12/21/2010

El árbol de Navidad.

BS"D






‘Sus altares destruiréis, sus estatuas quebrantareis y sus Asheras (árboles  de adoración –asherav-) talaréis’. No te postraras ante otros dioses, porque el Eterno es celoso de Su Nombre. Es D”s celoso’.
Perashah Tisa, Sefer Shemot 34:13-14.[1]

Un árbol o una planta nuca es sagrado en cuanto árbol o planta; llegan a serlo por su “participación” en una realidad trascendente para alguien, llegan a serlo porque “significan” esta realidad pervertida y distorsionada.  Por su consagración idolatra, la especie vegetal al procesarla como blasfema, es transformada; según la dialéctica de lo que determina la halajah (ley judía), en una hierofanía. Para los antiguos cananitas (usurpadores de Erretz Israel), consideraban que algunos árboles  eran “lugares sagrados”.  Esta practica no solo era llevada en Erretz Israel por los cananeos, sino también en Grecia. Desde los tiempos minoicos y hasta el crepúsculo del helenismo, se encuentra siempre el árbol cultural al lado de una roca (Nilsson, Geschichte, I, p. 260).

Mientras que las Ashterot (árboles de adoración féminas) quedaron solo más tarde al lado del altar. Los lugares de ofrendas de los cananeos y de los mumarim (hebreos convertidos a la religión de Ba’al) estaban situados, como dice Yirmiyah”u HaNabí:
‘Pero sobre cada colina elevada y debajo de cada árbol frondoso te prosternaste haciendo el papel de prostituta’.

Yirmiyah”u 2:20.

‘Y me dijo el Etern-o en los días de Yoshiyohu, el rey: ¿Has visto lo que hizo el apóstata Israel? Fue (para adorar) sobre cada montaña elevada y debajo de cada árbol frondoso, y allí fornicaba’.
Yirmiyah”u  3:6.
El mismo profeta recuerda:
“el pecado de los hombres de Yehuda”, los altares y las “imágenes de Ashtarté que alzaron junto a los árboles verdeantes y sobre las altas colinas”.
Cfr. Yirmiyah”u  17:1-13.
La arqueología nos da como detalle lo que contenía cada una de las ashterot, en el monumento arcaico sumerio llamado ‘El personaje de las plumas’, el cual dice:
“Ennamaz colocó los ladrillos con firmeza; una vez terminada la morada principesca colocó junto a ella un gran árbol; cerca del árbol planto un poste”.
Nell Parrot, Le refrigerium, p.43
Para los antiguos Obdei Elilim UMazalot (idolatras) consideraban que la Asherah era un reflejo del “todo” de una forma microcósmica, la Ashera o el árbol idolátrico representaba la regeneración periódica manifestaba  el poder “sagrado” en el orden de la vida, como menciona el RaMBa”M en Hiljot Avidah Zarah veJukot HaGoim 1:1 fueron ellos (los de la generación de Janok) quienes desviaron la atención al Creador del Universo hacía el culto a la creación, los tótems, los hombre-dios, etc.

 Por lo que nuestros Jajamim (Sabios) decretaron, -siguiendo indudablemente lo que estipula nuestra Torah y los profetas-, sobre la destrucción de las ashterot (ver Mishnah Masejet Avodah Zara 3:5), como menciona R’ Akiva:
‘En cualquier lugar donde encuentres un monte elevado, o una colina, o un árbol frondoso, has de saber que allí hay un ídolo’.

Mishnah Masejet Avodah Zara 3:5.

¿Cómo se puede desecrar a una ashera? Si se le cortan las ramas o se la poda, si se le quita una rama vigorosa o una fina, incluso aunque sea una hoja, queda desecrada. Si se la ha alisado por su interés (para su embellecimiento), está prohibida; ni no, está permitida (para su consumo como leña).
Mishnah Masejet Avodah Zara 3:5.
Esto incluye indudablemente la utilización del árbol de navidad, en la que se conmemora el nacimiento de un criminal (Yesh”u ben Pandira; “Jesús de Nazaret” al que le han hecho pasar como dios, mesías)[2], pues como se hace mención en la Mishnah Masejet Avoda Zara 3:1:
‘Todas las imágenes están prohibidas (para cualquier uso), pues son adoradas una vez al año’.
Incluso hoy en día podemos ver a ciertas empresas el sembrar árboles para esta practica pagana, a lo que el Sha”s dice:

‘Hay tres tipos de asheras. Si el árbol fue plantado originalmente para el culto idolátrico, está prohibido.

Mishnah Masejet Avodah Zarah 3:7.
Sobre los adornos del árbol:
‘Si ha sido cortado o tallado con fines idolátricos o se ha hecho alguna mutación, ha de quitarle la mutación. Si colocó bajo él un ídolo y luego lo retiró, está permitido (para su consumo como leña). R’ Shimeon dice: todo árbol que sea adorado. Ocurrió en Tzidón que un árbol era adorado y había bajo él un montón de piedras. Les dijo R’ Shimeon: examinad ese montón de piedras. Lo examinaron y encontraron en él una imagen...
Mishnah Masejet Avodah Zarah 3:7.
Escribo esto debido a la ligereza que varios yehudim sin ser cristianos o mesiánicos se sienten atraídos de adornar sus hogares con árboles de navidad (en recuerdo al nacimiento del Mamzer de Nazaret), quienes quebrantan la Mitzva Lo-Ta’ase (precepto negativo) sobre el tener, o plantar un árbol idolátrico en sus domicilios, y como lo hemos visto a la luz de la Torah, la Halajah y la arqueología, esta practica actual es en sí una practica muy antigua del mundo antiguo idolatra.
Para aquellos que conservan adornos, árboles de navidad, así como la demás fetichería los invito a llevar acabo la realización de la Mitzvah T’aase (precepto positivo) el cual estipula:
“Y destruiréis sus altares y quebraréis sus estatuas y quemareis sus árboles que hacen de ídolos y derribaréis las esculturas de sus dioses y hasta extirpareis sus nombres de esos lugares”.

Perashah Re’eh, Sefer Devarim 12:13.[3]

Recordemos que ya se Navidad o el antiguo culto agrario a las Ashterot, son sinónimo de distanciamiento del Eterno, tal como dice el profeta:
¡Oh Etern-o, esperanza de Israel! Todos los que Te abandonan serán avergonzados. Los que se apartan de Ti serán escritos (Desfavorablemente) en la tierra, porque han abandonado al Etern-o, la fuente del agua de  la vida’.
Yirmiyah”u 17:13.



[1] Cfr. Devarim 12:3; 16:21; Yirmiyah”u 6:25; Alef Melajim 14:15; Mishnah Masejet 3:7.
[2] Cfr. Mishnah Masejet Avoda Zara 1:3.
[3] Cfr. Mishnah Masejet Avoda Zara 3:10.