8/12/2017

¿Nueva luz sobre el Judeo-Cristianismo? por Samuel Miklos Stern z”l

BS"D


Orante. Catacumba de Priscilla, ( Roma, s.III)

¿Nueva luz sobre el Judeo-Cristianismo?

La evidencia de Abd al-Jabbar, por Samuel Miklos Stern z”l שמואל מיקלוש שטרן ז"ל
Quien es un compañero de Souls College, Oxford, y el autor de Fatimid Decrees (Faber, 1964).

*****


La prensa ha resonado recientemente con .reports del descubrimiento de escrituras judeocristianas incrustados en un libro en árabe - sólo se conoce en un solo manuscrito en Estambul - por el teólogo musulmán del siglo X, Abd aL- Jabbar. El contenido del pasaje en cuestión formó el tema de una conferencia que dio lugar a informes sobre nuevos evangelios, nueva luz sobre los orígenes del cristianismo, un detallado relato de la "historia trágica" de una secta judeo-cristiana, y así sucesivamente. Aparecieron por primera vez en los periódicos estadounidenses e ingleses, pero luego fueron reproducidos en la prensa de muchos otros países: en recientes visitas a Turquía y Grecia encontré interesantes muestras de interés con que estas revelaciones fueron recibidas por los lectores locales.

Es difícil evaluar las respectivas proporciones del conferenciante y del reporte en la importancia exagerada atribuida a los textos. Los periodistas, que no pretenden ser expertos, podrían sobrestimar fácilmente la importancia de tales descubrimientos, y es evidente que muchas de las absurdidades y confusiones en las cuentas de prensa deben ser imputadas a ellos. Pero un eminente erudito también es citado por haber dicho que "los textos de Abd al-Jabbar son iguales a los Rollos del Mar Muerto en importancia". No es de extrañar, entonces, que las expectativas de una nueva e importante información sobre los orígenes del cristianismo surgieran incluso entre los bien informados - por no hablar de los poseedores de ideas excéntricas sobre la historia de Jesús (Yeshu), que, confiando en los informes confusos, anuncian que sus ideas fueron "vindicadas" por los nuevos textos. ¿Cómo podría la "nueva luz" al oído? ¿El judeo-cristianismo no logra una nueva luz también sobre los orígenes del cristianismo?

TODOS LOS DISCÍPULOS INMEDIATOS de Yeshu eran judíos que, aunque creían que su amo era el Mesías que Di-s había prometido enviar al pueblo judío, continuó durante su vida y después de su muerte para observar la ley dada por Di-s a Israel a través de Moises (Mosheh). Pronto algunos paganos se unieron a la sociedad de aquellos que creían en Yeshu como el Mesías, y no sólo fueron aceptados sino que los fieles de la extracción judía también llegaron a sostener la opinión de que la venida del Mesías significaba la abolición de las leyes rituales de la Torah de Mosheh.

Un genio religioso, Shaul de Tarso, más conocido por su nombre latino como Pablo, elaboró una profunda doctrina para justificar el fin del imperio de la Torah. La puerta estaba abierta para el trabajo misionero entre los no judíos, los gentiles, que pronto formaron la gran mayoría de la iglesia cristiana. El cristianismo dejó de ser una secta judía; Se hizo en casa en el mundo grecorromano; Construyó su teología con la ayuda de la filosofía griega; Finalmente, bajo el emperador Constantino, conquistó el Imperio Romano. Así, el cristianismo fue lanzado en su curso espectacular como una de las grandes fuerzas de la historia universal.

La mayoría de la nación judía, que había dado a luz al cristianismo, observó con consternación, primero el surgimiento de una secta que a su modo pervertió la doctrina sobre el Mesías, y luego la de una nueva religión que excreto el yugo de la Torah de Mosheh, la base del pacto de Di-s con Israel. El judaísmo también solía ser una religión misionera, pero de ahora en adelante no era rival para el cristianismo, que ofrecía el mismo mensaje de un monoteísmo ético que el judaísmo, pero libre de sus leyes rituales. El judaísmo, revisado en su curso, dio la espalda al mundo exterior y volvió a ser lo que había sido antes, la religión nacional del pueblo judío. Para la Iglesia Cristiana, que se veía a sí misma como el "verdadero Israel", heredero legítimo de la nación judía que había rechazado al Mesías, la vigorosa supervivencia del judaísmo fue una espina en el costado, y la escena se estableció tanto para el milenio la persecución de los judíos por el cristianismo triunfante y el odio de los judíos a la religión cristiana que, al admitir la divinidad de Yeshu, era a sus ojos nada menos que idolatría.

Hay un sorprendente contraste entre el destino de la Iglesia Cristiana, una poderosa institución que no tuvo rival en los destinos del mundo, y la de los judíos que se aferran tenazmente a su voluntad de ser el pueblo escogido de Di-s y, sostenido por esta creencia, sobreviviendo cada ataque. Hubo, sin embargo, un grupo entre los dos enemigos, el judaísmo y el cristianismo, pertenecientes a ambos y a ninguno de ellos, que pronto desaparecieron dejando rastros débiles: los judeo-cristianos, es decir, el grupo que se aferraba a las leyes de Mosheh y resistió a la corriente que llevó el cristianismo al mundo gentil. Sabemos bien que la determinación de Pablo y de aquellos como él para traer el evangelio del Mesías al mundo pagano y disociarlo de la ley mosaica no pasó sin reto - las cartas del propio testigo de Pablo y los Hechos de los Apóstoles, escritas por un ardiente admirador de Pablo, uno de los temas principales de los cuales es el relato de cómo los puntos de vista de Pablo sobre la misión a los gentiles fueron aceptados por los líderes de la comunidad cristiana en Jerusalén. El autor minimiza la oposición a Pablo, pero no la pasa en silencio. "Algunas personas que habían bajado de Judea comenzaron a enseñar a la hermandad que los que no estaban circuncidados de acuerdo con la práctica mosaica no pudieron ser salvados, lo que los llevó a una feroz controversia con Pablo y Bernabé" (Hechos 5, 5-7). El consejo de los apóstoles en Jerusalén decidió en favor de Pablo. Sin embargo, los cristianos que se negaron a seguir a la mayoría en renunciar a la observancia de la ley judía persistieron durante algunos siglos.

Formaron comunidades en Transjordania y Siria, y los Padres de la Iglesia como Ireneo, Epifanio y Jerónimo conservaron algunos relatos de sus escritos y citaron algunos pasajes de sus libros. Ellos fueron execrados por los judíos y condenados como herejes por los cristianos y, cuando desaparecieron, sólo dejaron un vago recuerdo de su existencia. Pues bien, los que admiran el éxito dicen que han ido a donde pertenecían - "el montón de polvo de la historia". Pero el historiador de la religión medita con interés en estas personas patéticas que se negaron a conformarse y se aferraron a lo que correspondía a la práctica de los discípulos reales de Yeshu, y deseó que él supiera más sobre ellos, si no por otra razón que por esto: Que si sus tradiciones pudieran ser recuperadas, serían de gran ayuda para reconstruir las doctrinas del círculo de Yeshu. Los escritos incluidos en el Nuevo Testamento, y más especialmente los Evangelios, se deben a personas para quienes la predicación del mensaje de Yeshu a los gentiles era un hecho aceptado. Es fácil darse cuenta de que esto debe haber coloreado profundamente su imagen de Yeshu. La recuperación de los escritos judeo-cristianos que servirían como un correctivo a las tradiciones de la tendencia principal de la iglesia cristiana se contaría entre el más grande de descubrimientos literarios. Desafortunadamente, los informes del descubrimiento de tales textos judeo-cristianos son equivocados. Los hechos son como sigue.

Abd Al-Jabbar, el jefe Kadi de la ciudad de Rayy (el predecesor de Teherán moderno) escribió en el año 995 E.C un libro en el que se propuso probar que Mahoma (Muhammad) era un verdadero profeta. Entre sus numerosos milagros incluye las declaraciones en el Corán acerca de Yeshu que, según él, son correctas e inspiradas por Di-s, mientras que los relatos opuestos de los cristianos están equivocados. Así, es cierto que los cristianos creen, como dice el Corán, que Yeshu era Di-s, uno de los tres, y sus sutiles explicaciones sobre la doctrina de la Trinidad son sofismas. Muhammad tenía razón al afirmar que la religión cristiana profesada por sus seguidores no correspondía a la doctrina original de Yeshu, sino que era una perversión de ella. El Corán niega que los judíos hayan matado a Yeshu: "Y por su dicho: Matamos al Mesías, Isa’, hijo de Maryam, el mensajero de Di-s, aunque no lo mataron y no lo hicieron, sino que él fue falsificado para ellos"- esto, dice Abd al-Jabbar, es la verdad, y no el relato de la crucifixión según lo contado por los cristianos.

Todas estas proposiciones se defienden con argumentos que, como tantas veces con este tipo de argumentos, son una curiosa mezcla de perspicacia, sofisma y na'ivet. Lo que es importante para nosotros es señalar que hay pasajes en Abd al-Jabbar que en última instancia tales judeo-cristianos observaron las leyes judías y por lo tanto consideraron a los otros cristianos como renegados de la enseñanza original de Yeshu. Tales textos pueden haber llegado al conocimiento de los convertidos musulmanes del cristianismo que estaban dispuestos a convertir los textos de su antigua religión en armas para su nueva religión. Por otro lado, no es imposible -eso es más probable- que los argumentos no se deriven de los judeo-cristianos, sino simplemente inventados por los ex cristianos convertidos al Islam. Ya que Abd al-Jabbar no revela las fuentes de sus historias, no puede haber certeza.

ABD AL-JABBAR recoge una serie de pasajes de los evangelios que muestran a Yeshu observando la ley judía. Todo lector del Nuevo Testamento podría producir algo similar. No habría sido más allá de Abd al-Jabbar, un hombre astuto, si fuera el caso, cazar tal antología de una traducción árabe. Sin embargo, puede haber utilizado - quién sabe a través de cuántos intermediarios - una colección judeo-cristiana de pasajes que demuestran este punto (para ellos esenciales). Algunos Padres de la Iglesia nos han dicho que un erudito judío-cristiano del siglo II, Simajus (Sumjos/סוּמְכוֹס)[1], había recogido algunos pasajes del evangelio de Mateo.

En un largo relato Abd al-Jabbar explica cómo las leyes rituales del judaísmo - la circuncisión, girando en oración hacia Jerusalén, la observancia del shabat, la prohibición de comer cerdo, la admisibilidad del divorcio - fueron observadas por los discípulos originales de Yeshu, así como por él, y fueron malignamente dejados de lado por los cristianos de las siguientes generaciones (especialmente por el cínico oportunismo de Pablo). Este relato podría haber sido compuesto por un polémico musulmán; Aunque se podría argumentar que se derivó de algún círculo judeo-cristiano que, por supuesto, habría sentido apasionadamente sobre este tema. Las frases originales se han mantenido en la medida de lo posible en el siguiente resumen.

Los discípulos de Yeshu continuaron asociándose con los judíos en sus sinagogas y la única diferencia entre ellos se refería a la persona de Yeshu como Mesías. Los cristianos, sin embargo, se quejaron a las autoridades romanas de que fueron perseguidos por los judíos. Los romanos les invitaron a ser como ellos, volviendo sus oraciones hacia el este, en lugar de a Jerusalén, y comiendo alimentos paganos - esto fue aceptado por la mayor parte de la comunidad cristiana. Pero los discípulos de Yeshu desaprobaron esto y se negaron a entregar el evangelio a los traidores. Temiendo que los romanos pudieran obligarlos a hacerlo, huyeron y se escondieron. Los romanos escribieron a su gobernador en Mosul y Mesopotamia [o Arabia; Una de estas provincias perteneció al Imperio Romano en el primer siglo) y algunos de los verdaderos discípulos fueron confiscados y asesinados. Los cristianos romanizados decidieron reemplazar el Evangelio original sobre el cual no podían poner sus manos, ordenando a varios hombres que anotaran lo que recordaban de "Ochenta evangelios fueron compuestos”, pero muchos de los pasajes del evangelio original fueron omitidos, en parte por propósito, en parte por el olvido. La cruz y la crucifixión no estaban contenidas en el Evangelio original. Cuatro versiones fueron finalmente elegidas, ninguna de las cuales fue en hebreo en la que Yeshu y sus discípulos hablaron. Hecho para facilitar la distorsión de la enseñanza original de Yeshu.

Pablo, originalmente llamado Shaul, era un astuto pícaro que sólo buscaba poder. Primero ayudó en la persecución de los cristianos y luego abandonó Jerusalén. Cuando volvió después de una larga ausencia, se dirigió a los cristianos y les aconsejó que se disociaran de los judíos y volvieran a las naciones hostiles a ellos. Como razón de su conversión, él alegó una visión en el camino a Damasco, donde Di-s [y no Yeshu] se le apareció. Dijo que Di-s lo elevó al cielo por una noche y le habló contra los judíos. Pablo fue llevado por los judíos al gobernador romano, que quería azotarlo; Pero Pablo declaró que era romano (es decir, en el sentido de un seguidor de la religión pagana romana, que es una obvia distorsión de la invocación de Pablo de su ciudadanía romana, Hechos, 22:27). Así fue llevado a Constantinopla donde incitó a los romanos contra los judíos. Él ganó a la emperatriz -que, puesto que a los romanos no se les permite divorciarse de sus esposas (esto es completamente equivocado), fue enojado hacía la religión de los profetas judíos que permitieron el divorcio por parte del marido. Pablo declaró que un hombre debe tomar una sola esposa y así ganar popularidad con la emperatriz feminista y todas las damas romanas. [Esto, y no una ordenanza de Yeshu, está siendo alegado como el origen de la prohibición cristiana del divorcio.] Puesto que los romanos abominaron la circuncisión, Pablo la abolió. Permitió comer carne de cerdo, diciendo: No se prohíbe lo que entra en el interior de un hombre, sino lo que sale de él, es decir, mentiras. [Las palabras de Yeshu declarando todos los alimentos como limpios - Marcos 7:17 se atribuyen a Pablo.] De manera similar, permitió comer la carne de animales sacrificados por paganos, adoptó la costumbre romana de girar en oración al este, abolió los lavados rituales antes de la oración, y permitió a las mujeres cristianas casarse con paganos. Para Pablo la Torah es mala, y añadio que cuando los mandamientos son abolidos, la gracia de Di-s se completa. Así Pablo pasó de las prácticas religiosas de Yeshu a las de los romanos. Fueron los cristianos los que se convirtieron en romanos, en lugar de los romanos cristianos.

El emperador Tito, aceptando las denuncias de Pablo contra los judíos, libró una guerra contra ellos y tomó mucho botín, lo cual aumentó la reputación de Pablo. Pero finalmente, cuando tuvo que admitir que Yeshu, e incluso él mismo, había sido circuncidado, y él, afirmando ser un sanador, no podía curar su propia enfermedad de elefantiasis, la insinceridad de Pablo fue descubierta y fue crucificado por Nerón . [El autor dice que Neron reinó después de Tito.] Los romanos luego regresaron al paganismo y permanecieron así hasta el tiempo de Constantino.

Constantino era el hijo del emperador Pilatus [en realidad: de Constantius Chlorus] y de Helena, que era originalmente una posadera en Harran. [Helena era una mujer de origen humilde; Su ciudad natal es incierta, pero una versión la tiene de que ella vino de Edessa, una ciudad de Mesopotamia cerca de Harran.] Helena era una cristiana e introdujo a los monjes cristianos a su marido, lo persuadió lo no-mundano de los cristianos.

Constantino sufrió de lepra, que según la costumbre romana lo excluyó del cargo de emperador - esto le hizo recurrir al cristianismo, que no sabía de este prejuicio. Cuando los romanos fueron atacados por un ejército bárbaro, los dejó llevar a cabo los ritos a los dioses paganos, y cuando fueron derrotados, puso en su lugar la cruz en sus normas. Como por casualidad el enemigo se retiró, lo dio como victoria de la cruz. Así fue capaz de abolir el paganismo, convertir los templos paganos (especialmente los de Atenas y Harran) en monasterios para los monjes que le sirvieron como espías. Pero aparte de la idolatría, no abolió las costumbres romanas admitidas por Pablo en el cristianismo. Aquellos que permanecieron fieles a la religión de Yeshu fueron perseguidos, forzados a adorar la cruz, comer cerdo y seguir las costumbres romanas. Los que se negaron fueron asesinados.

Los sucesores de Constantino introdujeron nuevas versiones en el cristianismo. Adoptaron el domingo en lugar del shabat, y fijaron el día del nacimiento de Yeshu en la fiesta pagana conocida como el Cumpleaños del Tiempo. [Es cierto que la fiesta de Epifanía el 6 de enero tomó el lugar de la fiesta egipcia del Cumpleaños de Aeón, "Tiempo".] Mientras que Yeshu y sus discípulos ayunaron en los ayuntamientos judíos, un nuevo período de cincuenta días de ayuno o la Cuaresma fueron introducido ahora. También adoptaron el uso pagano del incienso, y pusieron imágenes en las iglesias.

ESTO ES UNA ESTRAODINARÍA HISTORIA que no está desprovista de algún interés -como un intento caprichoso de explicar cómo el estilo de vida original de los discípulos de Yeshu dio lugar a la religión cristiana. Según lo visto por el autor, el culpable principal es Pablo. Sabemos que era, naturalmente, un objeto de odio hacia las primeras sectas judeo-cristianas. En sus leyendas apareció como el adversario de Pedro. Epifanus, autor cristiano del IV siglo, informa que Pablo se le dijo que había sido un griego que se convirtió en un prosélito judío porque quería casarse con la hija del gran sacerdote judío, pero porque no se le permitió casarse con la chica es que escribió contra la circuncisión, el shabat y la Torah. El espíritu de este cuento no está tan lejos de la caricatura de Pablo presentada en la historia usada por Abd al-Jabbar. Hay también historias algo similares sobre Pablo y Constantino en otros autores musulmanes. Puesto que los musulmanes también tenían interés en mostrar que el cristianismo histórico no era la religión profesada por Yeshu, no es imposible que la historia sea la invención de un ex-cristiano convertido al Islam. Si preferiéramos atribuir la historia a los judeo-cristianos, sería una prueba interesante del odio feroz mantenido vivo en sus círculos. Pero los errores históricos en el relato son suficientes para demostrar que tenemos aquí un trabajo enteramente derivado, basado en los Hechos de los Apóstoles y en algunos pasajes de las epístolas paulinas, pero sobre todo en la fantasía algo gruesa de su autor.

La parte de la historia referente a Constantino se puede demostrar que deriva de los paganos de Harran, en la que el paganismo de la ciudad sobrevivió bien en el período islámico. Tenían una buena razón para mostrar a Constantino, el hombre que anunció la decadencia del paganismo en el Imperio Romano, con la menor luz posible. Esta parte es, por lo tanto, ciertamente no de origen judeo-cristiano; Y en lugar de suponer que el autor musulmán unió una historia pagana y una historia judeo-cristiana, es más plausible concluir que tomó la historia pagana de Constantino y la complementó con una farsa de la historia de Pablo.

Las sectas cristianas primitivas de carácter gnóstico que tan enfatizaron la naturaleza divina de Yeshu negaron la realidad de la crucifixión. Consideraron inconcebible que la divinidad sufriera la muerte. Hemos oído hablar de uno de estos grupos que, aprovechando la ambigüedad estilística del relato de Marcos 15:21, afirmaban que el hombre crucificado no era Yeshu, sino Shimón de Qurini. En el relato de Abd al-Jabbar, que se basa en un evangelio desconocido, se alega otra clase de identidad falsa: Judas Iscariote, que prometió separar a su amo besándolo, pero besó al hombre equivocado. Tenga en cuenta, sin embargo, que esto no está de ninguna manera implícito en el texto citado para el propósito, pero es una inferencia más bien quebradizante de él. La inferencia sobre la identidad cambiada, sin embargo, no depende de ninguna característica particular del evangelio usado, pero podría haber sido hecha también a partir de las historias canónicas del evangelio. El siguiente es un simple resumen.

El jueves antes de Pesaj, los judíos vinieron a Herodes y se quejaron de Yeshu. Ordenó a sus sirvientes que lo arrestaran, pero cuando se les preguntó si lo conocían, dijeron que no. Tampoco los judíos lo conocían, pero dijeron que seguramente encontrarían a alguien para apuntarlos. Se encontraron con Judas Iscariote, quien se ofreció a señalar a Yeshu besándolo y le pagaron treinta monedas de plata. Judas después de besar a un hombre desapareció entre la multitud. El hombre, cuando fue detenido, mostró gran perturbación. Cuando Herodes vio su miedo, tuvo piedad de él y lo interrogó de una manera amistosa. El hombre negó que él afirmó ser el Mesías. Herodes dijo a los judíos que el hombre negó la acusación y se lavó las manos de su sangre. Pilato le pidió a Herodes que le enviara el hombre que mostraba las mismas señales de miedo ante Pilato. Pilato le devolvió a Herodes diciendo que él no encontró en él culpa, pero tampoco podía obtener algo razonable de él. Herodes puso al hombre en la cárcel de la noche a la mañana. Al día siguiente fue burlado y azotado por los judíos y fue colgado / crucificado en un campo. Sus últimas palabras fueron: Di-s mío, ¿por qué me has abandonado, oh Di-s, ¿por qué me has dejado? Cuando Judas llegó a los judíos preguntando por el hombre arrestado el día anterior. Cuando oyó que había sido colgado / crucificado, se quedó muy sorprendido y fue al campo. Al ver al hombre exclamó: "Este es un hombre inocente, esto es sangre inocente. Lanzando las treinta piezas de plata a los rostros de los judíos, fue a su casa y se ahorcó”.
El texto no implica que el hombre colgado / crucificado fuera otro que Yeshu. Esto se deduce de los hechos que la identificación fue hecha solamente por Judas, que el hombre arrestado estaba muy asustado, que no admitía ser el Mesías, y que Judas lo proclamó inocente (como también lo hace en Mateo, 27:4) Abd al-Jabbar está, por supuesto, encantado de encontrar la doctrina coránica de la crucifixión equivocada reivindicada. Uno se inclina a atribuirle todo el argumento (a otro musulmán el único rompecabezas es por qué se usó un evangelio no canónico) Abd al-Jabbar está de hecho bajo la impresión errónea de que la historia que cita está en los evangelios canónicos. Esto puede apuntar a alguna secta oscura como la fuente del evangelio canónico. Cuyo texto y posiblemente de al menos parte del argumento deducido de él.
Otra prueba, aún más extraña, del argumento de que el hombre crucificado no era Yeshu, se deriva de una versión modificada del evangelio de Juan (19:26-27), que se cita en la siguiente forma:

El Mesías estaba de pie cerca del lugar de la crucifixión. María, madre del Mesías, vino al lugar. El crucificado la vio y le dijo desde la cruz: "Aquí está tu hijo", y dijo al Mesías: "Aquí está tu madre". María lo tomó por su mano y se fue.

Por lo tanto, no es el Yeshu el que fue crucificado quien confía a su madre al "discípulo amado", sino al sustituto desconocido que se señalan entre sí a Yeshu y a María de pie entre la multitud. Aquí siento que el texto en sí debe haber sido manipulado, ya que es obvio que tenemos una versión editada del pasaje de Juan en lugar de un texto independiente.

Abd al-Jabbar también ofrece algunas citas de los evangelios no canónicos, diciendo, por ejemplo, que un evangelio comenzó con las palabras: "Esta es la tabla de descendencia de Jesús, hijo de José carpintero"; Y refiriéndose a un episodio desconocido de la crucifixión en otro: "Cuando fue crucificado, vino su madre María con sus hijos, Jacob, Simón y Judá, y se paró frente a él. Él le dijo desde la cruz: ¡Toma a tus hijos y largaos!" 
También hay una información inesperada sobre las opiniones de algunos judíos acerca de Yeshu. La visión judía tradicional de Yeshu era hostil. Fue considerado como un perverter de la religión verdadera y la cuenta judía generalmente de su vida consistió en una parodia malévola de las cuentas cristianas. Pero de Abd al-Jabbar oímos que algunos judíos creían que Yeshu no era ni divino como afirman los cristianos, ni un profeta, como se creía que era por los musulmanes, sino un hombre justo y temeroso de Di-s que obtuvo un seguimiento entre su pueblo que despertó la envidia y llevó a su ejecución injusta. Ellos dijeron que Yesuh mismo no pretendía ser el Mesías, ya que negó esta acusación ante Pilato (Lucas 23:4-9) y prohibió a sus discípulos decir que él era el Mesías (Mateo 16:13-20) De otras fuentes sabemos que opiniones similares fueron sostenidas por algunos judíos caraitas. (Los caraitas no reconocían la autoridad del Talmud, que formaba la base de del judaísmo “rabínico”). Parece, por desgracia, que la expresión de tal punto de vista sobre Yeshu se debe más bien al deseo de ser capaz de oponerse a los rabanitas con la persecución de ese “hombre justo” que un racionalismo ilustrado à la Renan.

LAS CONCLUSIONES son claras. Los textos son de interés incluso si la mayoría de ellos parecen ser el producto de la polémica musulmana contra el cristianismo. Si algunos de ellos pudieran atribuirse a algún círculo judeo-cristiano, ganarían importancia. Pero hay que tener en cuenta que, en primer lugar, es incierto si alguno de los textos se remonta realmente a los judeocristianos; En segundo lugar, que incluso si se decide a favor de la hipótesis de que lo hagan, la secta de la que derivan seguirá siendo sombría. El largo relato de la historia de la secta de judeo-cristiana supuestamente contenida en el pasaje de Abd al-Jabbar es una mera ficción, no está ahí, si los textos arrojan alguna luz sobre el judeo-cristianismo, la luz es débil en verdad, pero no arrojan luz alguna sobre los orígenes del cristianismo. "La declaración de un eminente erudito sobre los textos de Abd al-Jabbar" igualando los rollos del Mar Muerto en importancia "da testimonio de un entusiasmo encantador, pero pero el público ya no necesita escanear los diarios y semanarios de las "últimas revelaciones" sobre la crucifixión y las doctrinas de los primeros cristianos, todas derivadas de Abd al-Jabbar porque no hay nada que se pueda obtener de esa fuente.



[1] Cfr. Mishnah Eruvin 3: 1; Baba Metzia 6: 5; Jullin 5: 3. Véase: La Mishná (ed. Herbert Danby), Oxford University Press, 1974.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para nosotros!