal, derogado por la nueva “Torah” de Yeshu.

BS"D

חזוק    אמונה
‘Fe Fortalecida’
Por el Jajam Yitzjak Troki Z”L.

וְיָדַעְתָּ֣ הַיּ֗וֹם וַהֲשֵׁבֹתָ֮ אֶל־לְבָבֶךָ֒ כִּ֤י ה֙ ה֣וּא הָֽאֱלֹקים בַּשָּׁמַ֣יִם מִמַּ֔עַל וְעַל־הָאָ֖רֶץ מִתָּ֑חַת אֵ֖ין עֽוֹד
“Sabrás hoy, y reflexionaras en tu corazón, que el Etern-o, Él es Di-s en el cielo por encima, y sobre la tierra por debajo; no hay otro.”
            -Parashah Vaetjanán, Sefer Devarim, perek 4, pasuk 39.


Capítulo 19: La Torá era temporal, la cual había sido derogada por la nueva “Torah” de Yeshu.

Muchos cristianos se oponen a nosotros con la opinión de que la Torah de Mosheh no se había establecido de forma permanente, pero sólo por un período limitado, y fue totalmente abolida por Yesh”u, que legó a sus discípulos y seguidores de una nueva Torah que les dispensa de ajuste al estatutos y ordenanzas antiguas establecidas en la Torah de Moshe. Por lo que (alegan) de acuerdo con la antigua Torah, que ellos (los Benei Israel) se habían entregado al poder de la muerte, mientras que la nueva administración era una Torah de la gracia y de fácil de practicar. Los mandamientos dados, dicen, eran tan rigurosas y que ningún hombre podía observar de manera adecuada. Por lo tanto se trataba de que las leyes fundamentales, como la circuncisión y la observancia del Shabat (día de reposo judío), no eran más que temporal, y continuaron solamente al tiempo de la venida de Yeshu HaNotzri, (Jesús el Nazareno), quien inmediatamente sustituyo [aquellos mandamientos] por los [rituales del] bautismo en lugar de la circuncisión, y la consagración de la primera día en lugar del Shabat.

Refutación.

Esta declaración de los cristianos es una falacia. El A”G (Avon-Gilaion: Evangelio) en sí refuta su opinión, en Matiash (Mateo) 5:17-20, cuando Yesh”u dice a sus talmidim (discípulos):

“No penséis que he venido para abrogar la Torah o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir, porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra ni una letra ni en ningún punto de la Torah se cancelara, hasta que todo se haya cumplido; Cualquiera, pues, que quebrante uno de estos mandamientos a pesar que sean  pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.”

אל תחשבו שבאתי לבטל התורה או הנביאים לא באתי לבטל כ"א לקיים באמת אני אומר לכם כי אעפ״י שיבוטלו השמים מ"ם אפי' אות אחת או נקודה אחת מן התורה לא תבוטל אלא תקוים א"ם מי שיבטל אפי' מצוה אחת מן המצות הקטנות וילמד לאחרים לעשותן הוא יקרא קטן במלטתשמים אכל מי שיעשה המצות וילמד לעשותן הוא יקרא גדול במלכות שמים
Los mismos cristianos que admitir que Yeshu y sus shlujim (apóstoles) estaban circuncidados en el tiempo de Yesh”u; pues encontramos que Puil (Pablo) circuncidó a su discípulo Timoteos, como se registra en Akta Apostolus (Hechos) capítulo 16 verso 3, lo que demuestra de hecho, según su propia declaración, que la Torah no fue abolida, incluso después de la existencia de Yeshu. El Shabat (séptimo día) también se mantuvo sagrado por los fundadores de la religión cristiana y sus discípulos. El shabat fue observado (el traductor se refiere al libro de Fiestas y Ayunos publicado 1825) durante casi 500 años después de la era vulgar, cuando uno de los Papas quien instituyó la santificación del primer día de la semana en vez del shabat. Ver el registro de la misma en Tzemaj David [de R’ David Gans ben Shlomoh].
El Shabat no solamente es una ley ceremonial instituida, la prescripción para el cese de todo el trabajo, la cual se celebraría universalmente de forma sagrada, tal como se expresa por la palabra dicha del Santo Bendito Sea:
“Te acordaras del día de Shabat para santificarlo- שֵׁשֶׁת יָמִים תַּעֲבֹד וְעָשִׂיתָ כָּל-מְלַאכְתֶּךָ” Shemot / Éxodo 20:8; “Considerad que el Etern-o os dio el Shabat, por lo cual en el día sexto os da pan para dos días. Permanezca entonces cada cual en su lugar en el séptimo día- רְאוּ כִּי-יי נָתַן לָכֶם הַשַּׁבָּת עַל-כֵּן הוּא נֹתֵן לָכֶם בַּיּוֹם הַשִּׁשִּׁי לֶחֶם יוֹמָיִם שְׁבוּ אִישׁ תַּחְתָּיו אַל-יֵצֵא אִישׁ מִמְּקֹמוֹ בַּיּוֹם הַשְּׁבִיעִי.  ל וַיִּשְׁבְּתוּ הָעָם בַּיּוֹם הַשְּׁבִעִי.Ibid 16:29
El suministro de maná durante los seis días de la semana, y la asignación de la cantidad doble en el sexto día ofrecen una confirmación milagrosa de la santidad del shabat.
Por lo tanto, la Ordenanza Divina del shabat no puede ser derogada; tanto más cuanto que este mandamiento está incluido en el Decálogo (מעשרת הדברות), cuya autoridad es reconocida por todos los seguidores del cristianismo. Parece, sin embargo, que los cristianos han estado ansiosos para abolir la Torah de Mosheh, por su propia voluntad y responsabilidad, porque ellos no tienen autoridad alguna para hacerlo [en el nombre de] Yeshu y de los apóstoles. Si Yeshu realmente los había absuelto de los mandamientos expresados ​​en nuestra Biblia, ¿por qué tuvo que instar en el cumplimiento de una parte de ellos; como, por ejemplo, el honor debido a los padres, el amor al prójimo y la caridad? ¿Por qué les advierte contra el homicidio, el adulterio, el robo, y el falso testimonio? [Tal como se puede] ver [en] Mateo 19. ¿En qué bases descansa la prohibición del Apóstol a abstenerse de la idolatría, el incesto y la ingesta de sangre y ahogado? (Ver Hechos 15:20). Tampoco podemos comprender la afirmación de que la Torah de Mosheh debe interrumpir del porque los Bene Israel habían sido culpables de la muerte de acuerdo con ella, pero no de acuerdo a la ley de Yeshu (תורת ישו), que se llama la ley de la gracia (תורת חסד). No dijo Puil (Pablo) ordenar la muerte de uno al casarse con la mujer de su padre? Tal como se lee en Katav Rishon L’Korintí / 1 Corintios 5:1. Incluso en nuestros días, los notzrim (cristianos) sancionan la muerte a [los delitos de] asesinato, adúltero, y al ladrón de dinero (Nota del traductor: Esto era muy cierto en la fecha en que el autor escribió); mientras que, según la dispensación mosaica, los robos pecuniarios no fueron castigados con la muerte, tal como se puede leer en Shemot / Éxodo 21:16,[que únicamente se le aplica la pena de muerte a un hombre que secuestre a una persona.] por eso es que dice:
            וְגֹנֵב אִישׁ וּמְכָרוֹ וְנִמְצָא בְיָדוֹ מוֹת יוּמָת.  {ס}
“Y el que rapte a un hombre, ya sea para venderlo o para tenerlo en su poder, será muerto”
Igualmente falso es que la ley de Yeshu es más fácil de practicar que el de Mosheh. En Mateo 19:21, encontramos:
"Si quieres ser ingenuo, anda, venda vuestra propiedad, y dadlo a los pobres- אם תרצה להיות תמים לך מכור נחלתך ותן צדקה לעניים ".
Lo mismo se repite en Lucas 18:22. Esto demuestra que es requerido por las leyes de Yeshu, ese hombre será disponer de sus propiedades y dedicarse a fines benéficos; [mientras que] la Torah de Mosheh, sin embargo, decreta que solamente la décima parte de la cosecha se vaya con fines benéficos, y el resto a ser disfrutado por el propietario. Esto demuestra que el sistema legislativo de Mosheh de ninguna manera es opresivo; por el contrario, sirve para beneficiar tanto el cuerpo y el alma. Una vez más, si los hombres han sido dispensados ​​de la obediencia a las leyes de Mosheh, ¿por qué se reconocen algunas de las leyes sobre la consanguinidad, y prohíben las relaciones sexuales entre los seis grados de afinidad, es decir, con la madre, la esposa del padre, la hermana, la esposa del hermano, la hija, y la esposa del hijo? Con respecto a otras relaciones que no son guiados por los decretos divinos transmitidos a nosotros por medio de Mosheh; pero de vez en cuando permiten la ilegal, y prohíben los grados legítimos de los matrimonios mixtos.
Los notzrim (cristianos) parecen aquí abandonar la base sólida sobre la que descansamos nuestras esperanzas, y actuar sobre las opiniones independientes que se han formado. El A”G (Avón-Gilaión: Evangelio) no presenta ningún código expresando sobre los puntos en cuestión, y si estas leyes ya no fueran válidas, que determinan la relación de consanguinidad, ¿por qué Yeshu no establecer nuevas reglamentaciones, en lugar de las leyes de Mosheh? En tiempos modernos los cristianos se guían por el Torah de Mosheh, y en parte por las promulgaciones humanas en distintos períodos. Hacen cambios y alteraciones, los acomodan a las costumbres de la época, y hacen que los principios establecidos les sean serviles a las necesidades temporales en conjunto de las innovaciones arbitrarias. Convencido, de como nosotros los Bene Israel, la revelación divina procede de la sabiduría infinita, y es, por tanto, en sí misma completa y perfecta en su objetivo, no podemos admitir que posiblemente de cualquier cambio, la desviación, adición o disminución. La Sagrada Escritura nos advierte sobre este punto. En Devarim / Deuteronomio 4:2, dice:
            לֹא תֹסִפוּ עַל-הַדָּבָר אֲשֶׁר אָנֹכִי מְצַוֶּה אֶתְכֶם וְלֹא תִגְרְעוּ מִמֶּנּוּ לִשְׁמֹר אֶת-מִצְו‍ֹת יי אֱלֹקיכֶם אֲשֶׁר אָנֹכִי מְצַוֶּה אֶתְכֶם.
“No añadiréis ni quitaréis palabra de cuanto os prescribo, sino que guardaréis los mandatos del Etern-o vuestro Di-s.”
Además (en Devarim 4:8 se lee), ¿Qué otro gran pueblo tiene leyes y preceptos tan justos como los que Yo os enseño hoy?- וּמִי גּוֹי גָּדוֹל אֲשֶׁר-לוֹ חֻקִּים וּמִשְׁפָּטִים צַדִּיקִם כְּכֹל הַתּוֹרָה הַזֹּאת אֲשֶׁר אָנֹכִי נֹתֵן לִפְנֵיכֶם הַיּוֹם Ibid, “Este libro de la Torah no se apartará de tu boca, sino que meditarás en él día y noche, para que cuides de hacer todo lo que está escrito en él, porque prosperaras en tus caminos y tendrás buen éxito- לֹא-יָמוּשׁ סֵפֶר הַתּוֹרָה הַזֶּה מִפִּיךָ וְהָגִיתָ בּוֹ יוֹמָם וָלַיְלָה לְמַעַן תִּשְׁמֹר לַעֲשׂוֹת כְּכָל-הַכָּתוּב בּוֹ  כִּי-אָז תַּצְלִיחַ אֶת-דְּרָכֶךָ וְאָז תַּשְׂכִּיל.” (Yehoshua 1:8) Y en el mismo libro (de Devarim / Deuteronomio 33:4), leemos: “Mosheh nos dio una Torah, posesión de la comunidad de Ya’acov- תּוֹרָה צִוָּה-לָנוּ מֹשֶׁה  מוֹרָשָׁה קְהִלַּת יַעֲקֹב” A esto le sumamos las palabras del salmista (Tehilim / Salmo 19:8-10):
             ח וְאִם-יַרְחִיב יי אֱלֹקיךָ אֶת-גְּבֻלְךָ כַּאֲשֶׁר נִשְׁבַּע לַאֲבֹתֶיךָ וְנָתַן לְךָ אֶת-כָּל-הָאָרֶץ אֲשֶׁר דִּבֶּר לָתֵת לַאֲבֹתֶיךָ.  ט כִּי-תִשְׁמֹר אֶת-כָּל-הַמִּצְוָה הַזֹּאת לַעֲשֹׂתָהּ אֲשֶׁר אָנֹכִי מְצַוְּךָ הַיּוֹם לְאַהֲבָה אֶת-יי אֱלֹקיךָ וְלָלֶכֶת בִּדְרָכָיו כָּל-הַיָּמִים וְיָסַפְתָּ לְךָ עוֹד שָׁלֹשׁ עָרִים עַל הַשָּׁלֹשׁ הָאֵלֶּה.  י וְלֹא יִשָּׁפֵךְ דָּם נָקִי בְּקֶרֶב אַרְצְךָ אֲשֶׁר יי אֱלֹקיךָ נֹתֵן לְךָ נַחֲלָה וְהָיָה עָלֶיךָ דָּמִים.  {פ}
“La Torah del Etern-o es perfecta, restauración del alma. El testimonio del Etern-o es seguro, y hace sabio al simple. Los preceptos del Etern-o son correctos y alegran el corazón. El mandamiento del Etern-o es puro y alumbra los ojos. El temor del Etern-o es sincero y dura para siempre. Los juicios del Etern-o son absolutamente justos.”
En el mismo libro (Tehilim 119:44), dice:
וְאֶשְׁמְרָה תוֹרָתְךָ תָמִיד   לְעוֹלָם וָעֶד.
“De tal modo, cumpliré Tu Torah continuamente,    por siempre y para siempre.”
Nos referimos también a la conclusión de la profecía de Malají (Malaquías 3:22), que dice:
זִכְרוּ תּוֹרַת מֹשֶׁה עַבְדִּי אֲשֶׁר צִוִּיתִי אוֹתוֹ בְחֹרֵב עַל-כָּל-יִשְׂרָאֵל חֻקִּים וּמִשְׁפָּטִים
Acordaos de la Torah de Mosheh Mi siervo, que le prescribí en Jórev (Sinaí) para TODO Israel, con sus estatutos y preceptos.
[De] estos versículos dan evidencia satisfactoria, que la Torah divina en su perfección sublime y la simplicidad no debe ser ampliado o reducido, y mucho menos para ser abrogada y sustituida por ningún otro código. La inmutabilidad de la Torah se manifiesta en Devarim / Deuteronomio 28:1:
            וְהָיָה אִם-שָׁמוֹעַ תִּשְׁמַע בְּקוֹל יי אֱלֹקיךָ לִשְׁמֹר לַעֲשׂוֹת אֶת-כָּל-מִצְו‍ֹתָיו אֲשֶׁר אָנֹכִי מְצַוְּךָ הַיּוֹם וּנְתָנְךָ יי אֱלֹקיךָ עֶלְיוֹן עַל כָּל-גּוֹיֵי הָאָרֶץ.
“Y SERÁ que si escuchares atentamente la voz del Etern-o tu Di-s observando todos Sus mandatos que hoy te prescribo, el Etern-o tu Di-s te pondrá por encima de todos los demás pueblos de la tierra.”
Lo mismo se repite en un pasaje posterior, se dice:
            כִּי תִשְׁמַע בְּקוֹל יי אֱלֹקיךָ לִשְׁמֹר מִצְו‍ֹתָיו וְחֻקֹּתָיו הַכְּתוּבָה בְּסֵפֶר הַתּוֹרָה הַזֶּה  כִּי תָשׁוּב אֶל-יי אֱלֹקיךָ בְּכָל-לְבָבְךָ וּבְכָל-נַפְשֶׁךָ.  {ס}
“(Eso ocurrirá) si obedecieres la voz del Etern-o tu Di-s cumpliendo Sus mandatos y estatutos que están escritos en este libro de la Torah y volvieres al Etern-o con todo tu corazón y con toda tu alma.” (Ibid 30:10)

Esto demuestra claramente que sólo se harán realidad las promesas de gracia y sus garantías siempre y cuando rígidamente seguimos los preceptos prescritos en los libros de Mosheh. La expresión, "este día", señala la imposibilidad de una legislación posterior, y la inmutabilidad de la voluntad revelada de Di-s. De manera similar, podemos aprender de este pasaje, “Mosheh nos dio una Torah, posesión de la comunidad de Ya’acov; que, contrariamente a la creencia cristiana, sin período de lo que se ha asignado para limitar la duración del código de Mosheh. La Torah de Mosheh es seguir siendo una herencia eterna a la congregación de Ya’acov para siempre. “porque lo que ha de suceder no será olvidado por su simiente.” (Devarim 31:21) El término, “comunidad de Ya’acov” (en lugar de la casa o la semilla de Ya’acov), muestra que la Torah no es más que la herencia a los hijos de Ya’acov, sino a todos los que puedan congregarse con ellos, [tal como dice el profeta:]
            ו וּבְנֵי הַנֵּכָר הַנִּלְוִים עַל-יי לְשָׁרְתוֹ וּלְאַהֲבָה אֶת-שֵׁם יי לִהְיוֹת לוֹ לַעֲבָדִים כָּל-שֹׁמֵר שַׁבָּת מֵחַלְּלוֹ וּמַחֲזִיקִים בִּבְרִיתִי.  ז וַהֲבִיאוֹתִים אֶל-הַר קָדְשִׁי וְשִׂמַּחְתִּים בְּבֵית תְּפִלָּתִי עוֹלֹתֵיהֶם וְזִבְחֵיהֶם לְרָצוֹן עַל-מִזְבְּחִי  כִּי בֵיתִי בֵּית-תְּפִלָּה יִקָּרֵא לְכָל-הָעַמִּים.
“También los extranjeros que se adhieren al Etern-o para adorarle y amar el Nombre del Etern-o, para ser Sus siervos. Cada uno que se guarde de profanar el shabat y sea fuel a Mi pacto. También a ellos los traeré a Mi montaña sagrada, y los haré gozosos en Mi Casa de oraciones. Sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre Mi altar. Mi Casa será llamada  Casa de oraciones para todos los pueblos.” (Yeshayah 56:6-7)
"Ellos", como dice Yeshayah (14:1):
            כִּי יְרַחֵם יי אֶת-יַעֲקֹב וּבָחַר עוֹד בְּיִשְׂרָאֵל וְהִנִּיחָם עַל-אַדְמָתָם וְנִלְוָה הַגֵּר עֲלֵיהֶם וְנִסְפְּחוּ עַל-בֵּית יַעֲקֹב. 
“PORQUE se compadecerá el Etern-o de Ya’acov, escogerá aún a Israel, y los volverá a su propia tierra. Y el extranjero se unirá con ellos, y se pegarán a la casa de Ya’acov.” (Yeshayah 14:1)
La expresión, “Las obras de Sus manos son verdad y justicia. Todos Sus preceptos son verdadero, fueron establecidos por siempre y para siembre. Fueron hechos en verdad y rectitud.” (Tehilim 111:8) no deja de ser una evidencia de la eternidad de las leyes contenidas en el Jumash (Pentateuco), como לָעַד ("para siempre"), y לְעוֹלָם ("eternamente), implican un curso ininterrumpido y sin fin de los tiempos. Nos reunimos con un uso inequívoco de las dos palabras en el Tehilim 148:6:
            וַיַּעֲמִידֵם לָעַד לְעוֹלָם    חָק-נָתַן וְלֹא יַעֲבוֹר
Él los estableció por siempre y para siempre. Él impulso una Jak (ordenanza) que no será transgredida.
El pasaje: “De tal modo, cumpliré Tu Torah continuamente, por siempre y para siempre” (Tehilim 119:44) alude a un periodo ilimitado de tiempo. De acuerdo con esto, encontramos en Shemot / Éxodo 15:18, las palabras ה יִמְלֹךְ לְעֹלָם וָעֶד “¡El Etern-o reinará por siempre jamás!” [Sobre la expresión: Por siempre jamás וָעֶד significa “eternidad”] Así también en la exhortación del último de los profetas (Malaji / Malaquías 3:22):
            זִכְרוּ תּוֹרַת מֹשֶׁה עַבְדִּי אֲשֶׁר צִוִּיתִי אוֹתוֹ בְחֹרֵב עַל-כָּל-יִשְׂרָאֵל חֻקִּים וּמִשְׁפָּטִים.
“Acordaos de la Torah de Mosheh Mi siervo, que le prescribí en Jórev (Sinaí) para todo Israel, (dando Él) con estatutos y preceptos.”

Descubrimos que nunca habrá ninguna otra Torah, además de la Torah dada a Mosheh en el Monte Sinaí. Nos encontramos asimismo con las autoridades gentiles, que afirman que la Torah de Di-s dada a Israel es eterna y perfecta - que ninguna ley sucesora nunca se le ha dado - que los que se equivocan quienes afirman que Mosheh dio a la primera, y Yeshu la segunda ley –que en realidad Yeshu no dio ninguna nueva Torah, pero se limitó a confirmar los mandamientos dados por medio de Mosheh. Así, en todos estos puntos doctrinales que se encuentran de acuerdo con nosotros. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para nosotros!