8/17/2014

Capítulo 16: Los judíos maldecidos, porque no pueden mantener perfectamente la Toráh (Deuteronomio 27:26)

BS"D

חזוק    אמונה
‘Fe Fortalecida’
Por el Jajam Yitzjak Troki Z”L.

וְיָדַעְתָּ֣ הַיּ֗וֹם וַהֲשֵׁבֹתָ֮ אֶל־לְבָבֶךָ֒ כִּ֤י ה֙ ה֣וּא הָֽאֱלֹקים בַּשָּׁמַ֣יִם מִמַּ֔עַל וְעַל־הָאָ֖רֶץ מִתָּ֑חַת אֵ֖ין עֽוֹד
“Sabrás hoy, y reflexionaras en tu corazón, que el Etern-o, Él es Di-s en el cielo por encima, y sobre la tierra por debajo; no hay otro.”

            -Parashah Vaetjanán, Sefer Devarim, perek 4, pasuk 39.



Capítulo 16: Los judíos maldecidos, porque no pueden mantener perfectamente la Toráh (Deuteronomio 27:26).

En Devarim / Deuteronomio 27:26 se lee:

            כו אָרוּר אֲשֶׁר לֹא-יָקִים אֶת-דִּבְרֵי הַתּוֹרָה-הַזֹּאת לַעֲשׂוֹת אוֹתָם וְאָמַר כָּל-הָעָם אָמֵן.  {פ}
“Maldito sea el que no cumpla todos los mandatos de esta Torah. Y responderá todo el pueblo diciendo: Amén”

Los notzrim (cristianos) infieren de este versículo que la Torah de Mosheh maldice a todos los que se descuidan de cumplir cualquier mandamiento de la Torah, por lo que dicen que ningún hombre puede practicar adecuadamente [la Torah]: por lo tanto, todos los judíos deben ser malditos.

Respuesta.
El tenor de este versículo no se pronunciar en el tono de una maldición contra todo el que no mantenga las obligaciones y las leyes prohibitivas establecidas en los Libros de Mosheh. Un estricto cumplimiento de todos los mandamientos es completamente imposible. Incluso nuestro legislador Mosheh, el jefe de los profetas, observó sólo aquellos que encontró viables en Erretz [Israel]; ya que muchos de los preceptos divinos habían sido especialmente adaptados y donde únicamente es posible hacerlos en Erretz [Israel]. ¡Cuánto más grande es la afirmación de otros Bene Israel para ser perdonados si abandonan ciertos preceptos, el rendimiento que se vuelva impracticable como consecuencia de las circunstancias actuales? Tampoco serían incluidos en la maldición, si transgreden el mandamiento cuando son desviados por el impulso de la pasión, a condición de que será seguido por un sincero arrepentimiento, “Porque no hay sobre la tierra un hombre justo que haga el bien y no peque.” (Kohelet / Eclesiastés 7:20) y el arrepentimiento es el bálsamo y el remedio para el dolor y la mortificación del pecado. Un ejemplo se produjo con el rey Da’H’a’H (David HaMelej Alav HaShalom / el rey David, la paz sea sobre él), aunque pecó en el caso de Urías, el hitita, que no fue maldecido (por razón de su arrepentimiento); por el contrario, fue bendecido por el Santo Bendito Sea con una bendición eterna, ya que un pacto fue hecho con él que su trono nunca debe ser destruido.
Tal como también leemos en Yirmiyah”u / Jeremías 33:20-21:

            כ כֹּה אָמַר יי אִם-תָּפֵרוּ אֶת-בְּרִיתִי הַיּוֹם וְאֶת-בְּרִיתִי הַלָּיְלָה וּלְבִלְתִּי הֱיוֹת יוֹמָם-וָלַיְלָה בְּעִתָּם.  כא גַּם-בְּרִיתִי תֻפַר אֶת-דָּוִד עַבְדִּי מִהְיוֹת-לוֹ בֵן מֹלֵךְ עַל-כִּסְאוֹ וְאֶת-הַלְוִיִּם הַכֹּהֲנִים מְשָׁרְתָי.

“Así dice el Etern-o: Si pudiereis romper Mi pacto con el día, y Mi pacto con la noche, de modo que no haya más día y noche en su tiempo, también podrá ser roto Mi pacto con David Mi siervo, para que no tenga un hijo que reine en su trono, y con los leviim, los cohanim, ministros Míos.”

El mérito de su piedad en general se acogió durante un largo período a él ya su descendencia después de él, y de toda su nación. Tal como también se lee en Yeshayah”u / Isaías 37:35:

            וְגַנּוֹתִי עַל-הָעִיר הַזֹּאת לְהוֹשִׁיעָהּ לְמַעֲנִי וּלְמַעַן דָּוִד עַבְדִּי.  {ס}
            “Porque defenderé a esta ciudad para salvarla, por mí y por Mi siervo David.”

Esta es una clara evidencia de que un hombre al no observar una parte de la Torah divina no cae bajo maldición, siempre hay oportunidad de evidenciando su obediencia que le ha sido otorgada. De la misma manera se le libre que, pecando bajo la influencia de la pasión, con decisión abandone su error, y muestra contrición sincera. Sólo un hombre es maldito aquel que niega a creer en la voluntad revelada de Di-s, o que rechaza y desprecia los mandamientos divinos.
En corroboración de la discusión, podemos referirnos a las palabras idénticas del pasaje que estamos considerando, a saber, “Maldito sea el que no cumpla todos los mandatos de esta Torah.” Si no es la excepción admisible en la observancia rígida de los preceptos divinos, el escritor inspirado necesariamente HABRÍA dicho: “Maldito sea el que no mantenga o no haga todas las de la Torah.- ארור אשר לא יקיים או לא יעשה את כל דברי התורה.” Estas últimas palabras, "para cumplir con ellos", muestra que las preocupaciones de la maldición sólo a los que evaden la oportunidad de manifestar su obediencia. Encontramos también en Devarim / Deuteronomio 28:15:

            וְהָיָה אִם-לֹא תִשְׁמַע בְּקוֹל יי אֱלֹקיךָ לִשְׁמֹר לַעֲשׂוֹת אֶת-כָּל-מִצְו‍ֹתָיו וְחֻקֹּתָיו אֲשֶׁר אָנֹכִי מְצַוְּךָ הַיּוֹם וּבָאוּ עָלֶיךָ כָּל-הַקְּלָלוֹת הָאֵלֶּה וְהִשִּׂיגוּךָ.
“Y sucederá que, si no obedeciereis la voz del Etern-o tu Di-s observando todos Sus mandamientos y estatutos que hoy te prescribo, recaerán sobre ti todas estas maldiciones.”

Esta advertencia no se refiere a que una persona que deja de lado el mantenimiento de registros y el cumplimiento de todos los mandamientos sin ninguna excepción, pero [aplica] al que no escucha a la voz de Di-s, y que impíamente se rebela contra ella, y se sacude el yugo del gobierno divino. Las maldiciones vendrán sobre él si finalmente no vuelve a Di-s con arrepentimiento perfecto. Se reconoce que Di-s dio la Torah a su pueblo con amor puro, no por su propio bien, sino para su propio beneficio; Tampoco se multiplicaron sus mandamientos para sopesar a sus criaturas hacia abajo con su carga, o para traer la perdición en el alma del hombre, sino para aumentar la demanda de la recompensa, y preparar el espíritu para un futuro glorioso. Ni un solo mandamiento es despreciable, por cada uno contiene la semilla de la felicidad celestial. El hombre con mayor rigor y diligencia conforme al número de los preceptos divinos, el mayor se convierte en su valor y mérito a los ojos del Etern-o.
Encontramos que Mosheh anhelaba entrar en la Tierra Santa con el fin de obtener una oportunidad para cumplir todos esos mandamientos que habían sido ordenados para ser practicados en Erretz [Israel]. Aquí hay que recordar al lector que las maldiciones proclamados en Devarim (Deuteronomio) 27, obviamente se refieren a la comisión de pecados secretos y repugnantes, por las maldiciones que contienen la expresión וְשָׂם בַּסָּתֶר (y lo guarde en secreto [al ídolo]…), [[por eso el pasuk completo dice:

            אָרוּר הָאִישׁ אֲשֶׁר יַעֲשֶׂה פֶסֶל וּמַסֵּכָה תּוֹעֲבַת יי מַעֲשֵׂה יְדֵי חָרָשׁ וְשָׂם בַּסָּתֶר וְעָנוּ כָל-הָעָם וְאָמְרוּ אָמֵן.  {ס}
“Maldito sea el hombre que haga cualquier imagen grabada, esculpida o fundida, asquerosidad al Etern-o, obra de manos de artífice, y lo guarde en SECRETO (al ídolo). Y responderá todo el pueblo diciendo: Amén.”]]

Mientras que las transgresiones manifiestas cumplen castigo ante el tribunal humano. De manera similar, encontramos, en el mismo capítulo, que será maldecido "el que hiere a su prójimo ocultamente;" esto alude, también, al calumniador que secretamente lesiona a sus semejantes. Una expresión paralela se da en el versículo 5 del Tehilim / Salmo 101, en las palabras:
            מלושני בַסֵּתֶר רֵעֵהוּ
            “Al que calumnie SECRETAMENTE a su prójimo, yo lo destruiré…
Para evitar el error de entendimiento con respecto a los castigos corporales, la Torah añade las palabras en SECRETO o en PRIVADO. Las maldiciones similares recaen sobre aquel que se niega a observar ciertas leyes, porque considera la palabra de Di-s sin importancia, una presunción que sin duda se encuentra entre los pecados secretos. Para resumir nuestra revisión de estos doce versos de Devarim 27, remarcamos que en el mismo modo que el transgresor público es castigado por la justicia pública, mientras que para el transgresor secreto será castigado por la justicia invisible y suprema de nuestro Padre Celestial. Sólo que el hombre será condenado que persiste obstinadamente en el vicio, desdén despreciando la misericordia que el Etern-o ofrece a los pecadores arrepentidos. De nuevo, esto puede ser ilustrado por las palabras en Devarim / Deuteronomio 29:28:
            הַנִּסְתָּרֹת לַיי אֱלֹקינוּ וְהַנִּגְלֹת לָנוּ וּלְבָנֵינוּ עַד-עוֹלָם לַעֲשׂוֹת אֶת-כָּל-דִּבְרֵי הַתּוֹרָה הַזֹּאת.
Las cosas SECRETAS pertenecen al Etern-o nuestro Di-s, pero las cosas que son reveladas son para nosotros y para nuestros hijos por siempre, para que cumplamos todos los mandatos de esta Torah.
Los notzrim / cristianos han argumentado en contra de nosotros de este verso sin comprender plenamente su significado, y podemos oponernos a ellos en sus propios terrenos, haciendo referencia a los últimos versículos de su A”G (Avon-Gilaion: Tabla de Iniquidad o Evangelio), a saber:

            כי הנני מעיד לכל השומר דברי נבואות אלה הספרים אם יוסיף מה על אלה הדברים יוסיף האל עליו מכות הכתובות באלה הספרים וכן הגורע מדברי ספרי הנבואה הזאת יגרע לו חלקו מספר החיים ומעיר המודש ומהבטחות הכתובות
“Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de las profecías de estos libros, si alguno añadiere a estas cosas, Di-s pondrá sobre él las plagas que están escritas en estos libros, y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Di-s quitará su parte del libro de la vida y de la santa ciudad, y de las promesas escritas en estos libros”. (Apocalipsis 22:18)


Ahora bien, los cristianos deben estar bien conscientes de que han actuado en contradicción con estas advertencias enfáticas, en tener tanto añadieron y disminuyeron sus propias doctrinas. Así, por ejemplo, han hecho una innovación por la observancia del shabat, por el primer día de la semana en lugar del séptimo, por lo que no hay sanción que se pueda encontrar en el Evangelio. Por otro lado, han hecho caso omiso en su totalidad a los mandamientos que se les ha forzado en hacer.  Por ejemplo en Akta Apustulus / Hechos 15:20,  en donde está prohibido el consumo de la sangre y de las criaturas estranguladas. Para estos mandamientos que en realidad no se ajustan, para que [al final] inescrupulosamente comen tanto de estos artículos prohibidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para nosotros!