10/06/2013

¿La “profecía” cumplida de Yashayah 50:6 en Karabas?

BS"D

El capítulo 50 del libro de Yeshayah”u habla sobre la protección del Etern-o sobre aquellos que llevaban al pueblo de Israel la palabra de neviut (profecía) y eran criticados por el mismo pueblo, y tanto Yeshayah”u como Zejayrah HaNabí no se privaron de cumplir la mitzva de transmitir el neviut por miedo de las reacciones, es por ello que en el pasuk 5 se lea:

El Señ-r, el Etern-o, me ha abierto el oído, y yo no me rebelé, para atrás no retrocedí.
אֲדֹנָי ה פָּתַח-לִי אֹזֶן וְאָנֹכִי לֹא מָרִיתִי  אָחוֹר לֹא נְסוּגֹתִי

Es por ello que los verdaderos profetas no se arriesgaron a recibir golpes, agresiones y burlas, al decir la palabra y la Torahh del Etern-o, es por ello que el pesukim 6 al 9 describa que Yeshayah”u se arriesga a que lo agredan pero enfatiza que únicamente Di-s lo protege y es por ello que NO fue ofendido tal como se hubiera esperado, como dice el pasuk 6, leamos la materia de estos pesukim:

[6] Mi cuerpo entregué a los que me hieren, y mi mejilla a los que arrancan el cabello, mi rostro no he ocultado de las ofensas y de la saliva.
[7] Pero el Señ-r, el Etern-o, me ayudará; por eso no he sido ofendido. Por tanto, he puesto mi rostro como pedernal, y sabré que no seré avergonzado.
[8] Está cerca el que me justifica. ¿Quién peleará contra mí? Nos confrontaremos juntos. ¿Quién es mi litigante en juicio? Que se acerque a mí.
[9] He aquí el Señ-r, el Etern-o, me ayudará, ¿quién es el que me hará culpable? He aquí todos son como el vestido que se desgasta, la polilla los devora.
ו גֵּוִי נָתַתִּי לְמַכִּים וּלְחָיַי לְמֹרְטִים פָּנַי לֹא הִסְתַּרְתִּי מִכְּלִמּוֹת וָרֹק.  ז וַאדֹנָי ה יַעֲזָר-לִי עַל-כֵּן לֹא נִכְלָמְתִּי עַל-כֵּן שַׂמְתִּי פָנַי כַּחַלָּמִישׁ וָאֵדַע כִּי-לֹא אֵבוֹשׁ.  ח קָרוֹב מַצְדִּיקִי מִי-יָרִיב אִתִּי נַעַמְדָה יָּחַד מִי-בַעַל מִשְׁפָּטִי יִגַּשׁ אֵלָי.  ט הֵן אֲדֹנָי ה יַעֲזָר-לִי מִי-הוּא יַרְשִׁיעֵנִי הֵן כֻּלָּם כַּבֶּגֶד יִבְלוּ עָשׁ יֹאכְלֵם

Por el contrario las características de los antagonistas de Yeshayah”u, se les describe como si no tuvieran resplandor a causa de sus pecados (v. 10) además que han sido ellos los que han encendido el fuego de la ira Divina, lo que los lleva a que la gente malvada recibirá su castigo por medio de las consecuencias que acarrean sus propios pecados, es por ello que Yeshayah”u concluya este perek de la siguiente forma:

He aquí todos ustedes (pecadores), que encienden el fuego (de la ira Divina), rodeándose de chispas; vayan en la llama de vuestro fuego, y en las chispas que han encendido. De mi mano ha sido esto para ustedes, con sufrimientos yacerán.
הֵן כֻּלְּכֶם קֹדְחֵי אֵשׁ מְאַזְּרֵי זִיקוֹת לְכוּ בְּאוּר אֶשְׁכֶם וּבְזִיקוֹת בִּעַרְתֶּם מִיָּדִי הָיְתָה-זֹּאת לָכֶם לְמַעֲצֵבָה תִּשְׁכָּבוּן

En tal contexto, Yesh”u podría satisfacer no el pasuk 6 del perek 50 de tal libro, pero sí pudo satisfacer el pasuk 11, debido a que Di-s no lo ayudo y  justifico, por lo cual fue humillado, avergonzado con azotes y yacio en sufrimiento por medio de la muerte en la horca.
A pesar de estas pruebas que desmienten que Yesh”u haya cumplido Yeshayah 50:6, los cristianos insisten que realmente cumplió tal “profecía”, ellos utilizan la versión griega de la LXX, en la cual se lee:

Traducción Mons. Juan Straubinger.
LXX
Entregué mi espada a los que me herían, y mis mejillas a los que me mesaban la barba; no escondí mi rostro ante los que me escarnecían y escupían.
τον νωτον μου δεδωκα εις μαστιγας τας δε σιαγονας μου εις ραπισματα το δε προσωπον μου ουκ απεστρεψα απο αισχυνης εμπτυσματων

Puede que en la traducción del Pseudo–LXX de Isaías 50:6 nos aporte la clave. La similitud de vocablos (όαπίσματα, πρόσωπον, έμπτύσματα/έμπτύειν) con la tradición en que se basa en especial en Lucas 22: 63-65 y Marcos 14:65 nació en una comunidad grecoparlante, y es por ello que los primeros cristianos, a este pasaje se refirieran a la profecía de la Pasión de Yeshu, la cual se cumple en Mateo 26:67 (Mateo Hebreo 113:67) y en Juan 19:1-3.

Sin embargo existen otras diferencias en el escarnio de Yesh”u a detalle: en Lucas (22:63-65), maltratan a Yesh”u antes; en Juan, durante, y en Marcos como en Mateo, después de que lo interrogo el sumo sacerdote. Tales diferencias se deben al uso diverso que han hecho los evangelistas del motivo tradicional. La descripción menos improbable es la de Lucas, por lo que no son, respectivamente, las únicas descripciones del maltrato, o el escarnio, que padeció Yesh”u después del prendimiento.

En el Evangelio de Lucas 23:11 menciona un escarnio de Herodes Antipas (Ἡρῴδης σὺν τοῖς στρατεύμασιν-הֵרָודֵס דֵּין שָׁטֵה) y su corte; mientras que en Evangelio de Juan 19, 2-3, la escena se sitúa en el pretorio antes de la sentencia definitiva de Pilatos; ya en el Evangelio de Marcos 15, 16-20, y Mateo 27, 27-31, aparece después que Pilatos dicta sentencia. Podemos ver, pues, en los Evangelios nada menos que cinco descripciones de la escena que contienen básicamente el mismo motivo, a saber, el maltrato y escarnio de Yesh”u en el curso de los acontecimientos que preceden a su ahorcamiento / crucifixión, si bien situado por los evangelistas en distintas etapas del proceso.
Es imposible de por sí que se produjese cinco veces el mismo incidente con sólo leves diferencias, por obra de:
a)      la policía,
b)      de los miembros del tribunal supremo,
c)      de Herodes y sus soldados y
d)     los legionarios romanos antes, y también después, de que el gobernador dictase la sentencia.
La versión más antigua incluía manifiestamente un caso de escarnio de Yesh”u. En el Evangelio de Lucas 22, 63-65/ y Marcos 14, 65 (Mt 26, 67-S8) y Jn 18, 22, tenemos un acontecimiento sucedido teóricamente antes de la entrega de Yesh”u a Pilatos; pero en el Evangelio de Lucas 23, 11, Jn 19, 2-3 y Mc 15, 16-20 (Mt 27, 27-31) reflejan uno que se produjo después de que compareciese ante el gobernador el detenido. Esta diferencia puede servirnos de punto de referencia en nuestro análisis:
Evangelio de Juan
Evangelio de Lucas
·         Es la versión más moderna es una mera modificación de la de Mc 15, 16-20. En este, el escarnio precede al momento en que Pilatos decide definitivamente el destino de Yesh”u, mientras que en Marcos se produce tras el veredicto del prefecto.
·         Pilatos agota todos los medios de satisfacer la sed vengativa de los judíos; el gobernador ordena que se flagele a Yesh”u (19, 1) y permite que la soldadesca se divierta un poco con el acusado-(19, 2-3), con la vana esperanza de aplacar así la furia insaciable de los judíos y de evitar a Yesh”u un des tino peor.
·         En Lucas 23, 16-22, Pilatos propone hacer flagelar a Yesh”u, y dejarle luego libre. En tal versión es evidentemente una aportación personal. El que se repita la propuesta es indicio de que el autor quería conseguir su objetivo; es patente el afán evangélico de convencer al lector de que el “bondadoso” gobernador quería evitar la sentencia de muerte de Yesh”u.
Ambas versiones son pro-romanas, anti judías.

Tanto la versión de Lucas y Juan pretenden presentar a los judíos como los que presionaron a Pilatos de ejercer coerción contra Yesh”u, es por ello que en Lucas 23:11 sea Herodes (quien representa a los judíos-galileos) que procede a escarnecer a Yeshu y no Pilatos (quien representa a los romanos), mientras que en la versión de Marcos 15:17-18 y Mateo Hebreo 113, es Pilatos por medio de una audiencia de pueblos (עמים) que ejercen el escarnio contra Yesh”u. Esto se traduce que la versión de Marcos influyo sobre Mateo; mientras que las versiones de Lucas y Juan están más alienadas a favorecer a los romanos y optar por una postura anti-judía.
Por otra parte, tanto Mateo, como Marcos (las versiones más antiguas) añaden a sus relatos las descripciones en las que le ponen a Yeshu diversas túnicas «espléndida» (¿o blanca? Λαμπρά) o verde ירוק  como dice Shem-Tov, así como se añade la coronación burlona y el homenaje bufo y el despojo (Marcos 15:17-20; Mateo 113) las cuales fueron tomadas prestadas de una serie de representaciones teatrales callejeras del populacho alejandrino que ridiculizaba a Agripa I cuando visitó la ciudad en el 38 dC. Filón nos refiere en In Flaccum con bastante detalle cómo el populacho de Alejandría se divirtió a costa del rey de los judíos, Agripa. Con ocasión de su visita, se reunió la chusma y procedió a representar una especie de pantomima:
vistieron a un vagabundo callejero bien conocido, llamado Καραβάς- (Karabas), le vistieron de rey, le pusieron en la cabeza un ramo de papiro a modo de corona, le colgaron una esterilla por los hombros en lugar de la χλάμυς· y le pusieron en la mano, a modo de cetro, un tallo de papiro. Adornado así como un rey de carnaval, Karabas fue llevado por el populacho por las calles de la ciudad, recibiendo bufos homenajes de los festejantes. El propósito de los alejandrinos era ridiculizar a Agripa. Filón, al describir su conducta, menciona parcamente el hecho de que imitaban a los autores de pantomimas y farsas vulgares:
πη δέ και ποιηταΐς- μίμων και γελοίων διδασκάλους-χρώμενοι τήν έν, τοις αίσχροΐς- εύφυίαν έ-πεδείκνουντο / ‘mostraban su inicua inclinación empleando a compositores de farsas y titiriteros’.  – In Flaccum 34.
 y comenta el tono teatral de todo ello: ώς- έν μεατρικοΐς- μίυοις- / ‘Como actores en espectáculos’. - In Flaccum 38.
En los escritos de la antigüedad hay muchas referencias similares a representaciones groseras del populacho, mimicae ineptiae. Esta jocosa diversión podía ser, a veces, más cruel de lo que lo fue en el caso de Carabas, aunque, incluso en este caso, la juerga degeneró en linchamiento. En Sobre los espectáculos, Marcial habla de una representación en el anfiteatro de Roma de una obra en que se crucificó realmente a un reo en escena y, cuando colgaba indefenso de la cruz, lo despedazó un jabalí furioso. «Sus miembros mutilados vivían, aunque goteaban sangrientos, y no había en su cuerpo parte con forma de cuerpo»:

Qualiter in Scythica religatus rupe Prometheus Adsiduam mimio pectore pavit avem, Nuda Caledonio sic viscera praebuit urso Non falsa pendens in cruce Laureolus. Vivebant laceri membris stillantibus artus Inque omni nusquam corpore corpus erat.
- In Flaccum 54b-72.

 Siendo habituales tales prácticas en el mundo circense, no sería raro que el escarnio de Yesh”u, haya añadido estos rasgos populares.  En vista de las pruebas externas de la existencia de bufonadas populares, rasgos de las cuales concuerdan, en gran medida, con los detalles que se dan en Marcos 15, 16-20 y Mateo Hebreo 113, es casi obligado concluir que el elemento de la bufonada teatral con Yesh”u fue añadido posteriormente, y la tradición cristiana multiplicó más tarde la escena y los cristianos dieron como hecho que la antigua la bufonada teatral de Karabas era una “profecía” encontrada en Yeshayah”u 50:6.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para nosotros!