אגרת תימן: Epístola al Yemén de Maimónides


תימןאגרת  
الرسالة اليمنية
Al-Risalat AlYaminiya’

Epístola al Yemén.
Por
Abú Amram Musa’ Ibn Mimun Ibn Abd Allah Al-Qartabí,
ó
 Rabí Mosheh ben Maimun ZTz”L
M A I M O N I D E S
Traducción del hebreo y árabe
al castellano

Orajhaemeth.org 


*****
***
*


Introducción.

La Epístola al Yemen, probablemente sea una compilación de varias responsas, pero de forma sintetizada, escrito por el RaMBa”M (Maimónides) en el año 1172 de la Era Vulgar, en respuesta a una pregunta (o preguntas) por R’ Ya’acov ben Netanel Al-Fayumi, el entonces jefe de la comunidad judía en el Yemen. El intercambio de cartas fue ocasionada por una crisis a través del cual los judíos de ese país. Por el año 1165, Abd-al-Nabi Ibn Mahdi impulso una conversión forzada al Islam hacía las comunidades judías de tal país, por lo que arrojó los judíos en pánico. La campaña fue llevada a cabo por un converso quien trato de ganarlos a la fe musulmana, junto con un movimiento mesiánico iniciado por un nativo del país que afirmaba que él era el Mesías, lo que aumento la confusión dentro de la comunidad judía. El rabino Ya’acov ben Netanel buscó evidentemente orientación y aliento, y el RaMBa”M intentó suministrar ambas necesidades.

En el curso de su respuesta el RaMBa”M ocupa largamente con varios temas que eran tópicos vigentes en su tiempo. En la introducción hebrea estos temas se analizan en detalle. Aquí se presenta un breve resumen.
Polémicas religiosas. En su deseo de refutar los argumentos del judío apóstata, el RaMBa”M dedica un espacio considerable a la demolición de su propaganda. Es por ello que las polémicas musulmanas contra el judaísmo podían subsumirse en tres categorías:

1)    Por su excusa a la revelación a Mahoma, Di-s ha derogado la Torah de Mosheh (Ley de Moisés), tal como lo había hecho previamente reglamentos derogados en la Biblia; 
2)    Los Judíos han forjado y falseado el contenido de su Torah; originalmente muchas predicciones de la venida de Mahoma se encontraron en ella; 
3)    Sin embargo, las referencias a la misión profética de Mahoma en las Escrituras judías son, sin embargo, todavía están disponibles. 

Tanto eruditos judíos, (rabanitas y caraitas), refutan estas acusaciones con argumentos lógicos, así como históricos. El RaMBa”M descansa su caso de lleno en la evidencia recogida en la Torah. Se dispone de la primera afirmación musulmana con la afirmación apodíctica que tenemos desde el mismo Moisés que ninguna otra ley se dará a conocer. Se contrarresta el cargo de falsificación de su explicación de que los musulmanes recurrieron a ella sólo después de que el descubrimiento de que no hay nada en la ley judía que llegará a sugerir la venida de Mahoma. En realidad, los propios musulmanes al darse cuenta de que este cargo no tiene ninguna base en la realidad, en su decepción han rechazado el texto masorético del Tana”j (Biblia Hebrea). Sin embargo, este texto es incontrovertiblemente auténtico ya que las varias versiones de la Biblia, todo antes de su Profeta, son homogéneas las copias del Tana”j. El último argumento es refutado por un tratamiento más elaborado. Él demuestra que, tomado en su contexto, Génesis 17,20, Deuteronomio 33.2 y 18.15 no pueden referirse al profeta musulmán, y que cualquier intento de leer tal significado en tales pasajes es una locura. Además, el RaMBa”M define los estándares para determinar la profecía ante cualquier reclamante. Aunque en este tema como en otros lugares de sus predecesores trataron esta cuestión, que se desarrolla a su manera. Se deja en claro que la credibilidad no depende de la nacionalidad del candidato, sino en el contenido de su mensaje. Reitera que en la afirmación incuestionable por Mosheh (Moíses) que nuestra Toráh es eterna, él gobierna que a menos que un hombre venga a confirmar la ley mosaica, de lo contrario no se merece de credibilidad. Por otra parte, este requisito básico no se tiene en cuenta incluso si el pretendiente muestra destreza en la realización de milagros; por el contrario, no se presta atención si este niega de la Torah de Mosheh. Sólo después de su confesión de apego a la línea establecida por Mosheh y su ley es lo que se le pide una señal. Esto no es necesariamente un milagro y puede consistir en la capacidad de predecir un evento. Una vez que se cumplan estas condiciones, la credibilidad del profeta se convierte en una obligación, aunque es teóricamente posible que él sea un impostor. No podemos decir si el RaMBa”M respondió a las cuestiones planteadas por el apóstata o tomó algunos elementos en la discusión general. Por esta razón, no sabemos si su defensa de la Torah SheBeAlPi (Ley Oral) se dirigió contra los ataques del converso o si fueron escritas para fortalecer la fe de los judíos yemenitas contra las críticas conocidas del Talmud por los musulmanes que hayan adquirido sus acciones argumentativas de los caraítas.

Actitud de Maimónides a la astrología. La posición judía en la astrología no es suficientemente definida. A pesar de la prohibición bíblica, existe suficiente evidencia que se puede encontrar en la literatura rabínica a favor de la creencia en la astronomía. Tales declaraciones son en realidad un reflejo de la amplia aceptación general de esta "ciencia" en el mundo antiguo. Al mismo tiempo las autoridades talmúdicas no dudan en su insistencia en la libertad de la voluntad del hombre, a pesar de la contradicción lógica. En la Edad Media, en un ambiente que trata la astrología como una actividad respetable, persistió la tendencia a reconocer la influencia de los movimientos de los cuerpos celestes en el destino de este mundo. Pero desde que eran conscientes del mandato bíblico, del mandato negativo, sacaron sus conclusiones, es así que adeptos emplean diversos medios para explicar y justificar su posición, tales como el mantenimiento de que sólo la práctica y no la aceptación de la astrología está prohibido. El RaMBa”M, sin embargo, sigue siendo un rival consistente en todas sus obras. En sus escritos jurídicos, así como en sus cartas, señala su incredulidad y debilidad. En respuesta a preguntas sobre el tema que le dirigió a las comunidades del sur de Francia, que condena la astrología como pura estupidez y como una búsqueda inútil. Él va tan lejos que declara que la ocupación de tal asunto provoco que en al practicar tal cosa, a nivel militar provoco la caída de Jerusalén en la guerra contra los romanos. Las declaraciones en las que presuntamente aprueban los rabinos y sabios no le son suficientes, debido que tales explicaciones cualquiera las pueda dar. En nuestro texto expresa igualmente su desdén cabal de esta "ciencia" oculta, demostrando que sus predicciones siempre se han equivocado y su interpretación de los hechos es injustificable. Tanto en lo racional y por motivos tradicionales es un error, y resulta aún más en minimizar la regla completa y la justicia de la providencia de Di-s en el mundo.

Mesianismo. Aunque el RaMBa”M contó la creencia en el advenimiento del Mesías como un artículo de fe y reiteró que en su código legal, su visión de la era mesiánica es bastante sobrio. Él la considera simplemente como un período de paz y de la reunión de los exiliados cuyo mayor objetivo es el estudio de la Toráh y la preparación para la vida en el Mundo Venidero. Se descarta la probabilidad de eventos sobrenaturales y, basándose en la opinión de un sabio talmúdico, hace hincapié en el carácter esencialmente natural de la transición. Pero en la Epístola a Yemen toda su actitud cambia. Quizás como resultado de la condición difícil de los judíos o de la crítica situación en Yemen, que se manifiesta una mayor emoción, calidez, y la piedad típicamente judía. El dogma abstracto se convierte en una esperanza concreta. Él ve el preludio de la era mesiánica en la miseria, que los judíos de su tiempo están sufriendo. Él mira a la renovación de la profecía en un futuro próximo, e incluso confirma el carácter profético de un hombre de su tiempo que era, sin embargo, equivocado en su predicción de la venida inminente del Mesías. Él glorifica la figura del Redentor, describe en detalle la grandeza de su rendimiento y el asombro que se creará en el mundo. Sin embargo, expectante como él es, él es igualmente ansioso por disipar la ilusión de su corresponsal que este o cualquier otro advenedizo puede elevarse y reclamarse ser el Mesías. Por lo tanto el RaMBa”M busca lograr dos goles en su tratamiento de este tema. Intenta dejar claro que este pretendiente no puede ser el Mesías y al mismo tiempo para mantener el valor de los judíos subrayando la cercanía de la redención. Él pide paciencia y esperanza, que ilustra con varios ejemplos de la historia judía los resultados trágicos de la prisa y de la credulidad irracional en las reclamaciones de cualquier pretendiente.
En suma, un estudio de la carta indica que aunque el RaMBa”M escribió necesariamente en sabor popular, sin embargo, toca algunos problemas fundamentales de su edad y los resuelve de una manera digna y el tono de su carácter y su intelecto.
****
***
*

Capítulo 1. Las Conversiones Forzadas en Yemen.

Capítulo 2. Para el Grupo Forzado: un intento de forzar la religión judía.
Capítulo 3. El grupo que afirma sus reclamaciones: Los intentos que hacen para hacer difícil nuestra religión.

Capítulo 4. El culto que trata de asemejarse a nuestra religión: HaNatzrut (El Cristianismo)

Capítulo 5. La comparación de nuestra religión con otras religiones.

Capítulo 6. Tenga en consideración la ‘profecía’de Daniel sobre la religión falsa (el Islam)

Capítulo 7. De las tres sectas, todas perdieron.

Capítulo 8. La Historia de Israel el la que se busca reiteradamente su destrucción.

Capítulo 9. No se alarmen del exterminio.

Capítulo 10. Recuerde el momento del Sinai.

Capítulo 11. Regocijaos en el sufrimiento.

Capítulo 12. No se puede escapar del judaísmo.

Capítulo 13. La Disputa con el Islam.

Capítulo 14. La frase ‘be’meod meod’ no es adecuado para Muhammad.

Capítulo 15. Sobre el postulado del pasuk: Un Profeta en medio vuestro’.

Capítulo 16. La Fe en la Profecía.

Capítulo 17. El Profeta dijo que se han de cancelar todos los preceptos de la Torah - ha de ser condenado a muerte.

Capítulo 18. La gran respuesta: La cuenta final del RaSa”G (Rav Sa’adia Gaón Al-Fayyumi)

Capítulo 19. Incluso el relato de la salida de Mitzraim (Egipto) no comprendía.


Próximamente II parte!

2 comentarios:

  1. Ufff! Esto seria un aportazo! Lo que ustedes hacen tiene TANTO VALOR. Nosotros los latinos, alejados de los grandes centros de estudio, no tendríamos acceso a estos materiales sino fuera por vuestro arduo trabajo. De corazón muchas gracias!

    ResponderEliminar
  2. Muuuchaas graias por compartir tan exceente conocimiento. Shalom ubraja!!

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante para nosotros!