5/04/2011

Yesh”u de Natzrat ó Kar-Abba de Natzrat:


Sobre el escarnio de los soldados romanos contra Yesh”u como se indica en Mateo 27:16 y en Marcos 15:16 y las sucesivas burlas que recibió este (Marcos 15:17-20), actúan al parecer como si se siguiera un plan preconcebido. No precisan ninguna indicación de superiores ni de extraños, sino que actúan espontáneamente como si ensayarán papeles bien conocidos de una obra popular.


Lo que desconoce el “judaísmo” mesiánico y las sectas de los nazarenos, es que la burla de la soldadesca de Pilatos para divertirse tiene su origen en una serie de representaciones teatrales callejeras del populacho alejandrino que ridiculizó a Agripa I cuando visitó la ciudad, en el año 38 después de la Era Vulgar. Filón de Alejandría nos refiere en In Flaccum con bastante detalle cómo el populacho de Alejandría se divirtió a costa del rey de los judíos, Agripa. Con ocasión de su visita, se reunió la chusma y procedió a representar una especie de pantomima: a un vagabundo callejero bien conocido, llamado Karabas (קר-אבא-Karabaz),  lo vistieron de rey, le pusieron en la cabeza un ramo de papiro a modo de corona, le colgaron una esterilla por los hombros en lugar de la klamuz (clamuz) y le pusieron en la mano, a modo de cetro, un tallo de papiro. Adornado así, como un rey de carnaval, Karabas o Kar-Aba fue llevado por el populacho por las calles de la ciudad, recibiendo bufos homenajes de los festejantes. El propósito de los judíos alejandrinos era ridiculizar a Agripa. Filón, al describir su conducta, menciona parcamente el hecho de que imitaban a los autores de pantomimas y farsas vulgares:

In Flaccum 34.[1]

Y comenta el tono teatral de todo ello:

            In Flaccum 38 [2]

El texto de Filón de Alejandría, dice:


"Estos discursos provocaron Flaco; Sin embargo, en público, parecía afable y respetuoso con Agripa, por temor a ofender a quien lo envió, pero en secreto sus celos y el odio fueron surgiendo. Sin atreverse a actuar en la cara, desafió el rey de manera indirecta. [...] "


"Había en Alejandría un loco llamado Karabas, no aquellos cuya naturaleza y la locura se volvió contra sí mismos o contra los que se acercan a ellos; él era el estado de ánimo apacible y tranquilo. Este loco, desafiando el frío y el calor, el día y la noche vagaba por las calles de juguete para niños y jóvenes en paro. Arrastramos el desgraciado en el gimnasio, donde se establece en un lugar alto que puede tener un aspecto en absoluto. Ellos lo pusieron en la cabeza una gran hoja de papiro como una diadema, en el cuerpo de una capa (o esterilla bruta) como un escudo; alguien que vio en el camino de una caña, lo recogió y llevó la mano cetro. Después le adornó con las insignias de la realeza y transformado en el rey de teatro, los hombres jóvenes que llevaban palos en sus hombros, formados a su alrededor como una guardia; a continuación, se vino a su encuentro, otros pidieron justicia, otros dieron consejos sobre asuntos públicos. La multitud que le rodeaba animó a gran voz, agitando el título de Maran, una palabra aramea que significa señor. Pero sabían que Agripa era de origen sirio , y que la mayor parte de su reino estaba en Siria."

En los escritos de la antigüedad hay muchas referencias similares a representaciones groseras del populacho, mimicae ineptiae. Esta jocosa diversión podía ser, a veces, más cruel de lo que lo fue el caso de Karabas, aunque, incluso en ese caso, la juerga degeneró en linchamiento (In Flaccum 54b-72). En Sobre los espectáculos, Marcial habla de una representación en el anfiteatro de Roma de una obra en que se crucificó realmente a un reo en escena y, cuando colgaba indefenso de la cruz, lo despedazó un oso enfurecido. “Sus miembros mutilados vivían, aunque goteaban sangrientos, y no había en su cuerpo parte con forma de cuerpo”; el texto nos dice:


        Qualiter in Scythica religatus rupe Prometheus
        Adsiduam mimio rectore pavit avem,
Nuda Caledonio sic viscera praebuit urso
Non falsa pendens in cruce Laureolus.     
Vivebant laceri membris stillantibus artus
Inque omni nusquam corpore corpus ertat.

De spectaculis, liber VII.[3]

Siendo habituales tales prácticas en el mundo circense, no es raro que el o los creadores del Nuevo Testamento hayan incorporado estas tradiciones del Mediterráneo en el escarnio de Yeshu de Natzrat. Según el evangelio de Marcos (15:16-20), muestra varios rasgos típicos, bosquejando una pauta teatral que explica la aparente espontaneidad de las acciones de los legionarios. Los autores del N.T hicieron la yuxtaposición de Karabas, sustituyendo el nombre de este por el de Yesh”u (יש"ו-Iesous-Ihsouz), por eso los soldados romanos (Kitim) se divierten en el aule (aulh) del pretorium (praitwrion) con el “Rey de los judíos” sin estímulo alguno de Pilatos ni la de la supuesta multitud judía congregada afuera. Los creadores del N.T maximizaron el ritual del populacho alejandrino y lo multiplicaron más tarde en la escena del evangelio.

El “judaísmo” mesiánico cree comúnmente que Yesh”u murió en la cruz (tzeleb, dicen ellos), pero la palabra que en el N.T se traduce por “cruz” tiene el significado general de “poste”. En los Hechos de los Apostatas (Apóstoles), Shimon Kefa (“le matón”) no dice que Yeshu fuera crucificado, sino que lo habían matado “colgándolo de un madero” (Hechos ) y lo mismo lo dice el “rav” Shaul de Tarso (Pablo haShakrán) en su Carta a los Gálatas (Gálatas 3:13). El padre de la Iglesia, Férmico Maternus nos dice que en los misterios de la deidad Athis una imagen juvenil del dios hombre era atada a un pino (S.F. Dunlap, 1866, p. 115) Adonis era llamado “El que está en el árbol” (J. Harrison 1922, p. 429).

En los misterios de Dioniso colgaban en un poste de madera una gran máscara barbuda que representaba al dios hombre (W. F Otto, 1965, p. 217). Como Yeshu, al que en la crucifixión ponen una corona de espinos en la cabeza, Dioniso es coronado con hiedra. A Yeshu le echan encima un manto escarlata y le escarnecen los soldados romanos, y a Dionisio lo visten con un manto escarlata y los iniciados de Eleusis se envuelven el cuerpo con una faja del mismo color (W. Burket, 1985, p. 283cfr. Marcos 15:17). Justo antes de morir el mamzer de Yeshu, alguien le da a beber vino mezclado con hiel (B.M Metzger, 1987, p. 57). Los celebrantes en los misterios de Dioniso bebían ritualmente vino y al hierofante, que representa a Dioniso, le daban a beber hiel (J. Harrisón, 1922, p. 569.).

Yeshu de Natzrat muere al lado de dos ladrones, uno de los cuales sube con él al cielo, mientras que el otro va al infierno. En los misterios paganos se encuentra un tema mítico comparable. Un icono común representa dos portadores de antorchas a ambos lados de Mitra. Una de estas figuras apunta con su antorcha hacia arriba, lo cual simboliza la ascensión al cielo, y la otra apunta hacia abajo, lo cual significa el descenso al infierno. Mientras que en los misterios de Eleusis también hay dos figuras que con sus antorchas señalan arriba y abajo respectivamente, de pie a ambos lados de Dioniso, pero en este caso son mujeres. (C. Kerenyi, 1976, figura 85) Se piensa que las figuras con antorchas que aparecen en los misterios de Mitra se derivan de Cástor y Pólux, los míticos hermanos griegos de una época anterior. En días alternos, no de los hermanos estaría vivo y el otro muerto. Representaban el yo superior y el yo inferior, y ambos no pueden estar “vivos” al mismo tiempo. Cástor y Pólux eran llamados “los hijos del Trueno”, título que, en el Evangelio de Marcos, Yeshu, de forma inexplicable, da a dos de sus talmidim (discípulos), “Los hermanos de Ya’acov y Yojanan! (Marcos 3:17).

En algunos mitos quien muere en lugar del dios hombre pagano es el adversario de Dioniso, que representa el yo inferior del iniciado. En Las Bacantes, el rey Penteo se propone matar a Dioniso, pero es a él a quien cuelgan de un árbol. (W. Burket, 1985, p. 165) En un mito miliciano parecido se crucifica al rey Licurgo, adversario de Dioniso. (Diorio de Silicia 3.65) Cabe deducir de ello que mientras que en algunas tradiciones mistéricas Dioniso era colgado en un árbol en otras era crucificado al igual que el “respetable” rabino y Mesías de los natzratim, el semi-dios de los mesiánicos, y el dios hijo de los cristianos.

Los iniciados en los misterios de Dioniso se basaron en la imagen del “hombre justo crucificado” que sugirió Platón con el fin de que el mito evolucionara de esta forma (Platón, La República, Libro 2, 361e). Lo que desconocen los mesiánicos y nazarenos es que la deidad pagana de Dioniso se presenta como un hombre divino que murió exactamente igual que Yeshu, pero es lo que sugieren los indicios. El padre de la Iglesia Arnobio se escandalizaba al ver que los misterios de Dioniso los iniciados se pasaban una cruz santa unos a otros (Arnobio, Adversus gentes 2.344). En algunos jarrones el ídolo de Dioniso aparece colgado de una cruz (W. Burket, 1985, p. 24). Un sarcófago romano del siglo II o III antes  de la Era Vulgar muestra un discípulo envejecido que trae una cruz grande para el niño divino Dioniso. (C. Kerenyi, 1976, figura 137) Un estudioso actual afirma que esta cruz es “una insinuación del destino trágico que aguarda al niño”.

Del mismo período procede el notable talismán en el que se ve una figura crucificada que se reconoce inmediatamente como Yesh”u, pero que en realidad es Dioniso. La inscripción que hay debajo de esta figura reza:

“Orfeo-Bakkikos” que significa: “Orfeo se convierte en bacchoi” Orfeo fue un profeta de la tradición griega, un profeta de la deidad pagana de Dioniso que era tan respetado que a menudo lo tomaban por el propio dios hombre. Un bacchoi era un discípulo iluminado de Dioniso que se había identificado completamente con el dios.

Es significativo que no haya ninguna representación de Yesh”u crucificado que date del siglo V después de la Era Vulgar. Si interpretamos esta inscripción y el talismán de Orfeo como referencias del cristianismo (o del “judaísmo” mesiánico o de los netzarim, ellos se encontrarían en la extraña situación de decir que las primeras representaciones de la crucifixión de Yesh”u son una broma y un talismán paganos en los cuales Yeshu aparece como en nombre de Orfeo ¡y que en ambos casos se adelantaron varios siglos a las representaciones cristianas o natzratim! En tal caso el “judaísmo” mesianico o los natzratim en vez de llamar a este dios hombre bajo el nombre de Yehoshua o Yeshua de Natzrat, sería más adecuado que le llamasen Orfeo de Natzrat, o Dionis”os Mi-Natzrat, pues esta sería la solución más lógica y sencilla de estos acertijos en que las deidades paganas del Mediterráneo se representaba la muerte del dios pagano en la cruz.


Un ejemplo de lo que hemos tratado en estos últimos meses, son las coincidencias y las diferencias entre las deidades paganas del Mediterráneo con Yesh”u, como se muestra a continuación en el siguiente cuadro:

Concepto
Dioniso
Orfeo
Karabas
Athis
Osiris
Eleusis
Mitra
Yeshu
Hijo de dios
Si
No
No
Si
No
No
Si
Natividad
Si
No
No
No
Si
No
Si
Si
Bautismo
Si
No
No
No
Si
Si
Si
Si
Milagros
Si
No
No
No
Si
Si
No
Si
Deidad pagana y sus discípulos
Si
No
No
No
No
Si
Si
Si
Montado en un pollino
Si
No
No
Si
Si
Si

Si
El pan y vino
Si
No
No
Si
Si

Si
Si
Muerte del dios hombre
Si
Si
Si
Si
Si
Si
Si
Si
El chivo expiatorio
Si
No
No
Si
Si
Si
Si
Si
Primavera (Pascua)
No
No
No
Si
Si
No
Si
Si
La madre del hombre dios
Si
No
No
No
Si
No
No
Si
Renacimiento espiritual
Si
No
No
No
Si
No

Si









Confidencias
11
1
1
6
11
6
7
12
Diferencias
1
11
11
6
1
6
1
0

Es decir, Dionisio y Osiris son 90 % compatibles con la personalidad de Yesh”u, mientras que Mitra es un 37% compatible, Eleusis es 33 % compatible, Athis es un 33% compatible, Karabas es un 8 % compatible, y Orfeo es un 8%  compatible. El único elemento que no aparece con las otras deidades paganas son las referencias hacía el Tana”j, sin embargo la deidad pagana de Yeshu de Natzra a pesar que hace referencia a algunos pasukim del Tana”j, pero en gran medida los cambia con el fin de justificar su doctrina pagana, por otro lado descalifica en gran medida al pueblo judío, y a la Torah Oral.

Una vez descartado el argumento del “judaísmo” mesiánico en el que Yeshu(a) de Natzrat era un gran “rabino” que enseñaba la Torah, se ha demostrado que tal concepto ha de ser descartado, pues ¿Cómo nos explicarían los mesiánicos y nazarenos las semejanzas extraordinarias entre el mito pagano y la historia de Yesh”u de Natzrat?
La primera posibilidad que hemos examinado en Oraj HaEmet es la verdadera bibliografía de Yesh”u se recubriera de mitología pagana en una fecha posterior (como lo tratan de sostener aunque sin éxito los natzratim). Es una idea común que suele proponerse para explicar los aspectos de la historia de Yesh”u que resultan claramente míticos, tales como el nacimiento virginal. Pero encontramos tantas coincidencias entre los mitos de las deidades paganas del Mediterráneo y la supuesta “bibliografía” de Yesh”u de Natzrat que esta teoría es por completa inadecuada.  Si “todos” los elementos de la historia de Yesh”u que habían prefigurado los mitos paganos se añadieron más adelante, ¿qué queda del “Yesh”u histórico” tan proclamado por los eruditos, mesiánicos y natzratim? Si esta teoría es cierta, entonces el “Yehoshua de Natzrat” (Jesús Histórico) que conocemos es un mito y el hombre histórico ha sido eclipsado por completo y cuya referencia no es rescatable.
La otra posibilidad la cual a mí consideración es la más viable, es ¡podemos suponer que la historia de Yesh”u es en realidad otra versión del mito de las deidades paganas del Mediterráneo? Si a los cristianos, mesiánicos, y natzratim y todo el mundo Occidental no se les hubiese educado en una cultura cristiana, ¡habrían interpretado alguna vez las historias increíbles de los evangelios como hechos verdaderos en vez de mitos profundos? Nadie cree que los mitos de las deidades paganas de Osiris, Dioniso y otros sean literalmente ciertos, así que, ¿por qué íbamos a interpretar como hechos históricos los mismos acontecimientos relatados en un marco cristino?

El movimiento misionero de Jews For Jesus, los mesianicos, netzarim, natzratim, efraimitas, no es otra cosa que la misma representación del antiguo culto a Ba’al, pero bajo la tónica del nombre de Yeshua de Natzrat, con el objetivo de convertir a judíos al neo-paganismo. 


[1] Traducción: “Mostraban su inicua inclinación empleando de farsas y tiritereos”.
[2] Traducción: “como actores en espectáculos teatrales”.
[3] Marci Valeri Martialis, De spectaculis, liber VII. Marcial describe un acontecimiento real que quizá sucediera durante el imperio de Gayo Calígula. Vease Suetonio, Caligula LVII:4: […] in Laureolo mimo […] cruore scaena abundavit. 

2 comentarios:

  1. Saludos,

    Nos acusas de paganos pero yo pienso lo mismo de muchos de ustedes. Por ejemplo: no hay ninguna diferencia entre los católicos y los judíos jurídicos cuando estos últimos tienen la misma costumbre de los primeros y me refiero a la idolatria, peregrinación y culto que tienen con el René Najmam el día de Rosh haShana que le rezan, le cantan, recitan poemas en su tumba y que esperan de Levante de la muerte porqué Uds lo consideran un candidato para Mashiaj.

    Mi querido amigo, no sabemos quien está peor sabiendo que se supone Uds son dizque la luz del mundo y son tan idolatras como las demás religiones porqué no es al único Rabino fallecido al que peregrinan y le piden que hagan milagros e intercsiones an HASHEM. Eso es lo mismo que hacen los paganos católicos....y otros.

    Idolatras de sus Sabios (Santos) Rabinos que hasta el día de hoy les rezan en el día de su muerte y hacen Cábala esos días....

    Uds también son una Cofradía de idolatras...

    Shallom.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. BS"D

      Es curioso de comop los cristianos-protestantes tratan de degradar al judaísmo, para decir que después de todo su religión y sus múltiples sectas son la religión acertada, la fe e Yesh"u es la correcta y verdadera muestra de piedad y seguimiento al Creador. Cuanta arrogancia, la cual esta equiparada con el nivel de toxicidad idolatrica.

      Lo mismo con ustedes y entre los cristianos institucionales, el único problema que tenéis son las imágenes, en lo demás, siguen los mismos dogmas, el mismo Canon de las escrituras del Nuevo Testamento.
      Por otra parte, no se llama Rene Najman, es Rabi Najmpan de Breslov, al cual no es una obligación religiosa ir en procesión a su tumba, incluso si usted lee un poquito el sitio oficial de Breslev, NUNCA se dice que los piadosos LE recen a la tumba de Rav Najmán de Breslov TZ"L, el mismo sitio declara:

      "El Rabi prometió: "El que venga a visitar mi tumba, de una moneda para Tzedaká )caridad), y recite estos Diez Salmos específicos (llamados "Tikún Haklalí"), lo sacaré de las profundidades del infierno. No importa lo que haya hecho esta persona hasta ese día, solo que desde este momento y en adelante debe aceptar no volver a sus malos caminos". (Tzadik, #229).

      Esa fue una declaración revolucionaria. Hasta hoy en día no hay ningún Tzadik que ha hecho una promesa de esa característica. Y debido a la magnitud de esta promesa, los seguidores de Rabi Najman todavia anhelan rezar AL LADO de la tumba de Rabi en Uman."

      http://www.breslev.co.il/html/la_tumba_de_rabi_najman.aspx?id=21&language=spanish

      Además, aquello que dices 'esperan de Levante de la muerte porqué Uds lo consideran un candidato para Mashiaj' es otra vil mentira, ya que nadie de tal movimiento religioso ha declarado tal atrocidad, que Di-s nos libre que alguien del pueblo judío caiga en tan garrafal error de creer semejante tontería, o peor aún que crean que el mamzer de Yeshu sea o tenga un parecido con alguno de nuestros rabanim, Yesh2u fue un criminal. Usted se confunde, probablemente esto le pase por leer rápido o por tener en la conciencia la aceptación que su religión, el cristianismo es una religión "apta", pero no, nos engañemos, el cristianismo es una aberración ante lo que manifiesta la Torah, el cristianismo es idolatría, es obscuridad.

      Eliminar

Tu opinión es importante para nosotros!