11/02/2014

¿Creer en Yeshu como Mesías es compatible con el judaísmo y con la Torah?

BS"D



Uno de los principios del cristianismo es que sostiene que la vida eterna no se puede obtener a través del cumplimiento de los mandamientos de la Torah de Mosheh; es resultado únicamente de la aceptación de Yeshu como el MashiajRajmaná Litzlán! / ¡Di-s nos guarde!) y por medio de la gracia divina, tal como se lee en sus escrituras, Romanos 1 al 8, y Gálatas 2:21:

οὐκ ἀθετῶ τὴν χάριν τοῦ θεοῦ· εἰ γὰρ διὰ νόμου δικαιοσύνη, ἄρα Χριστὸς δωρεὰν ἀπέθανεν.
לא אמאם את-חסד הא-ל כי אלו תהיה אל-ידי התורה צדקה הנה חנם מת המשיח
“¡No quiero rechazar ese don de la salvación de Di-s! Pues, si la fidelidad a Di-s se consiguiera por medio de la Torah, He aquí, está el Mesías quien hubiera muerto inútilmente.”

La conclusión de Pablo es enfática. Aparece ahí la estructura profunda de la argumentación de toda ella: su punto de partida es la experiencia del “don de la salvación” (charis) en el ámbito de Yeshu, el único definitivo acontecimiento salvador; queda excluido, entonces, el intento de salvación dentro de la Torah, por la práctica del judaísmo. Por ello, Tomas de Aquino en su obra denominada Suma Theologica, I-II, 112, 112:1; 114:2 sostuvo que alguien que observará los mandamientos de la Torah después de la venida de Yeshu estaba en violación de un mandamiento moral. 

Probablemente Pablo de Tarso habría entendido que las naciones no están sujetas a cumplir la Torah, debido a que ellos tienen su propia herencia, tal como se manifiesta en la Torah, en la Parashat Vaetjanan, Sefer Devarim / Deuteronomio 4:19, en la que se lee:
וּפֶן-תִּשָּׂא עֵינֶיךָ הַשָּׁמַיְמָה, וְרָאִיתָ אֶת-הַשֶּׁמֶשׁ וְאֶת-הַיָּרֵחַ וְאֶת-הַכּוֹכָבִים כֹּל צְבָא הַשָּׁמַיִם, וְנִדַּחְתָּ וְהִשְׁתַּחֲוִיתָ לָהֶם, וַעֲבַדְתָּם--אֲשֶׁר חָלַק ה' אֱלֹהֶיךָ, אֹתָם, לְכֹל הָעַמִּים, תַּחַת כָּל-הַשָּׁמָיִם.
‘Para que no elevéis los ojos hacia el cielo y veáis el sol y la luna y las estrellas, toda la legión del firmamento, y os descarriéis y os inclinéis ante ellos y los adoréis, a ellos, a los que El Etern-o, vuestro Di"s, ha designado para todos los pueblos bajo todo el firmamento'.

Es claro, que en esta categoría, podrían entrar los mesiánicos, cristianos y netzaritas, pues ellos al igual que los antiguos idolatras del tiempo de Enosh, creen que Yeshu HaMamzer es una especie de ser divino o redentor al cual se le tiene que rendir un tipo de homenaje, por lo cual, solo han modernizado la antigua idolatría, algo así como ‘idolatría conceptual’, en cuanto a esta, la misma Torah nos advierte lo siguiente:

וְאֶתְכֶם לָקַח ה, וַיּוֹצִא אֶתְכֶם מִכּוּר הַבַּרְזֶל מִמִּצְרָיִם, לִהְיוֹת לוֹ לְעַם נַחֲלָה, כַּיּוֹם הַזֶּה./

Mas El Eterno os ha tomado y os ha separado del crisol de hierro, de Egipto, para ser una nación de herencia para El, como en este mismo día.

Devarim 4:20.

¿Es claro dónde está  la herencia del pueblo judío, y de los pueblos idolatras, incluyendo a los cristianos, mesiánicos y netzraritas? Confió en su buen criterio y sentido común.

Esta es una de las tantas razones por las cuales los judíos NO podemos creer en Yeshu como un mediador, ni como nada. Así como también consideramos que el movimiento protestante de los mesiánicos es incompatible tanto para el judaísmo como para el propio cristianismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para nosotros!