10/07/2010

Opiniones del Tana R' Tarfón contra los notzrtim del siglo II e.c.

BS"D


קבר רבי טרפון בקדיתא
"Conozco vuestros mandamientos, contenidos en el que llamáis Evangelio, tan maravillosos y grandes que me doy a pensar que nadie sea capaz de cumplirlos -yo he tenido curiosidad en leerlos, y la vida de los cristianos en nada se diferencia de la de los paganos”

Dialogo con  Trifón  Diál. 10,2, 3. Cfr. 18,1


El Tana R’ Tarfon (Τρύφωναרבי טרפון) vivió en el año 3,860 (aprox  120-140 e.c), se pertenece a la tercera generación de Tanaim. En el Seder Tanoim veAmoraim, en la Luaj [tabla] indica que R’ Tarfon tuvo influencia por el Rabí Yehoshúa Ben Hananyah (Pekyn), pero parece que el fue un rabino independiente. R’Tarfon fue un adherente de la escuela de Shamai , aunque él se inclinaba hacia la clemencia en la interpretación de los halajot de Shammai, que no se habían puesto en práctica, a menudo se decidió en oposición directa a los seguidores de Shammai cuando se impusieron restricciones de excesiva severidad.

Eruditos como Avraham Geiger, y Graetz, sostienen que el Tana R' Tarfón es el mismo mencionado por uno de los llamados "padres de la iglesia", pues según  “san” Justino -quien vive en la misma época dice que se lo encontró en Turquia (Asía Menor), que según era un rabino de Efeso. Mientras que en el Talmud Babli Masejet Shabat 116ª se dice que  el R’ Tarfón  estaba dispuesto a quemar los libros de los avongilionim y de los minim (evangelios y los cristianos) aunque contuvieran el nombre sagrado de Di-s., pues bajo la opinión de R’ Yishma’el los evangelios: “vierten enemistad, odio y lucha entre Israel y su Padre celestial”.


Justino y Trifón, según la historia del primero iniciaron una serie de discusiones, las cuales fueron nombradas bajo el nombre de: 'Dialogum com Tryphon Judeo' (דיאלוג עם טריפון היהודי - Προς Τρύφωνα Ιουδαίον διάλογος), tales discusiones, presentadas desde la parte de los notzrim (cristianos), presenta una interesante fuente de postulados anti-cristianos por parte de Trifon.

He de mencionar que el Tana R’ Tarfon, aparezca en reiteradas ocasiones en el Sha”s tales como en:


  1. Berajot 1:3; 6:8;
  2. Pea’h 3:6;
  3. Kilaim 5:8;
  4. Terumot 4: 5; 9:2
  5. Maaserot 3:9; 
  6. Maaser Shení 2: 4.9;
  7. Shabbat 2:2;
  8. Erubim 4:4;
  9. Pesajim 10:6;
  10. Suka 3:4;
  11. Taanit 3:9;
  12. Yebanot 15: 6-7;
  13. Ketubot 5:2; 7:6; 9: 2-3;
  14. Nedarim 6:6;
  15. Nazir 5:5; 6:6
  16. Qidushin 3:13;
  17. Boba Qoma 2:5;
  18. Boba Metzia 2:7; 4:3;
  19. Makot 1:10;
  20. Eduyot 1:10;
  21. Abot 2:15-16;
  22. Zebajim 10:8-11;
  23. Menajot 12:5;
  24. Bejorot 2: 6-9; 4:4;
  25. Keriyot 5: 2-3;
  26. Kelim 11: 4.7; 25:7;
  27. Oholot 13:3; 16:1;
  28. Par’ah 1:3;
  29. Miqwaot 10:5;
  30. Makshirin 5:4;
  31. Yadim 4:3

Las cotizaciones proporcionadas por el Sha"sh (Mishnah) están enfocadas estrictamente a nuestra halajah (ley judía), sin embargo las cotizaciones que proporciona el poshea de Justinos contra Trifon, son interesantes pues nos presenta lo que pensaban nuestro pueblo hacia el cristianismo en los primeros días del surgimiento de la plaga del cristianismo, a continuación pondré los puntos más relevantes de Trifon que tiene contra Yeshu y el cristianismo:

  1. El Mashiaj.

El Mesías que espera todo el pueblo judío es, en efecto, un ser poderoso y temible, y en consecuencia no puede identificarse con Yesh”u:

 “que vivió deshonrado y sin gloria, hasta el punto de caer bajo la extrema maldición de la Ley de Dios, pues fue crucificado” (Diál. 32,1).

Trifón considera que el Mashiaj (Mesías) está ciertamente anunciado en la Mikra’ (Tana”j)–insiste Trifón-,
Pero:

“de lo que dudamos es de que el xristo hubiera de morir tan ignominiosamente, pues en la Ley se dice que es maldito el que muere crucificado”
(Diál. 89,1; cfr. 90,1).

  1. La dudosa 2 Venida.

Trifón aun dándole una cierta credibilidad a la supuesta 2da Venida del Mesías fracasado de los notzrim, dice que  ‘nada demuestra que éste sea precisamente Yesh”u. (Dál. 36,1 y 39,7).

  1. Yeshayah 7:14: No se refiere a una virgen y al criminal Yesh”u, se refiere  al rey Jizquiyahu.

Según el poshea de Justinos dice que: Trifon y el pueblo judío consideran este anuncio referido al rey Ezequías (Diál. 43,7). Con toda la razón de su parte, Trifón le replica que esas profecías atribuidas por los cristianos a Yesh”u se refieren en realidad al propio pueblo judío (Diál. 110, 6).

Trifón expone con detenimiento que en Yeshayah 7:14 no dicen una “virgen”, sino una “joven”, y que la profecía anuncia al rey Jizquiyahu (Diál. 67,1.
Cfr. 77,1 y 83-84). Y con más punzante intención añade que también algunos mitos griegos dicen que Perseo nació de la virgen Dánae: a Trifón le parece vergonzoso que los notzrim (cristianos) crean algo parecido a estos mitos y sean tan necios como los griegos, pues sería más admisible que aquellos notzrim dijeran  que Yesh”u fuera un hombre nacido de padre y madre por medio de la unión sexual  “que mereció ser escogido para Mashiaj por haber vivido conforme a la Ley de manera perfecta” (Diál. 67,2).

En cuanto a las similitudes de Yesh”u con personajes como Dioniso,
Heracles, Asclepio o Mitra, (Diál. 69-70; 78,6), pues asegura que también el sol y la luna se repiten constantemente y también las enseñanzas a los ignorantes (Diál. 85,5-6).


  1. La ridiculez de la pre-existencia de Yesh”u.
Trifon considera es absurda la creencia cristiana en que Yesh”u preexistiera como un dios antes de los siglos y que luego se dignara hacerse hombre (Diál. 48,1; 87,2).

  1. Solo hay un único Di”s, los cristianos en cambio desde los inicios practicaron la creencia idolatría de dioses en uno.

Trifón le pregunta a Justino cómo puede haber otro Di”s  fuera del Creador (Diál. 50,1), a lo que éste replica (Diál. 50,2-5) con una larga profecía de Isaías (Is.40,1-17), lo que hace que Trifón tenga que volver a plantearle la misma pregunta más adelante, subrayando con rotundidad que en las Escrituras sólo hay un Di-s (Diál. 55,1). La  respuesta de Justino es de nuevo una serie de citas bíblicas que no convencen a Trifón (Diál. 56,3).

  1. Yesh”u no fue ungido por Eliyahu HaNabí.

Incluso Trifón, dice coincidir con los notzrim “adopcionistas” que ven a Yesh”u como hombre, pues:
“todos nosotros esperamos al Mashiaj que ha de nacer hombre de hombres y a quien Eliyahu vendrá a ungir”: contrariamente a Yesh”u que no fue ungido por Eliyahu, el NO es el Mashiaj.
(Diál. 49,1).


7. Los judíos solo pueden creer en un único Di-s; los cristianos al igual que los paganos pueden creer en lo que quieran.

 A Trifón no le importa que la gente procedente de la gentilidad reconozca a Yesh”u como xristo, pero aclara que los judíos no tienen necesidad de adorarlo sino al Di”s de las Escrituras (Diál. 64,1). Esta respuesta enfada a Justino.


  1. El Brit Milah como acción a la perfección.

El menosprecio que muestra Justino hacia las mitzvot de la Torah deriva en gran medida del aprecio sentido hacia Yeshu como su cristo pues es éste quien ahora purifica y salva y quien ha dejado obsoletos los preceptos veterotestamentarios.

Trifón, por el contrario, ve en ellos el camino de la perfección espiritual:

“Si quieres escuchar mi consejo, en primer lugar circuncídate, luego observa, como es costumbre nuestra, el shabat, las moadim (fiestas) y los (roshe-jadashim) novilunios de Di-s y cumple, en una palabra, cuanto está escrito en la Torah...”
(Diál. 8,4).
Según Trifón, la circuncisión el octavo día es vital para que el alma (de los judíos y también de los esclavos y de los extranjeros) no sea exterminada. Los cristianos –lamenta Trifón- no cumplen esto ni guardan los shabatot ni las festividades (Diál. 10,3)

  1. Notzrim (mesiánicos antiguos) y paganos como un solo cuerpo.

“conozco vuestros mandamientos, contenidos en el que llamáis Evangelio, tan maravillosos y grandes que me doy a pensar que nadie sea capaz de cumplirlos -yo he tenido curiosidad en leerlos, y la vida de los cristianos en nada se diferencia de la de los paganos -”

Dialogo con  Trifón  Diál. 10,2, 3. Cfr. 18,1
Trifón hace una doble observación de gran interés en la historia del cristianismo primitivo, pues viene a confirmar la persistencia de prácticas paganas y judías en el seno de algunas comunidades cristianas:

“Me he enterado –afirma Trifón- que muchos que dicen confesar a
Yesh”u y que se llaman notzrim comen de lo sacrificado a los ídolos y ningún daño afirman que de ahí se les siga”
(Diál. 35,1).

  1. El Israel “espiritual” de los cristianos.
Para Trifón, en cambio, la pretensión del Israel “espiritual” de Pablo de Tarso es inaceptable por completo, pues supondría reconocer la perdición irreparable del judaísmo y del pueblo judío. (Diál. 123,7; 123,8; 125,3).