8/12/2017

Los Judeo-cristianos de los siglos tempranos del cristianismo según una nueva fuente: La importancia del idioma hebreo entre los mumarim judeo-cristianos.

BS"D


[La importancia del idioma hebreo entre los mumarim judeo-cristianos]

Es parte de la ideología de nuestro texto poner énfasis en la importancia de la lengua hebrea; Lo percibiremos más claramente cuando tratemos de sus porciones históricas. En este punto el problema del origen de estos textos puede ser discutido de manera útil, al menos en ciertos aspectos.

Hay un punto que es bastante claro en cuanto a su procedencia se refiere. Los textos consisten en dos partes a veces -aunque no siempre muy estrechamente entrelazadas-, una de las cuales fue escrita por un autor musulmán, presumiblemente por Abd al-Jabbar, mientras que el otro no.

Por un lado, esta segunda parte, que comprende la mayor parte de los textos, -obviamente y esto no sólo se aplica a las citas del Tana”j o del Nuevo Testamento- no se escribió originalmente en árabe, sino que se tradujo, en muchos casos, con toda probabilidad desde el siríaco (arameo). Esto explica las construcciones extrañas de forma ocasional y los giros de la frase.[1]

De hecho, Abd al-Jabbar o sus asistentes admiten tácitamente el hecho de que estos textos no fueron originalmente destinados a los lectores musulmanes, añadiendo explicaciones de nombres y términos considerados como no familiares al público musulmán común. Así queda claro que Ur.sh.lim-أورشليم-אורשלם (como Jerusalén es a veces llamado así por los cristianos) es idéntico a la expresión: بيت المقدس [Bayt al-Maqdis] (93b), e Ishu [ישו-يشو] 'con' Isa; Siendo esta última la forma musulmana actual del nombre Jesús.[2] Por ejemplo, en el folio 70 a-b, se dice que Pablo hizo en un Slihin-שליחין (es decir, el apóstol) o, en otras palabras, en las palabras de sus Epístolas recogidas la siguiente declaración que aparece en nuestro texto, que parece ser una variación sobre I Corintios 9:20~2l:
“Con el judío me hice judío, con el romano un romano, y con el Arma'i un Arma'i-مع اليهودي كنت يهودي، مع الرومانية الرومانية، ومع أرماعي أرمعي-עם היהודי הייתי יהודי,עם הרומאי הייתי רומאי, ועם העכו"ם הייתי עכו"ם.”

La palabra Arma'i, que no existe en árabe, se explica tanto en el texto como en una nota marginal como aplicable a "los que adoran las estrellas y los ídolos-עובדי כוכבים ומזלות". Es claramente idéntico al siríaco Armaya (o Aramaya), que originalmente significaba arameo, pero llegó a significar en un período posterior pagano. El hecho de que esta cita no canónica incluya la palabra siríaca en cuestión se puede explicar fácilmente en la suposición de que el lenguaje original de todo el texto era siríaco. Cualquier otra explicación sería complicada e improbable. Los argumentos basados en el contenido de estos textos son aún más convincentes.






[1] En la expresión sa'ala li-Maryam (94b), el uso de la preposición li es modelado sobre el siríaco. Esta expresión se da en un relato de la infancia de Yeshu que difiere de los de los Evangelios. Por ejemplo, se dice que Yeshu, su madre y Yosef se quedaron en Egipto durante doce años. El uso sin ninguna razón particular de la preposición hadha después de un nombre propio, que es frecuente en estos textos ((Véase por ejemplo [76a], Qustantinus hadha, «este Constantino» [en un texto histórico]) también puede ser debido a la influencia del siríaco. Mutatis mutandis, es una reminiscencia del uso del pronombre haw En este último lenguaje (cf., por ejemplo, R. Duval, Traité de grammaire syriaque, París 1881, § p.301)  En otros casos, también, hadha se utiliza a veces de una manera inusual en árabe; Ocasionalmente su función parece aproximarse a la de un artículo. Este fenómeno se debe probablemente también al intento del traductor de dar una representación exacta del original siríaco. Las construcciones dhaka alladhi (véase, por ejemplo, 46b, en un texto que pretende exponer las Concepciones de la teología cristiana dominante) Y ma alladhi también ocurren. Excepto, en lo que se refiere a la segunda construcción, en una oración interrogativa, son bastante inusuales en árabe, que generalmente usa alladhi ('quién', 'que') por sí mismo, y obviamente se debe a la influencia siriaca; Vease con la palabra dama’ en muchos casos la aparición de la preposición ma`a no se ajusta al uso árabe. Esto se debe probablemente al hecho de que esta preposición se utilizó para hacer que el siríaco, que tiene una mayor variedad de significaciones. Sin embargo, este punto requiere una investigación cuidadosa. Estas y otras peculiaridades lingüísticas de los textos no sólo muestran que estos últimos son traducciones, sino que también parecen indicar que la obra no fue realizada por traductores profesionales, que generalmente muestran un mayor grado de competencia lingüística.
[2] La forma Isha 'utilizada en el texto se explica (46b) como el siriaco (forma) de 'Isa. Obviamente, este glosario fue hecho por el traductor o por 'Abd al-Jabbar y sus asistentes, si es que los hubo. La forma Yasha 'también ocurre (93b) .- Puede agregarse la siguiente observación. Parece evidente que las citas del tratado judío-cristiano postulado por nosotros, que no corresponden al actual texto árabe o siriaco del Nuevo Testamento, deben haber formado desde el principio una parte integral de este tratado, y no fueron insertadas en alguna parte del período posterior. Las desviaciones del uso del árabe normal ocurren tanto en estas citas como en otras partes del tratado. Es muy improbable que las obras de las que las citas en cuestión se supone que se han tomado han quedado en una traducción árabe (y no sólo en siriaco). Algunas citas no canónicas ya han sido discutidas a este respecto. Sin embargo, las implicaciones de los hechos parecen quizá más claras en la siguiente Instancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para nosotros!