9/20/2010

Tehilim / Salmo 22.1-2.




Los mesiánicos dirán que el Salmo 22 Describe que los dolores de la crucifixión de Yeshúa describieron en detalle de antemano 1000 años. Ellos apuntarán específicamente al verso 1 y lo compararán a las palabras Yeshúa dijo en la cruz como se menciona en Mateo 27:46:

Traducción
Peshita (arameo)
Griego
Hebreo (Delitshz)
"Sobre la hora novena clamo Yeshú con voz fuerte: Eli, Eli Lamah Shebaqtoni, que es: Eli, Eli Lama Azabtoni (Dios mió, Dios mió, ¿Por qué me has desamparado?)”  
ܘܠܐܦܝ ܬܫܥ ܫܥܝܢ ܩܥܐ ܝܫܘܥ ܒܩܠܐ ܪܡܐ ܘܐܡܪ ܐܝܠ ܐܝܠ ܠܡܢܐ ܫܒܩܬܢܝ
ולאפי תשׁע שׁעין קעא ישׁו בקלא רמא ואמר איל איל למנא שׁבקתני
περι δε την ενατην ωραν | εβοησεν | ανεβοησεν | ο ιησους φωνη μεγαλη λεγων | ελωι ελωι | ηλι ηλι | λεμα σαβαχθανι τουτ εστιν θεε μου θεε μου ινα τι με εγκατελιπες

וּכְעֵת הַשָׁעָה הַתְּשִׁיעִית וַיִּזְעַק יֵשׁוּ בְּקוֹל גָּדוֹל אֵלִי אֵלִי לְמָה שְׁבַקְתָּנִי וְהוּא אֵלִי אֵלִי לָמָה עֲזַבְתָּנִי


Ó la variante incomoda de Marcos:

Peshita (arameo)
Griego
ܐܠܗܝ ܐܠܗܝ ܠܡܢܐ ܫܒܩܬܢܝ (arameo sirio de Marcos: Elahi elahi, lamna shabaktani)


᾿Ελωΐ, ᾿Ελωΐ λαμὰ σαβαχθανι (griego: Eloi, Eloi, lama sabachthani)



También la Iglesia católica cree, al igual que los mesiánicos que el Salmo 22, es una “profecía” que cumplió Yeshúa, como dijera el Monseñor Dr. Juan Straubinger:
“Sobre El carácter profético y mesiánico de este Salmo no cabe duda alguna, ya que Jesús en persona pronunció desde la Cruz las palabras con que empieza y los Evangelios ven cumplido es su Pasión”
J. Straubinger, La Biblia Comentada, Imprimatum, 1969, comentario al Salmo 22. p 58

La Contestación es Sí, Mateo 27:46 cita Salmo 22 en el parte del Salmo tiene el autor decir:   “Di-s mío, mi Poderoso, ¿por qué me has abandonado?

Pero mejor leamos lo que dice el Salmo entero:

תהילים כב


א   לַמְנַצֵּחַ עַל-אַיֶּלֶת הַשַּׁחַר    מִזְמוֹר לְדָוִד. ב   אֵלִי אֵלִי לָמָה עֲזַבְתָּנִי    רָחוֹק מִישׁוּעָתִי דִּבְרֵי שַׁאֲגָתִי. ג  אֱלֹהַי אֶקְרָא יוֹמָם וְלֹא תַעֲנֶה    וְלַיְלָה וְלֹא-דֻמִיָּה לִי. ד   וְאַתָּה קָדוֹשׁ   יוֹשֵׁב תְּהִלּוֹת יִשְׂרָאֵל. ה   בְּךָ בָּטְחוּ אֲבֹתֵינוּ    בָּטְחוּ וַתְּפַלְּטֵמוֹ. ו   אֵלֶיךָ זָעֲקוּ וְנִמְלָטוּ    בְּךָ בָטְחוּ וְלֹא-בוֹשׁוּ. ז   וְאָנֹכִי תוֹלַעַת וְלֹא-אִישׁ    חֶרְפַּת אָדָם וּבְזוּי עָם. ח   כָּל-רֹאַי יַלְעִגוּ לִי    יַפְטִירוּ בְשָׂפָה יָנִיעוּ רֹאשׁ. ט   גֹּל אֶל-ה יְפַלְּטֵהוּ    יַצִּילֵהוּ כִּי חָפֵץ בּוֹ. י   כִּי-אַתָּה גֹחִי מִבָּטֶן    מַבְטִיחִי עַל-שְׁדֵי אִמִּי. יא   עָלֶיךָ הָשְׁלַכְתִּי מֵרָחֶם    מִבֶּטֶן אִמִּי אֵלִי אָתָּה. יב   אַל-תִּרְחַק מִמֶּנִּי כִּי-צָרָה קְרוֹבָה    כִּי-אֵין עוֹזֵר. יג   סְבָבוּנִי פָּרִים רַבִּים    אַבִּירֵי בָשָׁן כִּתְּרוּנִי. יד   פָּצוּ עָלַי פִּיהֶם    אַרְיֵה טֹרֵף וְשֹׁאֵג. טו   כַּמַּיִם נִשְׁפַּכְתִּי   וְהִתְפָּרְדוּ כָּל-עַצְמוֹתָיהָיָה לִבִּי כַּדּוֹנָג    נָמֵס בְּתוֹךְ מֵעָי. טז   יָבֵשׁ כַּחֶרֶשׂ כֹּחִי וּלְשׁוֹנִי מֻדְבָּק מַלְקוֹחָי    וְלַעֲפַר-מָוֶת תִּשְׁפְּתֵנִי. יז   כִּי סְבָבוּנִי כְּלָבִים    עֲדַת מְרֵעִים הִקִּיפוּנִי כָּאֲרִי יָדַי וְרַגְלָי. יח   אֲסַפֵּר כָּל-עַצְמוֹתָי    הֵמָּה יַבִּיטוּ יִרְאוּ-בִי. יט   יְחַלְּקוּ בְגָדַי לָהֶם    וְעַל-לְבוּשִׁי יַפִּילוּ גוֹרָל. כ   וְאַתָּה ה ַל-תִּרְחָק    אֱיָלוּתִי לְעֶזְרָתִי חוּשָׁה. כא   הַצִּילָה מֵחֶרֶב נַפְשִׁי    מִיַּד-כֶּלֶב יְחִידָתִי. כב   הוֹשִׁיעֵנִי מִפִּי אַרְיֵה    וּמִקַּרְנֵי רֵמִים עֲנִיתָנִי. כג   אֲסַפְּרָה שִׁמְךָ לְאֶחָי    בְּתוֹךְ קָהָל אֲהַלְלֶךָּ. כד   יִרְאֵי ה ַלְלוּהוּ   כָּל-זֶרַע יַעֲקֹב כַּבְּדוּהוּוְגוּרוּ מִמֶּנּוּ    כָּל-זֶרַע יִשְׂרָאֵל. כה   כִּי לֹא-בָזָה וְלֹא שִׁקַּץ עֱנוּת עָנִי   וְלֹא-הִסְתִּיר פָּנָיו מִמֶּנּוּוּבְשַׁוְּעוֹ אֵלָיו    שָׁמֵעַ. כו   מֵאִתְּךָ תְּהִלָּתִי    בְּקָהָל רָב נְדָרַי אֲשַׁלֵּם נֶגֶד יְרֵאָיו. כז   יֹאכְלוּ עֲנָוִים וְיִשְׂבָּעוּ   יְהַלְלוּ ה  ֹּרְשָׁיויְחִי לְבַבְכֶם    לָעַד. כח   יִזְכְּרוּ וְיָשֻׁבוּ אֶל-ה כָּל-אַפְסֵי-אָרֶץוְיִשְׁתַּחֲווּ לְפָנֶיךָ    כָּל-מִשְׁפְּחוֹת גּוֹיִם. כט   כִּי לַה הַמְּלוּכָה    וּמֹשֵׁל בַּגּוֹיִם. ל   אָכְלוּ וַיִּשְׁתַּחֲווּ כָּל-דִּשְׁנֵי-אֶרֶץ   לְפָנָיו יִכְרְעוּ כָּל-יוֹרְדֵי עָפָרוְנַפְשׁוֹ    לֹא חִיָּה. לא   זֶרַע יַעַבְדֶנּוּ    יְסֻפַּר לַאדֹנָי לַדּוֹר. לב   יָבֹאוּ וְיַגִּידוּ צִדְקָתוֹ    לְעַם נוֹלָד כִּי עָשָׂה.

1. Al conductor; sobre Ayélet Hashajar (lucero del amanecer).  Salmo de David.  2. Di-s mío, mi Poderoso, ¿por qué me has abandonado? ¿Por qué estás tan lejos de mi salvación, y de las palabras de mi clamor?  3. Poderoso mío, clamo de día, y no respondes; y de noche te invoco sin reposo.  4. Pero Tú eres santo, Tú que habitas en las alabanzas de Israel.  5. En ti esperaron nuestros padres; esperaron, y Tú los libraste.  6. Clamaron a ti, y fueron rescatados; confiaron en ti, y no fueron avergonzados.  7. Mas yo soy gusano, y no hombre; oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo.  8. Todos los que me ven me escarnecen; por mí ensanchan la boca, menean la cabeza, diciendo: 9. Se encomendó a HaShem; líbrele Él; sálvele, puesto que en Él se complacía.  10. Pero Tú eres el que me sacó del vientre; el que me hizo estar confiado desde que estaba en los pechos de mi madre.  11. Sobre ti fui echado desde antes de nacer; desde el vientre de mi madre, Tú eres mi Poderoso.  12. No te alejes de mí, porque la angustia está cerca; porque no hay quien ayude.  13. Me han rodeado muchos toros; fuertes toros de Bashán me han cercado.  14. Abrieron sobre mí su boca como león rapaz y rugiente.  15. He sido derramado como aguas, y todos mis huesos se descoyuntaron; mi corazón fue como cera, derritiéndose en medio de mis entrañas.  16. Como el barro se secó mi vigor, y mi lengua se pegó a mi paladar, y me has arrojado en el polvo de la muerte.  17. Porque me han rodeado perros; me han cercado banda de malignos; cual león a mis manos y mis pies.  18. Contaré todos mis huesos (doloridos); mientras ellos me miran y me observan.  19. Repartieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes.  20. Mas Tú, HaShem, no te alejes; fortaleza mía, apresúrate a socorrerme.  21. Libra de la espada mi alma, del poder del perro mi vida.  22. Sálvame de la boca del león, y líbrame de los cuernos de los Reemim (bestias de poderosos cuernos).  23. Proclamaré tu nombre a mis hermanos; en medio de la congregación te alabaré.  24. Los que teméis a HaShem, alabadle; glorificadle, descendencia toda de Ya’acov, y temedle vosotros, descendencia toda de Israel.  25. Porque no menospreció ni abominó la aflicción del pobre, ni de él escondió su rostro; sino que cuando clamó a Él, le oyó.  26. De ti será mi alabanza en la gran congregación; mis votos pagaré delante de los que le temen.  27. Comerán los humildes, y serán saciados; alabarán a HaShem los que le buscan; vivirá vuestro corazón para siempre.  28. Se acordarán, y se volverán a HaShem todos los confines de la tierra, y todas las familias de las naciones se postrarán delante de ti.  29. Porque a HaShem le pertenece el reino, y Él regirá las naciones.  30. Comerán y adorarán todos los poderosos de la tierra; se postrarán delante de Él todos los que descienden del polvo, aun el que no puede conservar la vida a su propia alma.  31. La posteridad le servirá; esto será contado de Señor hasta la postrera generación.  32. Vendrán, y anunciarán su justicia; con el pueblo renovado y renacido, ellos anunciarán la obra que Él hizo.

Usted también puede notar que la persona en cuestión está preguntándole al Eterno en los versos 20-21 pide ser salvarlo de la espada. Más probablemente es que este Salmo se refiere al propio David cuando él estaba huyendo Shaul.  
Usted también podría preguntarse, por qué, si Yesh”u es “Dios” como los cristianos demandan, hizo él el lamento para Di-s para preguntarle por qué Él lo había desamparado. Simplemente no es lógico. Claro, Yesh”u podría esperarse ciertamente que el hombre que no es Di-s clame a Di-s cuando él estaba siendo crucificado a causa de la rebelión a Roma.  
Los mesiánicos dirán más allá dice que 22:8,9 tienen la persona que se mofa y se mofaron de y de Yesh”u fue burlado. (Ver: Mateo27:39-43 y Lucas 23:11-35.)

Tantos se han burlado de las personas y se han mofado, esto no se refiere exclusivamente a Yesh”u. De hecho, desde que el Salmo está tomando sobre David, es más lógico asumir a ese David estaba mofándose y se mofó al huir de Shaúl.  Por eso dice David HaMelej:

"Eli Eli lama azavtani". [אֵלִי אֵלִי לָמָה עֲזַבְתָּנִי] "¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?

Tehilim / Salmos 22:2

Si a esta sencilla explicación le buscamos su traducción en un Tárgum (traducción del hebreo al arameo de Onkelos) en arameo es:

Eli Elahi Eli Elahi metul mahh shabaktani
Mi Di-s, mi Poderoso,Mi Di-s, mi Poderoso, ¿por qué me ha dejado lejos de mi redención?

Las disonancias del pseudo arameo de Yesh”u (o de los escritores del N.T) no conocían el arameo de galilea pues uno se tendría que preguntar:
a)    ¿por qué no dice "metul mah" en lugar de "lama", como es arameo?
b)    ¿Por qué no dice Eli, Elohay (como aparece en el arameo de Onkelos) y dice Eli, Eli (versión aramea siria de Mateo) ó Eloi, Eloi (la versión aramea siria de Marcos).

Sobre la utilización de la palabra metul mah מטול מה  en vez de lamah [לָמָה], al revisar el Targum de Onkelos la palabra lamah no aparece en el arameo del Targum de Salmo 22:1. Aunque el lamah existe en el arameo, los traductores de este Targum usaron dos formulan metul mah- מטול מה, el cual también significa: ¿por qué?  Pero ni siquiera el Targum usa la palabra lamah como supuestamente la utilizo Yesh”u o los evangelistas.

No creo que los autores del N.T tuvieran conocimiento sobre el arameo.
Los católicos toman la traducción de la LXX  y de la Vulgata Latina, que aun así descaran el engaño que ellos mismo hacen, en la versión traducida que ellos han hecho de la LXX y La Vulgata Latina, dice el Salmo 22:2:

LXX
Vulgata Latina
J. Straubinger, La Biblia Comentada, Imprimatum, 1969, Salmo 22. p 580
ο θεος ο θεος μου προσχες μοι ινα τι εγκατελιπες με μακραν απο της σωτηριας μου οι λογοι των παραπτωματων μου
Deus Deus meus quare dereliquisti me longe a salute
mea verba rugitus mei.
“Dios mió, Dios mío ¿Por qué me has abandonado? Los gritos de mis pecados alejan de mí el socorro”.



Es interesante señalar que en el Targum de Onkelos se lee:

‘Di-s, mi Poderoso, ¿por qué me ha dejado lejos de mi redención?’

Incluso en el Talmud Babli que a pesar que utiliza varias palabras en arameo podemos apreciar que en Masejet Meguila 15b se lee la transcripción del hebreo y no del arameo del Tehilim 22 como se lee:

סדר מועד, מסכת מגילה
       דף טו, ב גמרא: (תהילים כב) אלי אלי למה עזבתני שמא אתה דן על שוגג כמזיד ועל אונס כרצון או שמא על שקראתיו כלב שנאמר (תהילים כב) הצילה מחרב נפשי מיד כלב יחידתי חזרה וקראתו אריה שנאמר (תהילים כב) הושיעני מפי ...

En este caso también se indica que esta persona requiere de redención, a pesar de estas tres traducciones (LXX, Vulgata y el Targum de Onkelos) “Sn” Jeronimo tiene que modificar las palabras de Yesh”u como se muestra en la versión latina de Mateo-Vulgata Latina 27:46 dice: Heli Heli lema sabacthani hoc est Deus meus Deus meus ut quid dereliquisti me.

Entonces ¿significa que los cristianos han hecho su traducción de sus libros y no se han dado cuenta que ellos asignan que Yesh”u, en cumplimiento a este salmo era un pecador? Todo indica que si.

Sobre una explicación sobre este Tehilim en su verdadero contexto se refiere a la historia de nuestra nación reflejada con la historia de Malka’ Esther (Ester la reina), con las palabras:

"Ayélet Hashájar" Estrella del amanecer.  Así fue asignada la reina Esther y la salvación que se obtuvo por su medio en tiempos de Hamán y el Rey Asuero.  Cuando se presentó Esther en el patio real para intervenir en favor de su pueblo y pedir clemencia para Israel, en esos momentos se encontraba sola y rodeada por sus rivales y oponentes.  Alzó sus ojos hacia arriba y dijo: "Elí, Elí, Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado? ¿Por qué estás lejos de tu pueblo y no escuchas nuestro clamor?  El versículo que dice "Todos los pueblos me han rodeado, con el nombre de D"s los derrotaré" (Salmo 118:10), lo vinculan con la historia de la Reina Esther, que al encontrarse sola en el patio real, esperando la salvación del Eterno, fue entonces cuando le dijo al Rey Asuero: "Venga el Rey y Hamán, hoy día, al banquete que les he preparado" (Esther 5:4).  Las iniciales de este versículo en hebreo forman el nombre sagrado del Eterno:

ותאמר אסתר אם-על-המלך טוב יבוא המלך והמן היום אל-המשתה


Con el Nombre se atrevió Esther a acercarse al Rey y con este Nombre sagrado comenzó la salvación de Israel y la destrucción de Hamán con todos sus partidarios, lo que se ajusta a una de las circunstancias de utilizar el Nombre del Eterno, pues:
Solo se puede usar los Nombres para evitar un peligro al pueblo judío o para “santificar el Nombre” (es decir para diseminar la grandeza de Di-s en el mundo. 
Sefer HaPeliah, Introducción.

 Mientras que en el caso de Yesh”u fue lo contrario, el Toldot Yesh”u dice que él utilizo el Nombre del Eterno para hacerse fama, por lo que él murió de una forma cruel crucificado en un árbol de repollo, en este caso se aplica lo que dice el Sefer Merkavah Shlemah:

Dijo R’ Yismae’l: “Oí una voz agradable que decía: ‘Quien conozca Mis Nombres y no los use recibirá recompensa sin medida, heredará el Gan Eden y se sentará ante Mí como discípulo. Pero si alguien los usa, trasformaré su recompensa en castigo y lo entregaré a un ángel cruel”.

Hejalot de Rabí Yisma’el, en Sefer Merkavah Shlem ah p. 5.

Y  lo que se explica en Sefer HaIkarim:

“Quien use los Nombres Divinos bajo cualquier otra condición caerá en manos de sus enemigos, morirá joven y perderá su parte en el Olam Haba’ (Mundo Venidero).”
 Sefer haIkarim 1:18


Hacer mal uso del Nombre del Eterno es como robar el sello del Rey; su uso fortituo se castiga con la muerte (Sefer haIkarim 1:18).